Lunes, 04 de abril de 2005
Con un grandioso acompa?amiento al camposanto fue la despedida de la joven pichilemina Gilda Elizabeth Pino Paredes, la que falleci? a la edad de 23 a?os en la madrugada del s?bado, mientras era atendida por uno de los m?dicos del hospital local.
Gilda, hija del empresario maderero Felicindo Antonio -m?s conocido como F?lix- y de Miriam, ambos pichileminos, era gemela con Carol, sus hijas menores de un total de cinco: dos hombres y tres mujeres. Hace tres a?os m?s o menos se le declar? una enfermedad -conocida como Steel, en honor del m?dico que la descubri?- que es m?s conocida como "fiebre reum?tica" y de la cual no pudo recuperarse, pese al tratamiento que estaba siguiendo. Al contrario, su calidad de vida empeor? a causa de los fuertes dolores, no alcanzando -seg?n nos informamos- a tener acceso a remedios que se estaban gestionando desde el exterior.
Tanto en la casa habitaci?n de sus padres -donde fue el velatorio- como en el templo parroquial, recibi? la visita de vecinos de distintos sectores, familiares y amistades, como de sus ex compa?eros de estudios en los diferentes establecimientos educacionales, ya de la b?sica como del liceo local, quienes tuvieron la oportunidad de compartir con ella, de conocerla, de apreciarla y valorarla; todos los cuales estaban consternados ante la previsible pero repentina muerte de Gilda.
El oficio f?nebre -presidido por el P?rroco Pablo Donoso y secundado por el ex P?rroco de Pichilemu, Presb?tero Renato Guerra Larra?n- se realiz? con un templo abarrotado de personas, tanto cat?licas como evang?licas -religi?n que abraz? en sus ?ltimos seis meses de vida- fue muy emotivo, sobretodo con un par de c?nticos que le dispensaron tanto la cantante Patricia Becerra como su hijo Meter, haciendo brotar l?grimas a muchos de quienes est?bamos siendo part?cipes de una despedida de una hija, de un amigo, que pese a cu?ntos sue?os quedaron truncos fue llamada ante el Padre Dios, que -tambi?n- con diferencia de pocas horas llamara a su "diestra" a S.S. Juan Pablo II, priv?ndonos de un extraordinario Pastor.
Tras ella un largo cortejo hasta el cementerio, donde tanto cat?licos como evang?licos se turnaron para despedir con cantos y plegarias a Gilda, mientras las palabras de muchos trataban de dar fortaleza y resignaci?n a sus padres, hermanos y familiares, ante la p?rdida de su ser querido.
Publicante Pichilemunews @ 23:25
 | Enviar Noticia