Viernes, 05 de agosto de 2005
Gracias a contactos -a trav?s de la red internet- tenemos acceso a primicias de la prensa mundial, como por ejemplo el diario franc?s "Le Monde Diplomatique" el que trae art?culos interesant?simos que muchas veces la prensa nacional no recoge. De ah?, que permanentemente estaremos entregando el resumen de algunos art?culos -como a "www.pichilemunews.cl" llegan- y usted lector, de acuerdo a su inter?s los lea completos en el sitio web del diario franc?s (E-mail:[email protected])
Partimos con la noticia de m?s actualidad, al cumplirse ma?ana 60 a?os del lanzamiento de la primera Bomba At?mica, en una ciudad de Jap?n, Hiroshima; provocando la muerte de miles de civiles.

Hiroshima, 6 de agosto de 1945:
Esa ma?ana, antes de las seis, el d?a era tan luminoso y hac?a tanto calor que la jornada se anunciaba t?rrida. Unos instantes m?s tarde se oy? una sirena: su ulular, durante un minuto, anunciaba la presencia de aviones enemigos, pero su brevedad tambi?n indicaba a los habitantes de Hiroshima que el peligro no era grande. La sirena sonaba cada d?a a la misma hora, cuando el avi?n meteorol?gico estadounidense se acercaba a la ciudad.
Hiroshima ten?a la forma de un ventilador: la ciudad estaba formada por seis islas separadas por los siete r?os del estuario que se ramificaban hacia el exterior, a partir del r?o Ota. Los barrios m?s poblados y comerciales ocupaban m?s de seis kil?metros cuadrados en el centro del per?metro urbano. All? viv?an las tres cuartas parte de sus habitantes. Varios programas de evacuaci?n hab?an reducido considerablemente esa poblaci?n, que hab?a pasado de 380.000 personas antes de la guerra, a unas 245.000. Las f?bricas y los barrios residenciales, al igual que los suburbios populares, se hallaban fuera de los l?mites urbanos. Al sur estaban el aeropuerto, los muelles y el puerto sobre el mar interior salpicado de islas (1). Una cadena monta?osa cierra el horizonte en los tres lados restantes del delta.
La ma?ana hab?a vuelto a ser apacible, tranquila, y no se o?a ning?n ruido de avi?n. Entonces, repentinamente, el cielo estall? en un flash luminoso, amarillo y brillante como diez mil soles (ver recuadro). Nadie recuerda haber escuchado el menor ruido en Hiroshima cuando estall? la bomba. Pero un pescador que se hallaba en su barca, cerca de Tsuzu, en el mar interior, vio el resplandor y oy? una explosi?n terrible. Estaba a 32 kil?metros de Hiroshima y -seg?n dijo- el ruido fue mucho m?s ensordecedor que cuando los B-29 hab?an bombardeado la ciudad de Iwakuni, situada a s?lo ocho kil?metros.


?Qu? hacemos en Irak?
Irak no es un pa?s liberado, sino un pa?s ocupado. Esto es evidente. Nos familiarizamos con el t?rmino "pa?s ocupado" durante la Segunda Guerra Mundial. Por entonces, habl?bamos de "Francia ocupada por los alemanes", de "Europa bajo la ocupaci?n alemana". En la posguerra, hablamos de Hungr?a, Checoslovaquia y Europa del Este ocupadas por los sovi?ticos. Los nazis y los sovi?ticos ocuparon muchos pa?ses. Nosotros los liberamos de esas ocupaciones.
Actualmente, los ocupantes somos nosotros. Desde luego, liberamos a Irak de Saddam Hussein, pero no de nosotros. Al igual que en 1898 hab?amos liberado a Cuba del yugo espa?ol, pero no del nuestro. La tiran?a espa?ola fue derrotada, pero Estados Unidos transform? la isla en una base militar, tal como lo estamos haciendo ahora en Irak. Las grandes firmas estadounidenses se instalaron en Cuba, as? como Bechtel, Halliburton y las empresas petroleras se instalan en Irak. Estados Unidos redact? e impuso, con c?mplices locales, la Constituci?n que deb?a regir en Cuba, as? como nuestro gobierno elabor?, con la ayuda de agrupaciones pol?ticas locales, una Constituci?n para Irak. No, esto nada tiene de liberaci?n. Se trata efectivamente de una ocupaci?n.
Y de una sucia ocupaci?n. El 7-8-03, The New York Times informaba que el general estadounidense Ricardo S?nchez, en Bagdad, "estaba preocupado" por la reacci?n iraqu? frente a la ocupaci?n. Los dirigentes iraqu?es pro estadounidenses le transmitieron un mensaje que ?l nos reenvi?: "Cuando se detiene a un padre en presencia de su familia, se le tapa la cabeza con una bolsa y se lo hace arrodillar, para su familia significa una grave ofensa contra su dignidad y respeto" (una observaci?n particularmente sagaz).
Texto completo en la edici?n impresa de Le Monde Diplomatique agosto 2005.

El Riggs Bank blanquea dictadores.
El 16 de marzo de 2005, dos senadores estadounidenses, el dem?crata Carl Levin y el republicano Norm Coleman, presentaron el resultado de sus ?ltimas investigaciones sobre el lavado de dinero. Sacaron as? a la luz una verdadera -red financiera secreta- compuesta por 125 cuentas bancarias en diversos establecimientos de Estados Unidos y de otros pa?ses, en beneficio del ex dictador chileno y de miembros de su familia. El Riggs Bank por s? solo manejaba un cuarto de las cuentas de Pinochet. A pesar de no ser un gran banco, ese establecimiento, "el preferido de las embajadas" en Washington, se jactaba hasta hace poco de ser "el banco m?s importante de la ciudad m?s importante del mundo".
Gracias a la eficacia y a la dedicaci?n de esa venerable instituci?n, se pudo estructurar un complejo sistema financiero ilegal en beneficio de Pinochet, con la complicidad de bancos de diversas nacionalidades: los estadounidenses Citigroup y Bank of America, el brit?nico HSBC, el Banco de Chile, el espa?ol Banco Santander. En sus conclusiones, el documento senatorial no excluye que existan otras cuentas. Los investigadores no lograron evaluar exactamente la suma que pudo acumularse as? a lo largo de los a?os, pero su estimaci?n actual ronda los 13 millones de d?lares. En realidad, explic? Carl Levin, "nuevas informaciones demuestran que la red financiera de Pinochet en Estados Unidos estaba mucho m?s desarrollada, duraba desde hace m?s tiempo e implicaba una cantidad mayor de establecimientos bancarios de lo que nosotros hab?amos descubierto anteriormente".
Leer texto completo en la edici?n impresa de agosto de Le Monde Diplomatique.

El negocio del miedo permanente.
Los tr?gicos atentados del pasado 7 de julio en Londres se inscriben en una sucesi?n de actos que apuntan sobre todo a las naciones implicadas en la ocupaci?n militar en Medio Oriente. Son producto de una guerra asim?trica que deja un estrecho margen de elecci?n a quienes "religiosos o no" se proponen combatir una "cruzada" emprendida m?s para controlar recursos que para exportar la democracia.
Dicho esto, sea resistencia o terrorismo ciego, los pa?ses atacados deben proteger a sus ciudadanos. Y como lo admitieron finalmente los dirigentes del G8, la soluci?n definitiva para eliminar la violencia es la erradicaci?n de la opresi?n y la pobreza. A m?s corto plazo, tras el terrible atentado que el 11-3-04 caus? 186 muertos en Madrid, los espa?oles eligieron una eficaz defensa: la retirada de sus tropas de ocupaci?n de Irak, unida a una diligente investigaci?n policial.
No es el camino que emprendieron los otros grandes pa?ses afectados, que priorizaron m?s bien una respuesta "tecnocentrada" en una gran cantidad de extranjeros considerados "indeseables" por razones indepedientes del terrorismo, as? como en el conjunto de las poblaciones.
Leer art?culo completo en la edici?n impresa del mes de agosto 2005.

Los diablos del Diablo (por Eduardo Galeano)
El Diablo es musulm?n.
Ya el Dante sab?a que Mahoma era terrorista. Por algo lo ubic? en uno de los c?rculos del Infierno, condenado a pena de taladro perpetuo. "Lo vi rajado", celebr? el poeta en La divina comedia, "desde la barba hasta la parte inferior del vientre".
M?s de un Papa hab?a comprobado que las hordas musulmanas, que atormentaban a la Cristiandad, no estaban formadas por seres de carne y hueso, sino que eran un gran ej?rcito de demonios que m?s crec?a cuanto m?s sufr?a los golpes de las lanzas, las espadas y los arcabuces.
En tiempos actuales, los misiles fabrican muchos m?s enemigos que los enemigos que destripan. Pero, ?qu? ser?a de Dios, al fin y al cabo, sin enemigos? El miedo manda, las guerras comen miedo. La experiencia prueba que la amenaza del Infierno es siempre m?s eficaz que la promesa del Cielo. Bienvenidos sean los enemigos. En la Edad Media, cada vez que tambaleaba el trono, por bancarrota o furia popular, los reyes cristianos denunciaban el peligro musulm?n, desataban el p?nico, lanzaban una nueva Cruzada y santo remedio. Ahora, hace un ratito nom?s, George W. Bush ha sido reelecto presidente del planeta gracias a la oportuna aparici?n de Ben Laden, el Sat?n mayor del reino, que en v?speras de la elecci?n anunci?, desde la tele, que iba a comerse a todos los ni?os crudos.
Texto completo en la edici?n de agosto de Le Monde Diplomatique.

Brasil: el precio de no cambiar las cosas.
La iglesia de Santa Cruz de las Almas de los Ahorcados es modesta, opaca y llena de curiosidades: un templo cat?lico perdido en el barrio paulistano de Libertad, donde mora la m?s populosa colectividad japonesa de Brasil. Desde su inauguraci?n, en 1891, los creyentes acostumbran visitarla cada lunes y encender decenas de velas en sus escalinatas (el ritual ya cost? un incendio) esperando alg?n milagro de los que, dicen, suelen ocurrir en los alrededores. Frente al terreno hoy ocupado por la iglesia se levant?, en 1821, el cadalso donde ser?a ejecutado Francisco Jos? de Chagas, cabo brasile?o condenado por reclamar a las autoridades imperiales mejor paga para la tropa nativa. Ante el gent?o congregado en la plaza p?blica el cabo "Chaginhas" fue colgado dos veces y, milagrosamente, dos veces la cuerda se cort? antes de asfixiarlo.
"La cosa est? fea, vamos a precisar m?s de un milagro para salir de esta crisis, la derecha est? armando un ?golpe blanco?", se lamenta uno de los varios militantes del Partido de los Trabajadores (PT) que la noche del 17 de junio pasado compart?an una mesa en el bar Bento House, pegado a la iglesia de los Ahorcados, luego de participar de un acto de desagravio al ex ministro jefe de la Casa Civil Jos? Dirceu, eyectado del cargo por denuncias de corrupci?n en su contra. El acto hab?a sido en la Casa de Portugal, un tradicional reducto petista que fue ornamentado con banderas rojiblancas para recrear la liturgia de los tiempos idos, cuando en el partido las bases gravitaban m?s que los cuadros profesionales y los funcionarios del Estado.
Despu?s de la concentraci?n, los militantes petistas discurr?an sobre el destino del mayor partido de izquierda latinoamericano, tras el esc?ndalo desatado por las denuncias de corrupci?n del diputado Roberto Jefferson, presidente del Partido Trabalhista Brasile?o (PTB)...
Leer art?culo completo en la edici?n impresa de agosto 2005
Documento in?dito: Frente al cuerpo del Che
En 1967, hace casi cuarenta a?os, estaba radicado en Santiago de Chile, trabajaba en la Universidad y escrib?a para The Guardian de Londres. En enero de aquel a?o, me enter? por amigos de la izquierda chilena que el Che Guevara estaba en Bolivia; en marzo se produjo el primer brote de la guerrilla. A partir del mes de abril varios periodistas desembarcaron en el campamento de ?ancahuaz?, cerca de la ciudad petrolera de Camiri. Poco despu?s, un peque?o grupo sali? del campamento, fue capturado y llevado hacia Camiri. Al mismo tiempo, se publicaban en La Habana los ?ltimos escritos del Che, bajo la forma de una compilaci?n titulada "Crear dos, tres... muchos Vietnam", una llamada a la lucha para la izquierda internacional.
Decid? viajar a Bolivia para verificar por mi cuenta si ese pa?s era realmente un lugar propicio para iniciar una nueva guerra de Vietnam. Hab?a muy pocas noticias a nivel internacional sobre la guerrilla en Bolivia. Entonces, en agosto, tom? el tren transandino, que sali? del puerto chileno de Antofagasta hasta La Paz, sede del gobierno boliviano.
El pa?s estaba entonces bajo la dictadura militar, del general Ren? Barrientos, un oficial de la Fuerza A?rea que hab?a tomado el poder dos a?os antes. Con el surgimiento de las guerrillas, Bolivia estaba sometida a la ley marcial. A la salida de todas las ciudades hab?a controles militares...
Texto completo y fotos in?ditas en la edici?n impresa de agosto de 2005.
Publicante Pichilemunews @ 12:04
 | Enviar Noticia