Martes, 09 de agosto de 2005
Ayer -lunes 8 de agosto- nos ha dejado JAIME URZUA ALIAGA (Q.E.P.D), un hombre de palabras tiernas, servicial para chicos, ricos y pobres, su condici?n de servir era incondicional. Bombero de coraz?n, cartero de afici?n, mensajero de profesi?n. Vivi? como naci? dando a otros amor, lealtad, grandeza de esp?ritu, fue bendecido con el don de la amistad, la entreg? a quienes vivimos muchas veces entregados a los ego?smos propios de nuestra condici?n de personas no elegidas. Hoy esta gozando con nuestro se?or de las bondades preparadas para ?l, y de seguro esta en la fila para cooperar con cuanto trabajo haya de voluntario, jam?s se achico ante nadie, dio lo que su coraz?n le dec?a. Era tan natural verlo en todos los eventos de Pichilemu, participando como uno m?s, conversaba con todos , se re?a y disfrutaba como un ni?o. Jam?s una mala palabra con nadie, siempre cortes y servicial.
Que esta p?gina sirva no solo para descalificar sino tambi?n para destacar a personas que merecen un reconocimiento por entregar su vida al servicio de la gente y que muchas veces no es reconocido hasta que nos dejan. Jaimito que tengas buen viaje, que Dios te acoja con los brazos abiertos, y que desde all? nos bendigas con tu amor para que seamos la mitad de lo que t? eras: leal, generoso y bondadoso.

NOTA DEL EDITOR: Con mucho agrado rescato estas palabras de un (a) cibernauta. Por fin alguien apunta a usar este medio m?s constructivamente.
Ayer, cuando nos enteramos de esta infauta noticia de inmediato quisimos dejar -tambi?n- nuestras palabras para JAIMITO; pero el sistema tambi?n falla. Y ayer nos lo impidi?.
Jaime Urz?a Aliaga, un amante del deporte sobretodo del f?tbol -sin ser deportista- que fue ayudante de los ?rbitros, de los Choferes de los buses inter provinciales, del Cura P?rroco, de los Voluntarios de bomberos, en fin, donde se requer?a voluntad, all? estaba Jaimito.
Hincha furibundo de su querido Club Deportivo y Cultural "Arturo Prat". Una persona que, pese a su limitaciones, ten?a opini?n. Y muchas veces lo escuch? certero con un alcance: ya en pol?tica comunal o en sus preocupaciones como pichilemino ante cosas que afectaban o beneficiaban a Pichilemu.
Se ha ido un hombre bueno, bondadoso, servicial, atento, respetuoso, como faltan muchos en esta comuna que recorri? tantas veces.
Desde esta columna mis sinceras expresiones de pesar. A la Be?ita -su madre- hermana y hermano, como a todos sus familiares. Y al club que lo tuvo -siempre- como un f?rreo defensor e hincha inclaudicable.
Jaimito, t? que siempre estuviste despidiendo a pichileminos y pichileminas; ma?ana te despedir? la comunidad, que de seguro, valorar? quiz?s demasiado tarde lo que tu entregaste a ella.
Publicante Pichilemunews @ 15:17
 | Enviar Noticia