Lunes, 24 de abril de 2006
Leyendo El Mercurio de ayer s?bado 22, aparece un art?culo de dos diputados de la Concertaci?n. Ellos son Jorge Burgos Varela (DC) y Carlos Montes Cisternas (PS). Ambos suscriben el art?culo: LECCIONES DEL CASO ESSB?O-THAMES WATER, quienes se?alan y reconocen que "desde el inicio (...), siguieron con particular atenci?n el caso Essb?o-Thamer Water (.....)"
Asimismo, entre algunas de sus conclusiones, indican la pobre fiscalizaci?n y responsabilidad que recae sobre ciertas irregularidades ocurridas al interior de la sanitaria.
Pero no deja de llamar la atenci?n que -como ya lo hemos hecho notar, en m?s de alguna ocasi?n- su gobierno PREMIA a "quienes cumplen mal la pega", a quienes "se condorean". Casos y ejemplos hay muchos. Sacamos a colaci?n esta circunstancia, pues uno de quienes "no cumplieron su pega" fue la SISS y quien estaba en el cargo m?ximo, el abogado -casualmente DC- Eduardo Saldivia, quien hoy es el flamante Subsecretario de Obras P?blicas.
El mismo Superintendente que est? plenamente de acuerdo con ESBB?O en la soluci?n que pretende imponer a Pichilemu y que no es otra que un Emisario Submarino al mar.

?Qu? dice el art?culo en cuesti?n sobre ESSB?O-THAMES WATER?
Aqu? sin ponerle ni quitarle, para que ustedes cibernautas se den cuenta de c?mo es la cosa.


Lecciones del Caso Essbio-Thames Water
Jorge Burgos Varela
Carlos Montes Cisternas
Diputados

Desde su inicio, y en nuestra condici?n de diputados, seguimos con particular atenci?n el caso Essbio?Thames Water, cuyo ep?logo se tradujo en la suscripci?n de un acuerdo en el que Essbio, Thames Water (ex accionista mayoritario) y Corfo pusieron t?rmino en el a?o 2005 a una disputa por conflictos de inter?s y operaciones reprobables que signific? para Thames Water la obligaci?n de indemnizar a Corfo y Essbio en aproximadamente 12 millones de d?lares. No obstante lo anterior, y a prop?sito de lo se?alado en su momento por el superintendente de Servicios Sanitarios de la ?poca, en relaci?n con la licitaci?n p?blica de plantas de tratamiento de aguas servidas (PTAS), estimamos conveniente destacar algunas materias que los nuevos controladores de Essbio y en especial las nuevas autoridades sectoriales deben tener presente para evitar la repetici?n de lo que a nuestro juicio son malas pr?cticas.

1. Fiscalizaci?n, sanciones y conflictos de inter?s: La exigencia de llamar a licitaciones p?blicas para contratos por montos superiores a UF 5.000, no basta para evitar irregularidades. El caso Essbio-Thames Water demostr? en los hechos que si la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) no es proactiva con su deber de fiscalizar y sancionar adecuadamente a las empresas del sector, es relativamente f?cil que sea burlada con el consiguiente perjuicio fiscal y de los consumidores. Entre los cientos de documentos que nos toc? revisar, destacan aquellos mediante los cuales la SISS comunic? a Essbio el inicio de procedimientos para la aplicaci?n de sanciones por irregularidades en las PTAS de Concepci?n y Los ?ngeles y de las plantas de agua potable de Penco, Coronel y La Mochita de Concepci?n, y, sin embargo, la SISS cerr? el proceso sin cursar multa alguna. Afortunadamente, la actitud de la SISS frente a hechos censurables fue inversamente proporcional a la celeridad y rigurosidad que demostr? la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) al examinar los antecedentes y aplicar las sanciones a los actores. Fue la SVS y no la SISS la que detect? las irregularidades y evidentes casos de conflictos de inter?s mal resueltos que comprobaron que no fue casualidad ni m?rito propio que los contratos m?s relevantes desde el punto de vista econ?mico licitados por Essel, Essbio y Aguas Nuevo Sur Maule (todas empresas controladas entonces por Thames Water) hab?an sido adjudicados a Hidrosan y/o a consorcios entre cuyos miembros estaba Hidrosan, empresa ?sta a la que estaba vinculado como socio el gerente general de Essbio de entonces.

2. Licitaciones discutibles: En contratos relevantes de PTAS licitados por Essel, Essbio y Aguas Nuevo Sur Maule no se respetaron los principios de igualdad y transparencia, sino que se urdi? un procedimiento con el objeto de favorecer a ciertas empresas por la v?a de incorporar un menor valor a la operaci?n y mantenimiento de la planta por un per?odo de cinco a?os que denominaron Valor Actualizado de Costos (?VAC?). As?, el adjudicatario ganaba la licitaci?n por sus bajos costos de operaci?n por el per?odo de cinco a?os, no obstante haber presentado el costo m?s alto de dise?o, construcci?n y equipamiento de la planta. As? ocurri?, por ejemplo, con la PTAS de Rancagua, que fue adjudicada a Ashbrook, empresa relacionada a Thames Water, que luego subcontrat? la totalidad de los servicios con Hidrosan, y la planta no alcanz? a funcionar un a?o hasta que Essel dej? sin efecto el contrato de operaci?n, no obstante que el supuesto bajo costo de operaci?n por los primeros cinco a?os hab?a sido el factor decisivo para definir la adjudicaci?n.

3. Cesi?n de contratos: Resulta criticable que no se haya objetado una pr?ctica com?n de Essel, Essbio y Aguas Nuevo Sur Maule, que consist?a en que la empresa adjudicataria de una licitaci?n procediera luego a ceder el mismo contrato a otra empresa que no particip? en la licitaci?n. A todas luces resulta evidente que este mecanismo de cesi?n de contratos a terceros constituye un atajo que puede terminar burlando las protecciones y resguardos establecidos en la ley sanitaria en favor de la empresa licitante, de los accionistas minoritarios y de los consumidores o clientes de la empresa, y termina desincentivando la participaci?n de los dem?s competidores en nuevas licitaciones, m?s a?n cuando en definitiva las empresas beneficiadas son las mismas, hecho que se agrava si entre ellas existe una empresa relacionada al accionista mayoritario.
Publicante Pichilemunews @ 1:05
 | Enviar Noticia