Lunes, 20 de noviembre de 2006
CONSEJOS Y RECETA DE C?MO TRABAJAR EN EL PPD DA SENADOR FERNANDO FLORES EN CARTA DIRIGIDO AL TRIBUNAL SUPREMO

Desde la punta del Morro, en la Primera Regi?n -que representa como Senador- Fernando Flores le envi? una amorosa y fraternal carta a los integrantes del Tribunal Supremo del PPD, del cual se autocongel?, tras el esc?ndalo de las facturas de Publicam, usadas por Guido Guirardi y donde falsea la glosa para justificar gastos de su campa?a ante el SERVEL.
El senador Flores, por su actitud anticorrupci?n y denunciar las pr?cticas que se realizan en su colectividad, est? enfrentando la ira de las c?pulas y en lugar de premiarlo por su hombr?a quieren castigarlo y acallarlo.
Hoy deb?a presentarse ante los dioses del Olimpo PPD, pero en lugar de concurrir y rendirles pleites?a opt? en darle algunos consejos y recetas de c?mo salir de la pobredumbre en que est?n metidos.
Veamos el texto que sale publicado en el website: www.elmorrocotudo.cl

Se?ores
Tribunal Supremo
Partido por la Democracia
Presente

Estimados Compa?eros:
A ra?z de la citaci?n hecha por Ustedes, he cre?do conveniente exponerles algunas de las consideraciones que me llevaron a enviarle una carta al Presidente del Partido y que obra en su poder.
Lo que he hecho no es un capricho, sino una manifestaci?n de mi indignaci?n moral ante actos que a mi juicio siguen un patr?n de conducta, que debe ser radicalmente corregido. Lo hago desde la convicci?n de que mi primer compromiso como Senador es con Chile y su futuro. Ese precepto es lo que me mueve a tomar las decisiones ya expresadas.
Hay un conjunto de fen?menos que, de extenderse, nos llevar?n a una situaci?n de p?rdida de la fe y la confianza p?blica. Es trascendente hablar de ese punto, pues es uno de los sustentos de la democracia y que permite la existencia de los partidos pol?ticos. Ese patr?n lo quiero ilustrar en tres grandes rasgos que me son imposibles de obviar y que requieren una autocr?tica profunda por todos nosotros.
Primero, entender la pol?tica y los partidos como una maquinaria de clientelismo pol?tico, que ineludiblemente lleva a la captura del Estado por parte de operadores pol?ticos, que terminan por distorsionar la funci?n p?blica.
Su misi?n es qu? lugar del Estado se captura, no qu? pol?tica se lleva a cabo. Lo que deriva de esto puede resultar m?s terrible, pues toda consideraci?n de merito es dejada de lado, produci?ndose una organizaci?n de bandos al interior de los estamentos estatales que se basa en lealtades y no en una ?tica de servicio, que a mi juicio es la raz?n de ser de fondo de la izquierda.
Segundo, cuando esto ocurre, el partido es visto como una organizaci?n de clanes y servidumbres, deja de ser una escuela de formaci?n pol?tica, de reclutamiento de personas que est?n al servicio de ideales y se convierten finalmente en una cadena de lealtades mal entendidas, en que tanto el aparato de gobierno, municipios o incluso los cargos de representaci?n popular se transforman en la moneda de cambio. Aquellos que no est?n de acuerdo, son excluidos o amenazados, muchas veces con el pan de la mesa. Aquellos que aceptan son favorecidos con recompensas.
Por supuesto que este severo diagn?stico no involucra a todos, hay mucha gente honesta, preocupada por un servicio p?blico de calidad, con un gran compromiso con el pa?s. Esa gente debe ser honrada y celebrada por el pa?s. No merecen verse mezclados ni ensuciados por estas pr?cticas corruptas.
Tercero, cuando una situaci?n de esc?ndalo p?blico aparece, la primera reacci?n es usar las instituciones partidarias para una defensa corporativa, lo que deriva en un descr?dito total del partido, de la clase pol?tica y del gobierno. Eso es un peligro para la democracia.
Es dif?cil permanecer tranquilo desde mi cargo de Senador cuando me informo de una serie de actos que implican esta corrosi?n moral. Me consta que Ustedes mismos son sometidos muchas veces a presiones, por eso he cre?do que en este momento mi suspensi?n es lo que procede.
Las palabras que he dicho no buscan herir a la institucionalidad del PPD, ya que nadie puede desconocer, menos yo, el aporte del partido a la causa de la recuperaci?n de la democracia, los derechos humanos y la justicia social. Por eso creo que la gente noble que nos apoya, que hoy se siente defraudada, merece una reparaci?n.
Chile tiene la posibilidad de un gran futuro, de una patria m?s justa, solidaria y emprendedora. Parte importante de este futuro lo han abierto los gobiernos de la Concertaci?n y el trabajo de todos los chilenos.
La lucha contra la corrupci?n implica un salto ?tico de aut?ntico respeto entre nosotros, de honestidad, de formaci?n ?tica de nuestros j?venes, que a su vez nos exigen coherencia a nosotros. Ninguna ley, reglamento o programa podr? hacerlo si este compromiso no est? presente en las instituciones en que uno libremente elige participar, principalmente los partidos pol?ticos.
Quisiera que el dolor que todos experimentamos hoy nos ayude a encontrar la fortaleza y la madurez necesaria, para encontrar un nuevo horizonte, en pos de nuestro proyecto pa?s. Yo estoy dispuesto a hacer mi contribuci?n.

Atentamente,
Fernando Flores Labra
Publicante Pichilemunews @ 19:31
 | Enviar Noticia