miércoles, 07 de marzo de 2007
PICHILEMU, SUS CANCIONES Y CANTORES

"Cuando se va el verano y llega la quietud, para los que quedamos nace Pichilemu ..." es la letra de la primera estrofa del vals que compusiera más de treinta y cinco años, el recordado funcionario público Hugo Díaz Jirón, oriundo de Vallenar, pero que -como muchos- se embrujó con esta tierra costina; brindándole hermosas creaciones musicales.
Esas líneas pertenecen al vals "Invierno Cruel", conocido por muchos por "Qué hacen allá en Pichilemu", por el pegajoso estribillo que algunos cambian a su antojo según los tragos en el cuerpo.
No es el tema referirnos a la canción misma, sino la coincidencia al oír un comentario al pasar, que decía "Debieran poner canciones de Pichilemu" con el ocaso de la temporada estival, que aunque matemáticamente faltan poco más de dos semanas, la mayor parte de los miles de veraneantes y turistas se han ido o han retornado a las ciudades y lugares de origen.
Y es en este tiempo, precisamente, cuando los versos de esta canción empiezan de a poco a convertirse en realidad, aunque ya no con el rigor de antaño, en donde se graficaba con un especial humor cómo los pichileminos vivían el largo invierno y relajo de diez meses, con leves "veranitos de San Juan" donde permite recibir en señaladas fechas a un contingente de visitantes, como lo es en los días Semana Santa, vacaciones de Invierno de los estudiantes, festividades patrias, y uno que otro fin de semana largo. Y que son esperadas pues ayudan a un mejor pasar durante ese largo período.
Pero no se crea que solo esta canción compuso Hugo Díaz Jirón fallecido hace algunos años. ¡No!, hay otras que demuestran sus sentimientos hacia esta tierra que dejó como colchaguinas, antes que se creara la Provincia Cardenal caro, al emigrar a una ciudad cercana, en Colchagua. Y que precisamente se llama "Nostalgias Colchaguinas", entre otras.

MUCHAS MÁS
Ponciano Meléndez, es el nombre de un cantor popular, más conocido como Payador, en cuya especialidad -se dice- fue un campeón en varios lances con otros connotados cultores de ese arte popular. Mas, su verdadero nombre era Juan Becerra Becerra y era pichilemino, radicándose en Rancagua, donde llegó a tener su propio programa radial por varios años. Creó un hermoso vals, cuyo nombre no recuerdo exactamente y que un par de veces pude oírlo en voz de algún cantor. Que se sepa, nunca fue grabado.
Ponciano murió en extrañas circunstancias en la década de los ’80, en la ciudad de Rancagua, no conociéndose mayores detalles al respecto.
Aparte de muchas creaciones hechas por poetas populares, por ahí está una o dos canciones creadas por Ismael Carrasco Bañados, más conocido por "El Negro Pelé".
Pero -sin duda- las canciones más conocidas son las creadas en la década del ’70 por nuestro amigo Jorge Aravena Llanca y que su prolífica pluma y talento lo sigue volcando en muchas canciones menos conocidas que su primera cosecha, pero no por ello menos hermosas.
De las primeras está el verdadero himno de Pichilemu -pese a que hay un Himno oficial creado por el poeta colchaguino, José Vargas Badilla- y que es "Quiero Volver a Pichilemu", Estrella de Soledad, Noches de Pichilemu. Y de la segunda producción: Corazón Pichilemino, De Pichilemu al mar (dedicada a los hombres de mar), entre muchos otros.
La mayoría de estas canciones son infaltables en una fiesta familiar, en un asado o paseo, donde el mosto "macayino" ayuda a entonar y sacar notas hasta en los mudos. De hecho, el autor, también se inspiró en los caldos colchaguinos, cantándole al Macaya, tradicional vino de las mesas populares. Vino que también está presente en tema musical con el cual iniciamos esta nota: "....y para el Macaya no falta, ni pa’l mastique también ...."
Plumas más jóvenes también han escrito canciones alusivas a la tierra natal, pero aún no alcanzan la madurez y menos, "meterse" en el mate y sentimientos de los pichileminos.
Publicante Desconocido @ 18:28
 | Enviar Noticia