Viernes, 16 de marzo de 2007
MARCELINO CUEVAS, GU?A DE PESCA DEPORTIVO, SU RECORD Y SU TREMENDA SUERTE QUE LE SIGUE ACOMPA?ANDO

Miradores en menos, pasados para la punta, entre otros rasgos, son los que adquieren algunos personajes al conseguir cierto "status". Muchas veces renegando de su pasado, olvidando sus ra?ces e incluso despreciando a sus familiares que quedan un poco m?s abajo en la escala social.
Afortunadamente son pocos, son las excepciones, y muchos m?s hacen la diferencia: no obstante tengan lo que tengan, siguen aterrizados, conservan la humildad de la gente bien nacida y que los hace m?s grande.
?A que esta introducci?n? Quiz?s no es la que refleja plenamente la diferencia entre unos y otros; pero igual nos arriesgamos para llevarlos a darles a conocer algo que nos ha alegrado tremendamente, tras saludar a un pichilemino con su esposa y a uno de sus hijos hace unos d?as en una de las calles de nuestra comuna.
Es un pichilemino que cada vez que nos saludamos y nos detenemos a conversar, sale a colaci?n -invariablemente- el tema del "cuevazo" que -seg?n ?l- lo hizo conocido entre una especial tribu -sin distinci?n de clases sociales- que existe en nuestro pa?s y quiz?s, tambi?n, en otros puntos del orbe: los pescadores deportivos.
Nos estamos refiri?ndonos a Marcelino Cuevas Vargas (44), casado con Carmen Nu?ez Osorio, dos hijos: Rafael (21) y Antonio (17).
Despu?s de varios meses desconectados, nos enteramos que Carmen -tras cursos de por medio y otros que est? haciendo- est? trabajando en el Hospital local. Feliz, porque era lo que estaba esperando desde hace mucho tiempo; con su hijo mayor a poco de titularse de t?cnico en enfermer?a y arsenalero, en tanto su hijo menor, en tercer a?o medio en el Liceo "Agust?n Ross".
Tras repasar otros temas, Marcelino y Carmen nos dejan invitado a su casa, que es punto de reuni?n de amantes de la pesca y que llegan all? generalmente los fines de semana, pero que -tambi?n- si la pesca esta buena, en cualquier d?a de semana. Basta un llamado telef?nico o mail, para que enterados que est? saliendo tal o cual especie, para que dejen literalmente "botadas" sus actividades y se vienen a las playas de Pichilemu.
As? es, pues algunos de esos miembros de ese club, pueden darse el lujo de hacerlo, para practicar su hobby favorito.

VISITA
En vista de la insistencia fuimos a la casa de Marcelino. Despu?s de saludar, no pude dejar de elogiar el veh?culo que franqueaba casi su puerta. Y antes de terminar mis comentarios, su esposa Carmen me dice: "Ah, ... Esa es una historia muy linda que yo se la cuento".
Y la verdad que ten?a toda la raz?n. Aparte de ser hermosa, coincide y avala lo que dec?amos al principio. Y ya sabr?n por qu?.
En forma resumida, la historia es as?: "El 2005 conocimos a un pescador deportivo de Curic?, Ricardo Uribe. Y en marzo de 2006 me llam? -nos dice Carmen- y me explic? que quer?a organizar una sorpresa para Marcelino en la cual me ped?a la m?s absoluta reserva. El junto a otros pescadores conocidos y amigos no solo de Curic?, sino Santa Cruz, San Fernando, Rengo, Rancagua, Santiago, Isla de Maip?, entre otros, se empezaron a poner de acuerdo para regalarle un veh?culo a mi esposo y facilitarle la tarea que ?l cumple para ellos. Meses despu?s, los primeros d?as del mes de Septiembre me pidieron que pidiera una Cena en La Hoster?a La Gloria para alrededor de 20 personas que estaban comprometidas a asistir para un d?a viernes. Y que ese d?a llevara a Marcelino con otro motivo a la hora acordada. Lleg? el d?a y pese a las preguntas y sospechas, logr? convencerlo para que me acompa?ara. Ese d?a llov?a torrencialmente, pero igual fuimos. Era s? o s?, porque estaba todo planificado. Y llegamos a conversar con la administradora, Anita Mar?a, y despu?s de hacer un poco de teatro, nos invit? a pasar a un comedor donde estaban all? todos sus amigos. En el transcurso de la Cena, le anunciaron y mostraron las llaves del veh?culo que le ten?an. Y a pesar que no quer?a creer en la verdad del obsequio, ah? est?. No es un veh?culo nuevo, pero est? bien equipadito como usted lo vio. Es m?s, le est?n sacando detalles permanentemente e incluso nos dan peri?dicamente para el combustible ....".
El veh?culo es un Suzuki S-J410, del a?o 1983; pero se ve bien cuidado y en buenas condiciones mec?nicas.
Todas esas personas a lo menos han estado pescando junto con Marcelino no solo en las playas de Pichilemu, sino en varias partes del sur y norte del pa?s. Y, por supuesto que "la suerte" siempre los acompa?a.
Y en muchas ocasiones su casa, ha sido no solo lugar de reuni?n, sino el lugar preciso para hacer un asadito, como el que pudimos probar el que prepar? Marcelino, mientras convers?bamos junto a un muy buen vino, especial para la carne.

LENGUARAZO
No est? dem?s recordar que Marcelino Cuevas era uno de los tantos pescadores de orilla hasta el a?o 1989. Actividad que combinaba con trabajos espor?dicos que posteriormente -por razones de salud- dej? de hacer, excepto la actividad de la pesca. Es precisamente en esta actividad cuando ese a?o, captur? un ejemplar de Lenguado de 13.300 gramos. Ley? bien: Trece quilos y 300 gramos, el m?s grande pescado en la regi?n. Y muy cerca del record nacional obtenido por el Dr. Fernando Cuevas -?que tremenda coincidencia!- quien capturo dos a?os antes un ejemplar de 14.050 gramos, en las playas de la V Regi?n.
"Desde que aparec? en las p?ginas del Diario "La Tercera" empezaron a llegar a mi casa, pescadores deportivos con los cuales hemos pescado en muchas jornadas. Y muchos me consideran su amigo, lo que para m? es un orgullo, como tambi?n para mi familia, pues son diversos profesionales, empresarios, que me han ayudado mucho y me siguen ayudando por mi trabajo de Gu?a de Pesca Deportivo; pues a eso me sigo dedicando exclusivamente. Y ahora, con mayor raz?n que puedo movilizarme mejor con este 4x4 que me regalaron".
?Y aprendiste a conducir o te llevan en ?l?.
- "Por supuesto. Termin? mi cuarto medio el a?o pasado y no iba a sacar mi Licencia de Conducir. Al principio mi amigo Pato Gal?z -tambi?n Gu?a de Pesca- me conduc?a; pero ahora puedo salir solo sin problemas, aunque siempre prefiero ir acompa?ado", nos dice al tiempo que nos muestra su licencia.
?Y c?mo te sientes con este regalo?
- "Imag?nate. Tremendamente feliz, aunque cuando me hicieron entrega de ?l, pens? que era una broma. Igual pienso que muchos deben pensar c?mo este se compr? el veh?culo. De d?nde lo sac? ...., pero no por ello vamos a llorar. Me siento contento y agradecido".
Y despu?s de unos instantes, sigue: "Despu?s de todo, creo que mi trabajo lo he hecho bien. Yo vivo para estar llam?ndolos o inform?ndolos de c?mo est? la pesca. Los acompa?o a d?nde ellos quieran ir. Y a ellos no le va mal con la pesca cuando voy con ellos. No es siempre igual, pero generalmente ... le hago honor a mi apellido", dejando traslucir su sentido del humor.
Marcelino sigue siendo un pichilemino, como pocos, y contribuyendo al turismo con su actividad, pues la mayor?a de esos pescadores deportivos llegan a hoteles, caba?as, cada vez que vienen a Pichilemu.
Publicante Pichilemunews @ 17:18
 | Enviar Noticia