Mi?rcoles, 09 de mayo de 2007
EN EXCLUSIVA TEXTO ?NTEGRO DEL VEREDICTO PRONUNCIADO POR EL JUEZ DEL TRIBUNAL DE PICHILEMU EN JUICIO ORAL

En un arduo trabajo de transcripci?n total y textual del veredicto del Juez del Tribunal de Pichilemu, Rodolfo Moreno Osses, entregamos -en exclusiva- a nuestros lectores de www.pichilemunews.cl y www.elcachapoal.cl el texto del Fallo emitido por la autoridad judicial tras la audiencia del d?a s?bado 5, domingo 6 y que culmin? el lunes 7, alrededor de las 19 horas del Juicio Oral en contra de Jorge Vargas Gonz?lez por Presentaci?n de Testigos Falsos en juicio criminal.
Si bien la Radio "Entre Olas" FM transmiti? todas las alternativas, es leyendo y releyendo como se puede llegar a entender un texto de este tipo que no es habitual. Es por ello que, en el d?a de ayer solicitamos por escrito copia del Fallo y hoy nos fue otorgado.
Esperamos, tambi?n, el s?bado 12 -tras la lectura de la sentencia- poder entreg?rsela a ustedes.
As? que, a estar atentos. No terminamos esta introducci?n sin antes de agradecer la deferencia y transparecia que -de acuerdo a la ley actual- ha tenido el Juez Rodolfo Moreno para que la comunidad pueda informarse cabalmente de los hechos que vienen arrastr?ndose por largos cuatro a?os, donde muchas veces no se fue totalmente veraz en la difusi?n de los hechos que hoy son de p?blico dominio.
Adelante:


PODER JUDICIAL DE CHILE
JUZGADO DE LETRAS, GARANTIA Y FAMILIA DE PICHILEMU

Pichilemu, siete de mayo de dos mil siete.
Vistos:
Que en este Tribunal, conforme lo disponen los art?culos 388 y siguientes del C?digo Procesal Penal, ha conocido del juicio simplificado RIT N? 1.337-2006, seguido en contra de don Jorge Fabi?n Vargas Gonz?lez, en el cual ha sido acusado por el Ministerio P?blico de Pichilemu, representado por su Fiscal Jefe don Jorge Mena Ocares, como autor del delito de presentaci?n de testigos falsos en juicio criminal, previsto y sancionado en el art?culo 207 del C?digo Penal.
Que el imputado al momento de ser preguntado acerca de si admit?a responsabilidad en los hechos motivo de la acusaci?n, neg? toda responsabilidad raz?n por la cual se cit? a las partes a una audiencia de juicio, la que se ha verificado los d?as s?bado 05 y domingo 06 del mes y a?o en curso, concluy?ndose el mismo en horas del medio d?a de hoy.
Que este Juez de Letras, Garant?a y Familia, ha procedido a deliberar conforme lo dispone el art?culo 343 del C?digo Procesal Penal y por este acto proceder? a emitir la decisi?n relativa a la absoluci?n o condena del acusado por el delito que se le ha imputado, con indicaci?n de los fundamentos principales tomados en consideraci?n para llegar a dichas conclusiones.
Que este Tribunal, para emitir una decisi?n, previamente debe analizar la acusaci?n, los fundamentos de la misma, los medios de prueba que se rindieron durante el juicio, como asimismo los descargos de la defensa y los medios de prueba que tal defensa aport?.
Que la acusaci?n ha versado acerca del delito establecido en el art?culo 207 del C?digo Penal, esto es, el que a sabiendas presentare ante un Tribunal testigos falsos.
Que es previo, el razonar acerca de si se han presentado testigos en alg?n juicio criminal, si estos testigos han declarado falsamente, si el acusado de esta causa los present? y, adem?s, si sab?a o conoc?a el hecho de que dichos testigos declarar?an alterando la verdad o mintiendo.
Que no se ha discutido en este juicio el hecho de que los testigos Meraldo Saavedra y Wilson Covarrubias declararon efectivamente en la causa rol N? 8.263, seguida por el delito de cohecho en contra de Jorge Fabi?n Vargas Gonz?lez, que es el mismo acusado en esta causa, declaraci?n que fue prestada el d?a 16 de febrero del a?o 2006, mientras dicha causa criminal se encontraba en el estado de plenario.
Que sin perjuicio de no haber sido discutido dicho punto, se ha acreditado plenamente el hecho de tales declaraciones, puesto que durante este juicio se acompa?? copia de la acusaci?n dictada en esa causa de fecha 31 de octubre del a?o 2005; copia de un escrito presentado el 06 de octubre del a?o 2005 por la defensa del acusado, en que solicita la declaraci?n de los mismos testigos; copia de parte del escrito de contestaci?n a la acusaci?n del la defensa de Vargas Gonz?lez, en que se requer?a la declaraci?n de dichos testigos y se adjuntaba una minuta de preguntas conforme a las normas del C?digo de Procedimiento Penal y finalmente se acompa?? durante este juicio, copias de las declaraciones mismas de los testigos Saavedra y Covarrubias en donde aparece que ambos testigos efectivamente declararon en la causa en referencia.
Que debe analizarse entonces a continuaci?n, si tales testimonios han sido falsos y en qu? medida.
Que en sus declaraciones, los referidos testigos manifestaron bajo juramento que ratificaban ?ntegramente las declaraciones juradas agregadas a esa causa a fs. 853 y 854, declaraciones juradas que tambi?n fueron acompa?as en copia en el transcurso de este juicio.
Que en relaci?n al testigo Wilson Covarrubias, ?ste declar? bajo juramento y como ciertos, los siguientes hechos en ese juicio criminal:
a) Que trabaj? como carnicero para la se?ora Catal?n en la carnicer?a "La Regalona" desde enero de 2003 hasta marzo de 2004.
b) Que su empleadora le manifest? en febrero o marzo de 2003 que quer?a grabar al Alcalde para chantajearlo y sacarle plata y que se juntaba con otras personas para planificar dichas acciones.
c) Que la se?ora Lidia Catal?n se hizo cargo de la carnicer?a a "medidos" (mediados) del 10 de enero y que no sabe cu?ndo ella firm? el contrato por la misma.
d) Que vio al abogado Ram?rez en febrero y despu?s a mediados de mayo o abril de 2003.
e) Que escuch? y presenci? en varias ocasiones unas reuniones que se efectuaban en la carnicer?a en el mes de enero de 2003 en distintos horarios, en las que participaban do?a Lidia con do?a Mar?a Mar?n, su pareja don Nicol?s Record?n, do?a Macarena Catal?n, do?a Manyela Y??ez y don Jorge Nasser, reuniones que ten?an por objeto perjudicar al Alcalde, planeaban grabarlo y sacarle dinero, todo ello coordinado por el abogado Mauricio Ram?rez, reuniones que tambi?n se realizaban en otras casas.
f) Que le mand? a decir al Alcalde de la maquinaci?n que se preparaba en su contra para chantajearlo, pero no obtuvo respuesta suya.
g) Y distintos otros hechos a que se ha hecho lectura en el juicio, latamente.
Que en cuanto al testigo Meraldo Saavedra, declar? bajo juramento y como ciertos, los siguientes hechos en ese juicio criminal:
a) Que trabaj? como ayudante de carnicero, como junior y como guardia de la carnicer?a La Regalona entre los meses de enero a agosto de 2003.
b) Que en enero de 2003 fue con el chofer de Nelson Leiva, en un cami?n a buscar las bicicletas a Santiago.
c) Que la se?ora Lidia Catal?n quer?a grabar al Alcalde con una c?mara que le entreg? Mar?a Mar?n.
d) Que en los primeros d?as de febrero de 2003, en un asado, la se?ora Lidia le contaba estos hechos, quien le dec?a tambi?n que el se?or Ram?rez le manifestaba como perjudicar al Alcalde y chantajearlo.
e) Que presenci? y particip? en varias reuniones que se hac?an en el negocio, que incluso se hac?an asados en la calle, reuniones que ten?an como tema central el planear c?mo perjudicar al Alcalde y as? naci? la idea de comprometerlo mediante una grabaci?n que har?a la se?ora Lidia Catal?n.
f) Que las personas nombradas en su declaraci?n jurada anterior iban a los asados en La Regalona.
g) Que do?a Lidia Catal?n empez? a hacerse cargo de la carnicer?a en enero del a?o 2003.
h) Que se ofreci? sin presi?n para hacer la declaraci?n firmada que firm? ante Notario.
i) Dem?s antecedentes que se leyeron, tambi?n, latamente en la audiencia de juicio.
Que en este juicio se ha rendido prueba suficiente como para llegar a la conclusi?n que los testimonios judiciales de los se?ores Covarrubias y Saavedra han sido falsos, por cuanto se ha acreditado que la carnicer?a ya referida fue entregada a do?a Lidia Catal?n a partir de mediados de marzo del a?o 2003, fecha hasta la cual quienes la administraban eran don Nelson Leiva Ahumada y su c?nyuge do?a Mar?a Antonieta Aedo Gajardo, quienes as? lo han declarado en este juicio, los que, adem?s, han dado una convincente raz?n que se?ala que ni a?n bajo su administraci?n han podido celebrarse las reuniones y asados a las que se hizo referencia en dicho local comercial, por cuanto en esa ?poca era m?s importante econ?micamente dedicarse a la explotaci?n comercial de la carnicer?a, por ser ?poca estival, en que aumentan notoriamente la clientela.
Que las declaraciones de los testigos Lidia Catal?n, Iv?n Bozo, Ricardo Ram?rez y Jorge Nasser, ratifican la inefectividad de haberse realizado las reuniones a que se hizo referencia por los testigos Saavedra y Covarrubias ante el Tribunal.
Que el contrato de arriendo celebrado entre do?a Lidia Catal?n y don Pablo Ponce de Le?n, da cuenta que su vigencia rige entre el 21 de diciembre del a?o 2002 y el 21 de marzo del a?o 2003, meses que coinciden con la temporada de verano, tiempo durante el cual la arrendataria se dedicar?a a subarrendar al p?blico 30 carros en esta ciudad, lo que es contradictorio con la posibilidad de que do?a Lidia Catal?n haya podido administrar y hacerse cargo a la vez de la ya se?alada carnicer?a y realizar las reuniones y asados que ya se han declarado por los testigos.
Que el contrato de trabajo y el finiquito firmado por Wilson Covarrubias y su empleador Iv?n Bozo, da cuenta de que el per?odo durante le cual existi? la relaci?n laboral fue entre el 15 o 17 de marzo hasta el 30 de septiembre del a?o 2003, lo que tambi?n contradice la posibilidad de que do?a Lidia Catal?n haya organizado en la carnicer?a en comento reuniones con diversas personas, asados u otras actividades cualesquiera que fueran, durante los meses de enero y febrero del a?o 2003.
Que el testigo Pablo Ponce de Le?n, manifest? que ?l mismo traslad? desde Santiago a Pichilemu, en un cami?n con rampla, los carros que le arrend? a do?a Lidia Catal?n, desmintiendo a Meraldo Saavedra en cuanto a que ?ste se haya trasladado a Santiago en compa??a del chofer de Iv?n Bozo a buscar dichos carros.
Que el testigo Alejandro Rojas, que es el chofer que habr?a acompa?ado a Meraldo Saavedra en la b?squeda de los triciclos o carros, desmiente tambi?n a Meraldo Saavedra, en cuanto a que hayan concurrido a Santiago a buscarlos.
Que los testigos Alejandro Orme?o y Rodrigo Romero, ambos integrantes de la Polic?a de Investigaciones de Chile, han hecho extensas declaraciones en este juicio acerca de la investigaci?n que llevaron a cabo y que concuerdan con las declaraciones de los dem?s testigos y otros medios de prueba y que llevan a concluir las falsedades de los testimonios de Saavedra y Covarrubias, declarando c?mo estos confesaron su participaci?n en los hechos y declararon falsamente.
Que finalmente, las partes de este juicio llegaron a una convenci?n probatoria consistente en que est?n de acuerdo en que los testigos Saavedra y Covarrubias fueron efectivamente condenados como autores del delito de falso testimonio, sentencia que se encuentra firme y ejecutoriada.
Que la defensa del imputado Vargas Gonz?lez, ha alegado en cuanto a que no ser?a efectivo que Covarrubias y Saavedra hayan declarado falsamente en juicio y que por presi?n de distinta ?ndole habr?an reconocido una responsabilidad inexistente.
Que este Juez de Letras, en todos los a?os en que ha ejercido como abogado particular, como funcionario judicial en tribunales del crimen y como Juez de Letras en distintos Tribunales con jurisdicci?n criminal y de garant?a, nunca ha visto o conocido el caso de no s?lo uno, sino que de dos acusados que se auto inculpen y reconozcan responsabilidad criminal en un hecho inexistente catalogado como delito o en uno cierto, pero en el que no tuvieron participaci?n, y m?s bien, por el contrario, es de com?n ocurrencia que los imputados, acusados y a?n condenados por sentencia ejecutoriada, en su gran mayor?a, niegan la existencia del delito que se les ha imputado, como asimismo la eventual responsabilidad que pudieran tener en el mismo.
Que desde la implantaci?n de la reforma procesal penal, el resguardo que el legislador estableci? para evitar una condena injusta en contra de un inocente es mucho mayor que el sistema antiguo, por cuanto la confesi?n en un caso como este ha debido prestarse primeramente ante dos polic?as, que declararon en este Tribunal, en seguida ante el Fiscal que investiga, luego ante el abogado defensor com?n y finalmente ante el Juez de Garant?a en el juicio simplificado, que en este caso fue la Jueza de Litueche que reemplazaba o subrogaba a este Juez en esa oportunidad; de tal manera que no resultan admisibles las alegaciones de la defensa del acusado Vargas Gonz?lez, en torno a la eventual inocencia de dichos testigos o las presiones indebidas que estos hubieran sufridos para asumir una responsabilidad inexistente.
Que en consecuencia, este Tribunal no puede sino llegar a la conclusi?n de que los testigos Meraldo Saavedra y Wilson Covarrubias han sido mendaces en sus declaraciones y han prestado falso testimonio en una causa criminal, declarando hechos que no han sido ciertos y que no pudieron en modo alguno ser ciertos, en la forma y modo en que lo relataron bajo su firma, primero ante la Notar?a de esta ciudad y posteriormente ante este Tribunal en causa criminal seguida en contra del acusado Vargas Gonz?lez.
Que establecido lo anterior, debe analizarse si se ha acreditado en este juicio que el acusado, Jorge Fabi?n Vargas Gonz?lez, present? ante el Tribunal del crimen los dos testigos mendaces antes referidos y si lo hizo a sabiendas, es decir, conociendo la falsedad de los dichos de tales testigos.
Que a?n cuando el acusado Vargas Gonz?lez, haciendo por lo dem?s uso del derecho que la Ley le confiere, no ha declarado en este juicio y por lo tanto no se sabe de sus propios dichos el que ?l haya presentado a tales testigos a declarar en un juicio criminal seguido en su contra, y que haya sabido de la mendacidad de sus testimonios, este Juez estima que se encuentra acreditado que ha sido el acusado Jorge Vargas quien present? tales testigos a declarar ante el Tribunal.
Que lo anterior se encuentra acreditado con los dichos de los abogados Flavio Parada y Felipe Polanco, quienes han sido contestes en se?alar que desempe??ndose como abogados defensores del acusado Vargas Gonz?lez, en distintas ?pocas en la misma causa criminal seguida en su contra, fueron requeridos por su defendido para hacer declarar, primero ante Notario y luego ante el Tribunal del crimen, a los referidos testigos Covarrubias y Saavedra.
Que concuerda con lo anterior la declaraci?n del Notario P?blico de esta ciudad, don Juan Pablo Urz?a, quien declar? que fue requerido por el propio acusado para que uno de los testigos firmara la declaraci?n jurada ante ?l, y que en los instantes en que esto se hizo, estuvo presente el acusado, asintiendo lo dicho por uno de tales testigos.
Que el testigo Iv?n Salinas, ha dado cuenta a este Tribunal que fue requerido por el acusado para ubicar, contactar y presentarle al testigo Wilson Covarrubias, acompa??ndolo para ello a Santiago.
Que queda a?n por establecer, entonces, el conocimiento que el acusado Vargas Gonz?lez haya podido o no tener, acerca de la falsedad de los testimonios que prestar?an Saavedra y Covarrubias ante el Tribunal del Crimen, en la causa seguida en su contra.
Que las palabras "a sabiendas" que emplea el C?digo Penal en su art?culo 207, se refieren al conocimiento cabal que debe tener el autor de este hecho t?pico acerca de la presentaci?n de prueba falsa en juicio.
Que la propia defensa del acusado Vargas Gonz?lez, as? como los anteriores abogados del mismo acusado, han hecho saber que este ha tenido al menos otro juicio criminal en su contra en este mismo Tribunal, de tal manera que debe concluirse que el acusado Vargas Gonz?lez alg?n grado m?nimo de conocimiento tiene acerca del funcionamiento de una causa criminal y la presentaci?n de testigos.
Que es un hecho p?blico y notorio que el acusado Vargas Gonz?lez se desempe?a por varios a?os y por m?s de un per?odo como Alcalde de esta ciudad, de modo tal que se puede inferir que su calidad de tal le permite y le ha permitido poder distinguir con mayor facilidad que cualquier otro ciudadano, cuando est? en presencia de una persona que miente en sus dichos y mucho m?s si ha tenido la oportunidad reiterada de conversar y escuchar a tales testigos y contrastar sus dichos con la verdad y con su propia estrategia de defensa.
Que las reglas de la l?gica y de la experiencia, indican que no es posible creer que el acusado haya estado ignorante de la falsedad de las afirmaciones de quienes declarar?an en juicio criminal seguido en su contra, ya que entre la fecha aproximada en que se hicieron las declaraciones juradas previas, al menos el 06 de octubre de 2005, seg?n el escrito de su presentaci?n ante la causa criminal, y el 16 de febrero de 2006, pas? un tiempo mucho m?s que suficiente como para que una persona como el acusado haya podido analizar suficientemente la veracidad de sus testigos, m?s a?n cuando tales testigos declarar?an a sus instancias o a su petici?n en la causa seguida en su contra.
Que por todo lo anterior, este Tribunal ha llegado a la plena convicci?n, m?s all? de toda duda razonable, que el acusado Jorge Fabi?n Vargas Gonz?lez efectivamente ha incurrido en la conducta descrita en el tipo penal del art?culo 207 del C?digo Penal, en calidad de autor de delito consumado, por cuanto a sabiendas present? dos testigos falsos ante el Tribunal del Crimen de Pichilemu en una causa criminal seguida en su contra, raz?n por la cual debe ser sancionado con arreglo a dicha disposici?n legal.
Que la dem?s prueba rendida durante este juicio, sin perjuicio de que ser? analizada latamente en la sentencia que se dicte, no altera en modo alguno las conclusiones y convicciones que este Juez de Letras, ha se?alado precedentemente.
Que durante el curso de este juicio, se ha hecho denuncia verbal por el abogado de la defensa en cuanto a la comisi?n de tres hechos delictivos, todo lo cual consta en el audio de este juicio, raz?n por la cual este Tribunal ordena en este acto oficiar al Ministerio P?blico, remitiendo copia de dichas denuncias para que se practiquen las investigaciones de rigor.
Que durante el curso de esta causa, el abogado de la defensa del acusado Vargas Gonz?lez, objet? uno de los documentos presentados por la Fiscal?a como prueba, lo que se analizar? y se resolver? en la sentencia que se extender? en el plazo legal.
Que habi?ndose llegado a la conclusi?n condenatoria, este Tribunal, en este acto, abre debate sobre las circunstancias modificatorias de responsabilidad penal que afecten al acusado Jorge Fabi?n Vargas Gonz?lez, en relaci?n tambi?n con los dem?s factores relevantes para la determinaci?n y cumplimiento de la pena.
Que este Tribunal de acuerdo con lo dispuesto en el art?culo 344 del C?digo Procesal Penal, redactar? el fallo y determinar? la sanci?n correspondiente en un plazo de cinco d?as a contar de esta fecha, fij?ndose desde luego la audiencia del d?a s?bado 12 de mayo de 2007, a las 11:00 horas, para dar lectura a la sentencia respectiva, quedando todas las partes citadas en este acto al efecto.
Ruc: 0600132066-K Rit: 1.337-2006


RESUELTO POR DON
RODOLFO ARTURO MORENO OSSES
JUEZ TITULAR
JUZGADO DE LETRAS, GARANTIA Y FAMILIA DE PICHILEMU.
Publicante Pichilemunews @ 23:06
 | Enviar Noticia