Jueves, 05 de julio de 2007
PICHILEMU, MARY ROSE MAC-GILL, LINA SERRA Y MI BISABUELA AMELIA

Ayer la Julita Astaburuaga -esta chiquilla de coraz?n eternamente joven- y hoy (ayer) Mary Rose Mac-Gill aparecen mostrando im?genes que inmortalizaron sus bellas figuras que las hicieron destacarse en la alta socialit? y que, se mantienen, en cuanto actividad cultural, de modas y otras afines, en las p?ginas de revistas de papel couch?, como las top, entre otras luminarias femeninas.
Tambi?n el papel "b?o-b?o" las considera de vez en cuando, como ayer y hoy (ayer mi?rcoles), donde en LUN se refieren a las susodichas. Sin duda que Mary Rose -hoy de 73 a?os- era tremendamente hermosa a los 17 a?os y lo demuestra con una preciosa fotograf?a, de estudio, tomada por Rays (el nombre del fot?grafo del centro santiaguino) que por all? el a?o 1951 era, tambi?n, uno de los tops en su ?mbito.
Pero, ?son ellas las ?nicas hermosuras de anta?o? ?Por cierto que no!, hay cientos de mujeres chilenas que en su tiempo la llevaban. Recuerdo por ejemplo a Hilda Sour, Mal? Gatica, Ester Sor?, en el ?mbito del espect?culo. Ellas, actrices de teatro y que tambi?n incursionaron en el cine. Y Ester Sor? -"la Negra Linda"- que en realidad se llamaba Marta Yupangui, de clara ascendencia mapuche, era preciosa. Claro que despu?s un accidente dom?stico le quit? la hermosura a su bello rostro, pero fue -sin duda- ??bell?sima!!.
Y sin contar a todas las mujeres desconocidas, pero que en cada rinc?n de nuestra larga faja de tierra nacieron, crecieron y procrearon a otras tantas bellas que nos han hecho, m?s de alguna vez, mirarlas detenidamente o, los m?s audaces, proferir un piropo.
En la cr?nica de hoy (ayer mi?rcoles) -en LUN- el periodista Ariel Di?guez, que la firma, consulta la opini?n de entendidos en fotograf?a sobre la foto de la Lola de 17 a?os: "Esta foto est? s?per bien tomada y es muy bonita. Ahora ya no se ven, porque todo es desechable", explica Lina Serra, due?a de un local de fotograf?a en el Pasaje Agust?n Edwards, entre Ahumada y Bandera. Y sigue: "Ojal? hoy se hicieran estos trabajos", dice la mujer que en la vitrina de su local puso una foto de su suegra, bastante parecida a la de Mary Rose Mac-Gill.

LINA
Lina Serra hoy debe tener entre 48 ? 49 a?os de edad y, con toda seguridad, debe seguir estupenda. S?, as? tal como suena ...
A Lina -coincidentemente la conocimos cuando ella ten?a 17 ? quiz?s a lo m?s, 18 a?os- en la playa principal de Pichilemu. Fue exactamente el a?o 1976 cuando vimos claramente, n?tidamente, a un angelito que dejaba a todos los varones con la boca abierta. Virtualmente ?se nos hac?an agua los helados! -como dice el dicho popular- al ver a una beldad, desplazarse sinuosamente, despampanante y no con alas, sino con gr?ciles brazos y piernas que terminaban (o empezaban) en la cintura con un diminuto e infartante bikini blanco que destacaba en la dorada piel canela de Lina.
Lina, aparte de todos los atractivos f?sicos, ten?a una particularidad: en sus finas manos llevaba una c?mara Polaroid y ofrec?a fotograf?as sin mediar ninguna mascota: Ella no necesitaba "Llamitas", o "zorro" -como otros fot?grafos, esa temporada- para captar la atenci?n y clientes, como suele suceder desde a?os no s?lo en las playas pichileminas, sino en el pa?s.
?No me creen? Pues ese a?o "pichilemunews" reporteaba para el diario La Tercera y, adem?s, trabajamos esa temporada en la playa ofreciendo nuestras instant?neas. Obvio que nos fue como "la mona". Con esa competencia "desleal" que nos hizo Lina, todos los fot?grafos sufrieron p?rdidas y la rabia no fue en contra de Lina, ya que era un encanto y delicia verla, sino en contra de su padre -fot?grafo tambi?n- quien esa temporada "mataron" con las Polaroid.
No aprovechar retratarla habr?a sido un "crimen imperdonable", as? que ni corto ni perezoso, le hicimos unas tomas y una nota que publicamos en La Tercera. Aparte, averiguamos su direcci?n y tel?fono para llevarle, posteriormente, una ampliaci?n de las tomas, una de las cuales le llevamos a su domicilio en Santiago. Aunque no la encontramos, igual se la dejamos. Pero, mucho tiempo despu?s, caminando por el Paseo Ahumada la veo que viene, sola, y "volteando" a cuanto var?n pasaba por su lado. Ella, caminando como una gacela como si nada .... Saqu? una hombr?a -quien sabe de d?nde- y la salud?. ?Hola Lina, te recuerdas de m?, de Pichilemu, yo te saqu? unas fotos y las publiqu? en La Tercera! La verdad que le tir? todo ese rosario y no le qued? otra que "recordar". Le d? un besito en la mejilla y despu?s de otras palabras de intercambio seguimos cada uno para su lado, ante -sin duda- la envidia de unos cuantos. Yo, la verdad, iba solo, pero qued? con el pecho m?s inflado que el Pato del Silabario y sin poder comentarlo, hasta ahora, en que afloran los recuerdos ...
Esos negativos est?n en nuestros archivos y -para probar lo que digo- ya ir?n en una pr?xima ocasi?n. Est?n cercanos, identificados ....
Sigamos con Lina. En la nota, en un fragmento, dice que Lina tiene en las vitrinas de su local, a su suegra, que seguramente debe ser hermosa. Por algo la tiene all?, ?o no?
Bueno, para no ser menos, yo les mostrar? -antes de tiempo- a mi bisabuela paterna, Amelia Gallardo de Sald?as (la madre de mi abuelo Eduardo), quien -seguramente- rompi? muchos corazones.
Si no lo creen, he aqu? la muestra.
Publicante Pichilemunews @ 13:05
 | Enviar Noticia