Martes, 10 de julio de 2007
EL BOOM DE LA VI REGI?N

REVISTA DEL CAMPO - Diario El Mercurio - Lunes 9 de Julio 2007
www.elmercurio.cl

Olivos, ovinos y turismo enol?gico est?n entre las actividades que toman fuerza en la Regi?n de O'Higgins. Se suman a las "tradicionales", frutas, carnes blancas y el ma?z.


La ceremonia se repite un par de veces a la semana. Tom?s Eguiguren maneja casi dos horas para llegar a Marchig?e, en pleno secano interior de la VI Regi?n.

Luego de atravesar cerros ocres, tapizados con una que otra plantaci?n forestal y por esmirriados pi?os de ovejas, Eguiguren ingresa al fundo San Jos?, propiedad del empresario Alfonso Swett.

El contraste no puede ser mayor. Son 650 hect?reas de olivos, un verdadero mar verde. Y la marea seguir? creciendo, pues Eguiguren, como cabeza del proyecto, debe supervisar los trabajos en otras 350 hect?reas que incorporar?n este a?o.

"Antes de que empez?ramos a plantar en 2005, en el campo trabajaban s?lo tres personas. Ahora tenemos contratadas a 50 y, en plena cosecha, el n?mero deber?a, por lo menos, duplicarse", afirma Eguiguren.

La idea es, en unos 5 a?os, producir ah? 2 millones de litros de aceite de oliva.

Para evaluar las dimensiones de la inversi?n de Swett basta una comparaci?n con la Toscana, en Italia. En el coraz?n olivero de la pen?nsula, la superficie por productor no alcanza a llegar a una hect?rea.

Para sacar el proyecto adelante fue necesario construir canales y tuber?as de 10 km de largo para traer las aguas del r?o Tinguiririca. A eso hay que sumarle un complejo sistema de riego por goteo y, pr?ximamente, una almazara, molienda en la que las aceitunas se convierten en aceite. En total, el proyecto contempla una inversi?n de cerca de US$ 20 millones.

Sin embargo, Swett no est? solo en su apuesta por la VI Regi?n.

El empresario Felipe Sahli lleva adelante un proyecto de 200 h? para la crianza intensiva de ovinos, tambi?n en Marchig?e.

La lista sigue. La Vi?a Casa Lapostolle inaugur? una imponente bodega con cinco pisos al interior de un cerro en Apalta.

Impacto profundo
La velocidad que tom? O'Higgins se nota en el desempleo. Seg?n cifras oficiales, el ?ndice ronda el 4%, lo que en la pr?ctica significa pleno empleo. Buena parte de ese resultado est? en el dinamismo del agro que, seg?n el Banco Central, da cuenta del 21% del PIB regional, cuatro veces m?s que el promedio nacional.

En zonas como Santa Cruz, el auge de los proyectos de turismo enol?gico tiene el desempleo en niveles de 2%. Por primera vez en su historia las zonas rurales de la VI Regi?n atraen trabajadores, en vez de expulsarlos a las ciudades.

Pero no todo son proyectos nuevos. Parte medular de la buena salud del agro de O'Higgins se debe al buen pie en que est?n rubros tradicionales como las carnes blancas, la agroindustria y el ma?z.

En Lo Miranda est? la sede central del holding Agrosuper, el gigante de los cerdos, aves, frutas y vino, que ya factura cerca de US$ 1.300 al a?o. De hecho, en la VI Regi?n se faena m?s del 70% de los porcinos del pa?s y casi la mitad de las aves chilenas.

En el ma?z, la historia es similar. Los agricultores de la zona dan cuenta de casi la mitad de la producci?n nacional. En el ?ltimo a?o su valor acumula un alza cercana al 35%. La sonrisa de oreja a oreja de los maiceros no se las quita nadie.

"Si hay una regi?n que simboliza el Chile Potencia Alimentaria, esa es la Sexta Regi?n", afirma rotundo Horacio Merlet, seremi de Agricultura.

Ese buen momento lleg? en un per?odo preciso, pues la industria de la fruta, el otrora baluarte de la actividad agr?cola de O'Higgins, vive momentos complicados, debido al bajo precio del d?lar y al alza del costo de la mano de obra.

Chile chico
Si se mira desde afuera, la actividad agr?cola de la VI Regi?n es un verdadero "Chile chico". Es posible encontrar casi todos los rubros existentes en el pa?s.

Desde olivos, tradicionalmente nortinos, hasta ovinos, fuertes en Magallanes. A eso hay que sumar toda la gama de carnes y la agroindustria.

Y no es que se est? hablando de agricultores con una severa crisis de identidad. Lo que pasa es que las tierras del Tinguiririca permiten producir casi de todo.

"La Sexta Regi?n tiene un clima mediterr?neo, pero con una influencia sure?a. Esa cualidad les da muchas alternativas a los inversionistas y explica el buen momento que vive la zona", indica Alfonso Swett.

Otro punto que juega a favor es la cercan?a con Santiago. Eso le da una alta visibilidad entre los empresarios de la capital, el centro econ?mico del pa?s. Tal como en el dicho, "al ojo del amo engorda el ganado", y la posibilidad de en s?lo dos horas pasar de su oficina al campo es muy atractiva.

En el caso del secano, todav?a la oferta de tierras es interesante. Debido a la necesidad de fuertes inversiones en riego para hacerlas econ?micamente rentables, los precios todav?a no son tan altos como en el valle central. De ah? el fuerte vuelo que est?n tomando los proyectos ovinos y de olivos en esa zona de la VI Regi?n.

Lo que falta
A pesar del avance logrado, todav?a hay varios puntos que mejorar.

El primero es resolver la fuerte disonancia entre la capacidad productiva del agro de O'Higgins y la baja investigaci?n cient?fica y tecnol?gica que se realiza.

No obstante contar con m?s de medio mill?n de hect?reas dedicadas al agro, la regi?n carece de centros universitarios propios. Aunque en el ?ltimo tiempo se han instalado algunas sedes de centros de educaci?n superior, ninguna realiza investigaci?n sobre las condiciones productivas de la VI Regi?n. La ?nica excepci?n es la labor de la sede Rayentu? del Inia, anclada en Rengo. Claramente, un esfuerzo deficiente.

La explicaci?n de ese h?ndicap es que Rancagua se encuentra en medio de un "sandwich acad?mico". La cercan?a con las potentes facultades de Agronom?a de la U. de Chile y Cat?lica, en Santiago, y de Talca, en la VII Regi?n, inhibieron el desarrollo de un camino propio.

Esa ausencia se nota. El caso m?s dram?tico es el de los carozos, ya que la regi?n es una de las mayores productoras del pa?s. Debido a que no se desarrollaron variedades propias con larga vida de poscosecha, algo vital para llegar bien a los mercados de destino, los duraznos y nectarines enfrentan el rechazo de los consumidores.

Si se tiene en cuenta que en O'Higgins existe medio mill?n de hect?reas de aptitud agropecuaria, se aprecia el volumen de lo que est? en juego.

"Desde el tiempo de la Colonia que la VI Regi?n ha sido un vergel, con un gran desarrollo hortofrut?cola. Sin embargo, nunca tuvo un apoyo directo en investigaci?n. En momentos en que hay tanto esfuerzo colocado en las exportaciones agr?colas, que eso se mantenga es un riesgo muy importante para el futuro econ?mico de la regi?n", afirma Aldo Gonz?lez, experto del Consejo Superior de Investigaciones Cient?ficas de Espa?a y criado en la VI Regi?n.

Un segundo punto clave a mejorar es la necesidad de aumentar la cobertura vial en las ?reas rurales.

"Es cosa de irse al campo, por ejemplo, en la zona costera y ver que faltan buenos caminos de acceso. Hay muchos camiones circulando, pero hay poca infraestructura. Tenemos que invertir m?s en ese tema", afirma Alfonso Swett.

En el Gobierno se?alan tener conciencia de ese tal?n de Aquiles. Afirman que para este a?o se asfaltar?n 115 kil?metros de caminos rurales en O'Higgins.

Si eso se concreta, es de imaginar la velocidad que agarrar? la VI Regi?n.

El boom del turismo enol?gico
A mediados de los 90, hablar de turismo en zonas rurales de la VI Regi?n era casi de locos. No exist?an hospedajes ni restaurantes de calidad internacional. Incluso, la mayor?a de los establecimientos dif?cilmente satisfac?an los requisitos de los consumidores locales.

Hace una d?cada, tres vi?as de Colchagua dieron un paso in?dito en el pa?s: crearon la primera ruta del vino. El objetivo era establecer un circuito similar al de Napa Valley, en California, y mejorar el marketing de sus vinos.

Y en 10 a?os mucha agua ha pasado bajo el puente. Ahora son 18 las vi?as asociadas y se ha creado una fuerte infraestructura tur?stica. Junto con el Hotel Santa Cruz Plaza, del empresario Carlos Cardoen, se han instalado hoteles como La Playa, el Hist?rico de Marchig?e y Hacienda Panam?.

De hecho, cada a?o circulan cerca de 100 mil personas en la ruta del vino, que inyectan nada menos que US$ 10 millones a la econom?a local.

Opiniones

John L?er
Gerente de Exportaciones de Agrosuper

'Debemos potenciar la imagen de la VI Regi?n y presentarla en el exterior como el ?rea que produce las mejores carnes, vinos, frutas, entre otros alimentos.

Adem?s, para aumentar la oferta exportable, las autoridades podr?an ser m?s ?giles en dar los permisos a los proyectos destinados a aumentar la producci?n, obviamente cumpliendo las normas de impacto ambiental'.

Thomas Wilkins
Gerente de la ruta del vino de Colchagua

"En la regi?n hay un dinamismo muy importante, no s?lo en el ?rea del turismo, que es la que mejor conozco. La muestra m?s palpable es que la calidad de vida de las personas est? mejorando, debido al baj?simo desempleo".


Eduardo Moraga V?squez.
Publicante Pichilemunews @ 15:18
 | Enviar Noticia