Lunes, 27 de agosto de 2007
NATALICIO 94 DEL PADRE ENRIQUE PADROS CLARET

El 31 de Agosto pr?ximo se cumple el natalicio 94 de quien por espacio de once a?os fue Cura P?rroco de Pichilemu. Uno de los m?s queridos sacerdotes que ha tenido Pichilemu y que no solo fue el gu?a espiritual de la comunidad pichilemina, sino un hombre que se involucr? en una serie de instituciones e instancias, con un entusiasmo como pocos, vibrando y luchando por un mejor futuro para la comunidad.
Nos referimos a Enrique Padr?s Claret, quien naci? un 31 de Agosto de 1913 en Barcelona, Espa?a y que, el 10 de Marzo de 1990 muri? v?ctima de c?ncer en Santiago.
El Cuerpo de Bomberos lo tuvo como su capell?n y en cargos del Directorio. Asimismo, el Club A?reo de Pichilemu lo tuvo como uno de sus socios. Igualmente, fue dirigente en el f?tbol local y miembro del Comit? Pro Provincia Cardenal Caro. Tambi?n, muchos comit?s de verano -para organizar la Semana Pichilemina- lo tuvo entre sus miembros. Lo mismo, el Primer Festival Nacional de Cantautores del a?o 1978.
En efecto, en sus a?os en Pichilemu -desde el a?o 1969 hasta el a?o 1980- el Padre Enrique aparte de ser gu?a espiritual para parte importante de la comunidad, tuvo una relaci?n que fue m?s all? de su labor pastoral y siendo ya un integrante m?s de instituciones, o ya un dirigente, se adentr? en el cari?o de la comunidad y para muchos pichileminos -adultos, j?venes y ni?os- fue un amigo.
Muchos de ellos, ya sirviendo en otros lugares: Santiago (en la Iglesia San Vicente de Paul, en Alameda ), en la sede de la Congregaci?n San Vicente de Paul (en Chacarillas), o en la Iglesia San Vicente de Paul en uno de los cerros de Valpara?so, le visitaban para saludarlo o saber de su salud y siempre estaba dispuesto a entregar parte de su tiempo; donde naturalmente estaba el recuerdo de Pichilemu.
Para un grupo de j?venes -por all? en los ?ltimos a?os de la d?cada del 70, que quer?an "hacer algo por Pichilemu"- fue fundamental su apoyo inicial en Pichilemu donde en plenas Fiestas Patrias del a?o 1978 se fund? el centro Hijos y Amigos de Pichilemu que funcionaba en Santiago. Ah?, siempre estuvo dispuesto a facilitar dependencias para reunirnos durante un tiempo ya en Alameda o en Chacarillas; instituci?n que en los cuatro a?os que funcion? pudo realizar algunas cosas que estaban en sus objetivos: promocionar Pichilemu (Exposici?n Fotogr?fica y organizaci?n de Tours), ayuda social (Operativo M?dico), entre otras actividades que -como ya recordamos en un art?culo anterior- "falleci?" en brazos de un pichilemino que lleg? a ser una importante autoridad regional por un breve tiempo.
Pese a que lamentablemente muy pocos pichileminos estuvieron presente en sus funerales en Santiago, Pichilemu no ha sido ingrato ni desagradecido con este hombre que dio m?s de lo que le correspond?a en su misi?n. A poco m?s de un a?o de su muerte, con ocasi?n del Centenario de la comuna, las autoridades comunales -Alcalde y CODECO- le otorg? el nombre a una calle sin nombre -que conecta la Avenida La Concepci?n con la calle An?bal Pinto- el nombre de Padre Enrique Padr?s Claret.
Posteriormente, la Agrupaci?n de Ayuda al Senescente al abrir un Hogar de Ancianos le puso tambi?n el nombre de este Cura P?rroco.
En este punto "pichilemunews" desea detenerse, para destacar el trabajo que por a?os se ha venido realizando a cargo de esforzadas damas pichileminas, por mantener con ingentes esfuerzos este hogar que cobija en lo que era la Casa de Socorros (hasta el a?o 1987, a?o en que se inaugura el nuevo Hospital) y que da atenci?n a hombres y mujeres que ya est?n por varias motivos imposibilitados de ser atendidos en sus respectivos hogares.
El inmueble donde funciona tiene una data que sobrepasa los 80 a?os. Y no hace mucho tiempo fue afectado por un incendi? que oblig? a evacuar a los ancianos hasta realizar las reparaciones. As? y todo, el local tiene su vida ?til ya vencida y urge pelear -a trav?s de un proyecto- los recursos para una construcci?n mayor y moderna, para atender debidamente a quienes han brindado su vida y merecen pasar en mejor forma sus ?ltimos a?os de vida.
Para ello debe haber un compromiso de las autoridades comunales que -hasta ahora se ha limitado a magras subvenciones- que son realmente exiguas, por no decir una verg?enza; mientras las damas a cargo tienen que hacer milagros para alimentar, vestir, y atender con solo dos auxiliares (asear, limpiar, preparar la alimentaci?n) una labor que requiere -sin duda- m?s manos y mejor remuneradas.
Sabemos que es una preocupaci?n de las damas que atienden el Hogar de Ancianos por este aspecto; pero creo que no han tenido la atenci?n debida oficial. Por otra parte, sabemos del apoyo que han recibido de otras instituciones y particulares, pero no es suficiente.
"pichilemunews" en su momento propuso en el Concejo Municipal una forma de ayudar, colaborar en solucionar este problema de un Hogar de Ancianos como se lo merecen; pero no tuvo apoyo ni el compromiso de jugarnos la opci?n.
Creemos que se puede lograr algo, pero si bien es posible avanzar en algunos aspectos, los tiempos que vive Pichilemu, no son muy auspiciosos y se necesitan otras cabezas.
Por de pronto -como un gesto a la memoria del Padre Enrique Padr?s- tomaremos contacto con la instituci?n a cargo del Hogar para entregarle la informaci?n que tenemos y que les puede ser ?til.
Y, antes de seguir, declaramos p?blicamente que no lo hacemos con af?n proselitista ni mucho menos. No somos ni seremos candidato a nada. Ya hace rato nos dimos cuenta que podemos seguir aportando m?s de afuera que siendo parte del Concejo Municipal.

AN?CDOTAS
No quiero terminar este recuerdo, sin mencionar otros aspectos del padre Enrique que le conocimos. Muy poco tiempo despu?s del Golpe Militar, del a?o 1973, ?l como todas las Iglesias y Parroquias del pa?s, recibieron a exiliados del nuevo gobierno, ya adultos o j?venes.
Nuestra familia conoci? a un joven estudiante secundario iquique?o que lleg? -primero- a la Parroquia y muy luego el Padre Enrique lo envi? a uno de sus "compadres" para que lo acogiera y le diera o le buscara un trabajo durante su obligada permanencia en Pichilemu. Fue as? como lleg? ese iquique?o donde nuestro padre -Washington Sald?as Fuentealba- quien despu?s de tenerlo durante algunas semanas, le encontr? trabajo en un Banco Aserradero.
Nosotros -yo y mis hermanos que me siguen en edad- pudimos conocer sus vivencias -como la de otros chilenos- que vivieron en Piragua.
Poco despu?s cada uno de nosotros seguimos estudiando y ya perdimos el contacto, hasta que le fue levantada su relegaci?n y, seguramente, retorn? a su natal Iquique.
Otra peque?a historia, ya m?s directa con el padre Enrique, fue la siguiente: Sabiendo que estaba estudiando una carrera t?cnica en la Universidad, coincidi? en vacaciones de invierno y al ir a saludarlo, me dijo: "Washington, t? me puedes ayudar. Tengo que enviar un Mapa de la comuna, que indique sobretodo los r?os que tenemos ...." Yo le respond? de inmediato que cuente conmigo, pero aqu? no hay r?os ...." Y ?l, con una bonachona sonrisa me dice de inmediato: "Bueno, eso lo s?, pero nosotros le pondremos a todos los esteros o cursos de agua, R?o. Entiendes, es lo que necesito".
Fue as? como nos conseguimos un Mapa y tomamos un papel vegetal y nos pusimos a "dibujar" cada punto geogr?fico y localidad de nuestra comuna y en todas las quebradas en lugar de poner estero, pusimos R?o. Luego le pusimos vi?etas, escala y el nombre de la comuna y listo. Un trabajo de muy pocas horas y lo entregamos a nuestro "mandante".
Muchos meses despu?s volvimos a Pichilemu y el Padre Enrique nos mostr? el resultado del Mapita, mostr?ndonos una reluciente camioneta roja Chevrolet, modelo Luv. "Esta camioneta fue conseguida gracias al Mapa y a la petici?n que hice a una instituci?n alemana", nos dijo, mientras nos invitaba a probarla. De hecho fuimos en ella a Ciruelos y llegamos incluso hasta la casa de los abuelos del Cardenal Caro. Aquella vez -en otro veh?culo- nos acompa?? el alcalde Lino Vargas y el Cura Jesuita, si no me equivoco de apellido Cifuentes, columnista de un diario capitalino.
Obviamente que la camioneta le sirvi? por algunos a?os para llegar m?s f?cilmente hasta su extenso campo pastoral ..
El Padre Enrique as? como le tendi? la mano y sus contactos a quien lo necesitaba; a?os m?s tarde le extendi? la mano -para saludar y despedirse- a quien hab?a provocado lo primero; quiz?s pensando en que lo cort?s no quita lo valiente, o agradeciendo la creaci?n de la provincia Cardenal Caro, por la cual ?l tambi?n hab?a trabajado.
Y con esto termino, algo que supe en sus ?ltimos a?os de vida: El fue durante alg?n tiempo un estrecho colaborador del Cardenal Jos? Mar?a Caro. Y, de hecho, aparece junto al Cardenal Caro en varias fotograf?as que conocimos. Incluso en la venida del Cardenal Caro al Congreso Eucar?stico que se realiz? en Pichilemu el a?o 1953, algunas de las cuales mostramos en esta galer?a de im?genes a su memoria, algunas de las cuales pertenecen a amigos pichileminos que las recibieron de ?l en su momento.
Publicante Pichilemunews @ 13:31
 | Enviar Noticia