Lunes, 29 de octubre de 2007
QUE MALA SUERTE: LOS CHILENOS SOMOS HIJOS DE INMIGRANTES

?De que forma los inmigrantes podr?an comprar a los espa?oles? ?Y si as? ocurriera, qu? grado de certeza habr?a para que nos miraran mejor? Estas y otras interrogantes surgen ante los hechos recientes y que se vienen conociendo a medida que van quedando al descubierto, como los ataques de que son objeto los inmigrantes de diversas nacionalidades. Algo que no solo est? ocurriendo all?, por desgracia, sino en toda Europa -el continente m?s ilustrado- como en otros, a ra?z del racismo que se manifiesta de m?ltiples formas.
Nos detendremos sin embargo, para referirnos a la Espa?a "conquistadora", la misma de donde provienen nuestros ancestros, pero que a poco de llegar "se compr?" pr?cticamente a todo el continente -excepto Brasil y Norteam?rica y lo que es Canad?- con puros "espejitos" y "baratijas", llev?ndose a cambio el oro, la plata y otras riquezas de quienes hoy desprecian, pese a que son "hijos" de sus descubridores, conquistadores y de toda la estirpe enviada por estos lares.
No niego mi sangre, que en alg?n porcentaje debo tener, de estos antepasados. ?O quiz?s estaba contaminada con los "moros" que los tuvieron a ellos "enyugados" por m?s siglos que ellos a nosotros? Tampoco niego, que muchos espa?oles son admirables -hombres y mujeres, en una cantidad importante y en varios ?mbitos- pero no por ello nos quedaremos impasibles ante la impotencia que produce conocer hechos repudiables, de connotaci?n racista.
Tampoco deseo, que cada espa?ol que ha ido a Irak -como otros "libertarios"- regresen a su patria con un traje de madera, como consecuencia de la misma medicina que ellos -en cierta forma- est?n aplicando a quienes llegan a sus tierras. Y que sin hacer nada sufren ataques como la joven ecuatoriana que sufre un ataque y felon?a de un valiente espa?ol, en el interior de un tren.
A ra?z del juicio que ha motivado esta agresi?n, me pregunto ?d?nde est? la justicia espa?ola, esa misma justicia que ellos han reclamado contra ciudadanos de su pa?s -Caso Soria, por dar un ejemplo- y de lesa humanidad -Caso Pinochet- y no son capaces de aplicar justicia a estos valientes espa?oles de que se trata.
?D?nde est?s ahora, Garson?
?O ser? acaso que al Juez espa?ol que acaba de dejar libre al agresor -confeso, pero que no se acuerda de nada- y que los eficientes fiscales aleguen "no haber sido informados de la gravedad del asunto" y en consecuencia haber actuado m?s diligentemente?
No nos debemos olvidar de varios casos conocidos, esta vez a chilenos, que sin ser casos de agresi?n f?sica, han sido violentos en s? mismo. ?O acaso el detener en el aeropuerto y ser retenidos por horas, incluso por d?as, por no llevar los suficientes d?lares para gastar -o pesetas- y en caso contrario una carta invitaci?n?
?Habr?an entrado los espa?oles a Am?rica si hubieran sabido que exist?an Aduanas y que al regresar no se permit?a sacar ni un gramo de metales preciosos?
El caso que ha originado este art?culo, trata de la agresi?n de un joven espa?ol -Sergi Xavier Marti Mart?nez, de 21 a?os- que sin ning?n motivo agredi? a una joven ecuatoriana. Verbalmente primero, luego le propin? un "pellizco" en el pecho. Y no contento con esto, cuando se iba a bajar, se devolvi? y le peg? un violento puntapi?s en pleno rostro.
Hace unos d?as vimos la noticia en televisi?n y el domingo, en Reportajes de La Tercera, aparece un art?culo con una secuencia de cuatro fotograf?as donde se muestran los hechos m?s indignantes. En ellas aparte de los "protagonistas" aparece una tercera persona a escasa distancia: un joven que observa en unas y se ve mirando "para el lado" en otras. Esta agresi?n fue grabada con c?maras de "seguridad" del servicio de transporte (?de qu? tipo de seguridad se tratar??).
Este caso y sus escenas, me hacen recordar situaciones parecidas y de nuestra realidad nacional: V? una pel?cula americana -cuyo nombre no recuerdo- que ocurre en el "Subway" de Nueva York. Todo acontece durante el recorrido de ese servicio de transportes en el curso de la noche y donde van subiendo pasajeros a uno de los coches. Un par de delincuentes -blancos- virtualmente toman de rehenes a esos pasajeros, no dej?ndolos bajar, en tanto se van incorporando m?s pasajeros. A todos los van molest?ndolos y vejando, a tal extremo, que de quien menos se esperaba una reacci?n -un recluta con su brazo en cabestrillo- logra controlar la situaci?n, pese a que lo hieren con arma blanca. Todo por cierto al cabo de otros casos fallidos y pr?cticamente cuando hasta los espectadores se quieren levantar del asiento para "hacer justicia" ante tanta impotencia.
Las dram?ticas acciones durante todo el recorrido van matizadas con "racontos" de personas, parejas y personajes que van dando cuenta de situaciones vividas de cada uno, en momentos previos a este "especial viaje" en la gran manzana que ya mostraba su podredumbre, hace casi treinta a?os o m?s.
Tambi?n en esta cinta se aprecia no solo cierto racismo, sino la actitud tan caracter?stica de "valientes" cuando por a, b y c raz?n se sienten poderosos.
La segunda situaci?n me hace recordar la similitud que hay -por una parte- entre el actuar de los Jueces espa?oles -pues son varios casos que se vienen sucediendo- y el actuar de jueces chilenos en situaciones similares que han dejado en libertad a los delincuentes, a?n cuando han tenido prontuario anterior. Y, por otra, a?n cuando se da una poderosa raz?n para la pasividad de la persona que presencia la agresi?n y "mira para el lado", de las consecuencias funestas que podr?an ocurrirle por involucrarse -ya en el momento, o como testigo de cargo- como terminar acuchillado, golpeado, y los agresores en libertad pase?ndose como Pedro por su casa.

JUEZ IMPERTERRITO
?A los jueces espa?oles les gusta que les manoseen a sus hijas? ?O prefieren que sean a sus se?oras?
Estas interrogantes surgen f?cilmente ante la explicaci?n que da el Juez para dejar en libertad al agresor. As? se desprende de su informe: Este consider? que Sergi Xavier le propin? a su v?ctima un pellizco en el pecho, pero "no se aprecia delito contra la libertad o la indemnidad sexual". Tampoco apreci? lesi?n sicol?gica en la v?ctima a pesar de que (?sta) afirma "sentir miedo por la agresi?n .. (debe) acudir acompa?ada a su centro de ense?anza ..., (y tiene) problemas para conciliar el sue?o".
Y n?tese, en este caso ha habido reacciones -incluso- del Presidente de Ecuador, quien junto con deplorar el hecho le puso abogado para lograr -al menos- la condena y reclusi?n del agresor. Por su parte el Presidente espa?ol calific? el hecho como "deleznable", pese a todo, el caso est? con el delincuente libre. Lo mismo ocurre con el autor de una agresi?n a un congole?o, Miwa Buene, quien qued? tetrapl?jico a causa de la agresi?n.. Y as? suma y sigue ...
?Pero ac? en Chile no ocurre nada al respecto? Debemos se?alar que hechos parecidos tambi?n han ocurrido en nuestro pa?s y si bien no han alcanzado la notoriedad de los hechos centrales, tambi?n han ocurrido muertes. Y la colonia peruana -quiz?s- ha sido la m?s afectada pues es una de las m?s numerosas.
En buena hora, en d?as recientes -si bien ello no asegura que hechos como los indicados no vuelvan a ocurrir- se ha dictado una normativa que va a permitir que una cantidad no menor de inmigrantes ilegales peruanos, entre otros, podr?n regularizar su permanencia en el pa?s y, con ello, acceder a algunos "beneficios" en salud, trabajo (si lo encuentran).
A prop?sito, un nuevo programa de Chilevisi?n -CHILE AN?NIMO- mostrar? en su cap?tulo de hoy lunes, la situaci?n de los inmigrantes peruanos. Una oportunidad para que reflexionemos si es as? como nos gustar?a que nos tratar?n a nosotros en otro pa?s.
Publicante Pichilemunews @ 17:49
 | Enviar Noticia