Mi?rcoles, 07 de noviembre de 2007
HISTORIA DEL RAMAL SAN FERNANDO A PICHILEMU, LIBRO QUE PERMITE CONOCER CU?NTO SE PROGRESA Y CU?NTO SE DESTRUYE

El lanzamiento del libro Historia del Ramal San Fernando a Pichilemu, 1869-2007, de los noveles escritores sanfernandinos Juan Cornejo Acu?a y Juan Cornejo Torrealba, padre e hijo, se realiz? esta vez en Santa Cruz, en el audit?rium del Museo Colchagua, en d?a reci?n pasados.
El acto cultural cont? con la presencia de Pilar Jorquera, Presidenta de la Corporaci?n Cultural "Raza Chilena"; de Jaime V?squez, director de la Biblioteca de Santa Cruz, entre otras muchas personalidades santacruzanas. Asimismo, ex ferroviarios, como el ex Jefe de Estaci?n Benedicto Gonz?lez quien es inspector del Tren del Vino; el administrador del Museo Colchagua, Marcelo Santander; y el director del Museo del Ni?o Rural, Carlos Leyton, entre otros.
Los autores -hijos de ferroviarios- presentaron su obra, la que permite apreciar "lo poco que est? en pi? del se?alado Ramal", como "de lo mucho que han terminado" los ?mulos de ATILA: primero el gobierno militar (1973-1990) y los tres gobiernos de la Concertaci?n (1990-2007) que le hacen chupete a tragarse los ramales y servicios que anta?o posibilitaron que modestos pueblos a la vera de la l?nea del ferrocarril crecieran y desarrollaran. En tanto otros, surgieran espont?neamente.
Igualmente, en la presentaci?n del libro, se destac? la gloriosa y portentosa obra que signific? que miles de obreros a punta de chuzo, pala y picota, construir un ramal -uno de los primeros del pa?s- que tiene obras de ingenier?a que fueron -en su momento- un prodigio del progreso del hombre. Como por ejemplo, el puente de hierro "Chimbarongo" o "El Maqui" que pese al paso del tiempo solo han sufrido leves -por no decir nada- embates de la naturaleza y que siguen operando como si nada. Lo que contrasta con las "maravillas" de la ingenier?a moderna -con sobreprecios de por medio- que se caen a muy poco tiempo de estar en servicio. Tambi?n, est?n los ejemplos de los tres t?neles que debieron hacerse para penetrar los cordones de cerros costinos, como El Quillay, El ?rbol -de 1960 metros, y que es Monumento Nacional- y La Vi?a; todos los cuales ahora sirven para jugar al "emboque", despu?s que por Decreto Presidencial, del Sr. Ricardo Lagos Escobar, en diciembre del 2005, autoriz? a los mismos "breas" de EFE que la tienen en la UTI, para vender los durmientes y l?nea f?rrea desde la estaci?n de Peralillo a Pichilemu. Si no se recuerdan, el mismo que -copa en mano- al inaugurar el Tren del Vino dijo solemnemente que "esta es la primera etapa de este tren tur?stico, la siguiente ser? llegar a Pichilemu".
Si bien esta fue una m?s de sus mentiras, los funcionarios del Consejo de Monumentos Nacionales quedaron FELICES con estas medidas, ya que eso les ahorra trabajo de cautelar pseudos "monumentos nacionales, patrimonio ferroviario", etc?tera, etc?tera.
?O no quedaron contentos?
"pichilemunews" que los puso en alerta y les inform? oportunamente de estas atrocidades (bueno, para nosotros que hace m?s de treinta a?os estamos preocupados del ramal), no los oy? "llorar", tampoco "contestaron", menos agradecieron nuestra preocupaci?n, seguimos creyendo que est?n felices con lo sucedido.
Bien, nos subimos a los rieles imaginarios ..., para seguir con estos j?venes y autodidactas escritores. Hay que decir y recalcar que -despu?s de mucho batallar y de creer en el apoyo de algunas autoridades- lograron sacar su libro, para lo cual debieron "concursar" y obtuvieron recursos para ello.
Pese a que a?n no tenemos en nuestras manos la obra presentada, sabemos que re?ne valioso material, puesto que "pichilemunews" conoci? el texto original digitado, ocasi?n en que comprometimos nuestro apoyo con fotograf?as antiguas. Y, por cierto, lo cumplimos mucho antes, ya que parte de las fotograf?as de la obra son reproducciones de nuestros archivos.
Y obviamente que -ya entregados los correspondientes ejemplares a organismos oficiales, para que se distribuyan en Bibliotecas- esperan tambi?n, que la comunidad aprecie su trabajo de a?os de investigaci?n y adquiera el libro. Por de pronto, tienen el compromiso de la Fundaci?n Cardoen -que recibi? un obsequio por su proyecto del Tren del Vino- de distribuirlo de partida en el tren tur?stico, en el Hotel Galer?as Nacionales en Santiago, en el Hotel Santa Cruz Plaza, en la Vi?a Santa Cruz y Museo de Colchagua, el que es visitado por cientos de turistas tanto nacionales como extranjeros.
Finalmente, debemos decir que los j?venes historiadores hicieron un reconocimiento a Carlos Cardoen, entregando a su esposa, Pilar Jorquera, un cuadro por su labor de rescate en el tema ferroviario, al igual que otras personas, tales como Gladys Manosalva, Marcelo Santander, Sergio Antunao y a la propia Pilar Jorquera.
M?s tarde, se realiz? un recorrido por el Museo y, posteriormente, un vino de honor ...
Qu? m?s podemos decir de la obra. En realidad nada m?s, solamente decir que es mejor que la adquieran para que se den cuenta como hay cara duras, que dicen que progresamos. ?Claro, a la par que destruyendo!
Publicante Pichilemunews @ 9:32
 | Enviar Noticia