Viernes, 21 de diciembre de 2007
HISTORIA DE SALITRE Y MAR - Iquique y La Pampa

Record?bamos y sab?amos que algo m?s sobre lo sucedido aquel 21 de diciembre de 1907 sal?a en un documento, hasta que buscando lo encontramos. Se trataba de un libro gr?fico denominado "Historia de Salitre y Mar - Iquique y La Pampa" que se nos obsequiara a quienes asistimos, el a?o 2003, al Congreso de Alcaldes y Concejales de la Asociaci?n de Municipios de Chile.
Aparte de hermosas fotograf?as que testimonian ese glorioso pasado del puerto iquique?o y de las Salitreras de Tarapac?, tambi?n se mencionan diversos acontecimientos y hechos que marcaron la historia ligada al "oro blanco". Y, c?mo no, la masacre de obreros salitreros realizado en un d?a como hoy -21 de diciembre- de hace 100 a?os, tambi?n era parte de este libro.
No agregaremos ning?n comentario m?s, sino lo que se expresa textual en esta publicaci?n ya citada. No obstante, har? un alcance: Cerca de cuatro a?os despu?s de este negro suceso, lleg? a Iquique un pichilemino; el que -aparte de su labor netamente pastoral- se "enfrasc?" en un "mete y ponga" con una peruana -Bel?n de Z?rraga- a ra?z de sus encendidos discursos liberales y anticlericales, ya en conferencias o en la prensa escrita, y donde el Vicario Apost?lico era blanco de sus ataques habitualmente. De todo esto, prepararemos un art?culo pr?ximamente, basados en el libro de un sacerdote belga que investig? y estudi? ese per?odo, escribiendo luego el libro "Jos? Mar?a Caro, Vicario Apost?lico de Tarapac?". Uno de cuyos ejemplares tenemos. Ah? salen citas textuales, cuyo tono -de seguro- sorprender? por ambos lados.

Santa Mar?a de Iquique
El 21 de diciembre de 1907 tiene lugar la masacre de cientos de obreros del salitre en la Escuela Santa Mar?a y Plaza Manuel Montt, marcando la irrupci?n del Estado en un territorio caracterizado por la supranacionalidad de empresarios (ingleses, principalmente) y trabajadores (chilenos, peruanos, argentinos; aymaras, quechuas). La busca del ejemplo dr?stico, llegando al terror, en que se empecinaron los salitreros, imposibilit? la salida no violenta, acallando con la metralla las justas -y por lo tanto, nunca desmedidas- demandas de los obreros que permanecen arraigados en la memoria popular, trascendiendo, incluso, las fronteras. Y no fue solamente la escuela el escenario (de) la violencia: los episodios de La Coru?a y Maroussia, dejan profundas marcas en la memoria de los pampinos, en un cap?tulo largamente negado en la Historia Nacional.
Cabe se?alar que las primeras organizaciones de obreros se realizan en el norte. En 1890 los lancheros inician una temprana huelga en Iquique, que se expande a las caletas y la pampa misma y, hacia 1900 organizan la Combinaci?n Mancomunal de Obreros, llenado a generar (en) el Presidente Riesco las primeras leyes sociales. Vinculado al mismo movimiento, surge una abundante prensa y actividad cultural obrera, e incluso, hacia 1913 motivadas por las conferencias de Bel?n de Z?rraga y pol?ticas liberales, nacen las primeras organizaciones feministas.
No pasaron muchos a?os desde los hechos de Santa Mar?a, para que, en 1910 y a?os siguientes. Grupos de exaltados nacionalistas reunidos en las Ligas Patri?ticas, al amparo del poder pol?tico, procedan a chilenizar, violentamente, los territorios incorporados, intimidando y desarraigando a todo aquel o aquello que fuese a pareciese peruano.
La soberan?a se instal? as? en forma, no s?lo en Iquique, sino que en Tarapac?. El sistema educacional y el servicio militar completar?n, en las d?cadas siguientes, la tarea de integrar y homogeneizar esta parte de Chile que hab?a mantenido, hasta entonces, su condici?n de crisol de nacionalidades.

PETITORIO DE LOS OBREROS HUELGUISTAS (Extracto)

- Aceptar que mientras se supriman las fichas y se emita dinero sencillo cada Oficina, (?sta) reciba la de otra oficina y de ella misma a la par ....
- Pago de los jornales a raz?n de un cambio fijo de 18 peniques.
- Libertad de comercio en las Oficinas en forma amplia y absoluta.
- Cierre general con reja de fierro de todos los cachuchos y chulladores, so pena de pagar 5 a 10.000 pesos de indemnizaci?n a cada obrero que se malogre.
- En cada Oficina habr? una balanza y una vara al lado afuera de la pulper?a y tiendas para confrontar pesos y medidas.
- Conceder local gratuito para fundar escuelas nocturnas para obreros.
- Que el Administrador no pueda arrojar a la rampla el caliche decomisado y aprovecharlo despu?s en los cachuchos.
- Que el Administrador ni ning?n empleado de la Oficina puedan despedir a los obreros que han tomado parte en este movimiento, sin un desahucio de 2 a 3 meses, o una indemnizaci?n en cambio de 300 a 500 pesos.
- Que en el futuro sea obligatorio para obreros y patrones un desahucio de 15 d?as cuando se ponga t?rmino al contrato.
Publicante Pichilemunews @ 11:48
 | Enviar Noticia