S?bado, 16 de febrero de 2008

PEQUEÑO RECUERDO PARA UN GRAN ARTISTA Y PERSONA: OSCAR VEGA ETCHEVERRY

 

Hace un año justo, perdimos a un amigo, pero sobretodo a una gran persona y artista: el ilustrador y pintor acuarelista Oscar Vega Etcheverry.

Un cáncer fulminante terminó en pocos meses con su vida. No obstante a ello, hasta último momento –estando con tratamientos, quimioterapia, entre otras cosas- no dejó de pintar acuarelas, una de sus pasiones.

Pasión que, en sus últimos años de vida le dio grandes satisfacciones al ser invitado –el año 2005- a exponer su obra en la exclusiva “Birmingham Watercolour Society" (BWS), de Inglaterra, donde logró el gran premio a la Acuarela Perfecta, un galardón que no se entregaba desde hace más de cuarenta (40)  años. La obra se llama “Mía, Moon Light”.

Durante el curso de 2007 recibió nuevamente una invitación para volver a Londres, y precisamente pintaba nuevas obras cuando sufrió una crisis que lo llevó al hospital y donde finalmente expiró el 16 de Febrero del año pasado.

No obstante a ser reconocido en el extranjero con su obra pictórica, en nuestro país era más conocido como ilustrador, dibujante de caricaturas donde –desde muy joven trabajó junto a destacados en ese arte- siendo en principio quien dio vida a las aventuras de Mampato.

Así y todo, por años se dedicó a pintar en la técnica de acuarelas, donde se le reconoció entre los grandes, tales como Ricardo Anwandter, Hardy Wistuba, entre otros.

No obstante a ello, grande fue nuestra sorpresa al leer el sábado recién pasado, un artículo que daba cuenta del libro de una “pintora” que se refiere a siete acuarelistas, donde menciona a los dos ya nombrados, más a Israel Roa, Oscar Gacitua, María Eugenia Terrazas, Agustín Abarca, Lea Kleiner, -grandes sin duda- pero donde no hay una línea dedicada a Oscar Vega.

Una muestra más, quizás, el típico “chaqueteo” de los chilenos o la autora –también acuarelista- pecó de egoísmo, o lo que es peor, no contar con toda la suficiente información para escribir sobre el tema.

 

AMIGO

Conocimos a Oscar Vega el año 1991. Corría ese año cuando preocupados de adherirnos a los cien años de la creación de la comuna en una reunión de la Cámara de Comercio, surgió uno de nuestros asociados y lanzó la idea de patrocinar la presentación de una Exposición o muestra de Pintura. La idea cobró de inmediato un apoyo de la asamblea, a la cual –en nuestra calidad de secretario del directorio de ese año- quedamos con la responsabilidad de conversar con el pintor y su esposa, también pintora.

El autor de la idea, el socio Félix Pino nos dio los datos personales del artista y en un próximo viaje a la capital nos contactamos en su Taller, en la calle Manuel Infante en la comuna de Providencia, en Santiago. Ya informados del viaje y propósito nuestro, de inmediato accedieron a preparar una Exposición, la que más tarde también patrocinó el municipio pichilemino; realizándose meses más tarde con pleno éxito. Acuarelas de Oscar Vega y Óleos de Ana María Encina, su esposa, fueron las obras, muchas de las cuales se quedaron definitivamente en Pichilemu, entre diversos comerciantes y empresarios.

Ese primer contacto sirvió para mantener una larga amistad y que posibilitó tres o cuatro exposiciones más en Pichilemu.

Muchas de esas obras eran motivos de Pichilemu, ya que permanentemente viajaban a la comuna, donde reside aún la madre de la esposa –hoy viuda- de Oscar Vega.

Le sobrevive su viuda, Ana María Encina Lemarchand, y sus hijos: Félix, ilustrador y dibujante de comic, quizás uno de los más reconocidos chilenos en esa modalidad que tras estar casi un año de nuevo en Chile, a raíz de la muerte de su padre, acaba de retornar hace poco a Barcelona para seguir con su trabajo, entre los cuales está el asociado a grandes guionistas españoles, entre otros.

Aparte de Félix, están dos hermanos que, también se desempeñan en el campo artístico, como músico –uno- y otro como artista audiovisual.

 

 

 


Publicante Pichilemunews @ 11:13
 | Enviar Noticia