Viernes, 04 de abril de 2008
TURISMO: INQUIETUDES DEL SECTOR A 15 AÑOS DE EXPONERSE ANTE AUTORIDADES REGIONALES

A menos de un año de su creación y en pleno fragor de la temporada veraniega de 1993, la Cámara de Turismo de Pichilemu fue invitada a exponer las inquietudes del sector, en la Sesión que tendría -en terreno- el Consejo Regional en pleno en el balneario pichilemino. Pese a las actividades propias de cada socio, el Presidente de la entidad, a la sazón Enrique Romero Lorca, aceptó el desafío y quedó comprometido con el gobernador de la época, Hernán Vieira Herrera, quien le había cursado la invitación. Otra cosa no se podía hacer ante la ocasión. Más aún, cuando la autoridad provincial había jugado un rol importante cuando dispuso al secretario abogado de la Gobernación, para asesorar a los empresarios y comerciantes que habían liderado y representado ante él la necesidad de constituir una entidad gremial para el sector poco antes. Fue así entonces, que el mandamás de la entidad gremial convocó a su vicepresidente y juntos redactaron lo que días después -el 15 de febrero de 1993- sería el documento base de su intervención. Documento que tradujo las inquietudes, más de una vez planteadas en el seno de la novel institución, y que junto con la exposición, luego se le entregó -primero- una copia al Intendente y Presidente del CORE, a la sazón Juan Nuñez Valenzuela. Y, posteriormente, a las demás autoridades y a cada uno de los consejeros regionales, vía correo.

INQUIETUDES
Una copia del documento -que redactó y firmó "pichilemunews" junto al Presidente- que conservamos en nuestro poder a modo de introducción señala lo siguiente: Aparte de la necesidad de contar urgentemente con más líneas telefónicas, las que al cabo de la inauguración de 100 líneas en 1975 y tras 18 años de uso éstas son insuficientes para las necesidades de la población. Y menos para dar un eficiente servicio a los turistas y veraneantes, los que pese a contar con teléfonos públicos, salen igual por la misma planta provocando interrupción y colapso del servicio. Se hizo ver -junto con destacar los avances de los últimos años- una serie de servicios ausentes de una ciudad con calidad de "capital provincial". No obstante, lo central de la exposición estuvo dirigido a nueve puntos que se resumieron, en:
1) Pavimentación. Si bien estaba iniciándose el último tramo de la Ruta I-50, para completar esa ruta después de décadas, se abogó para que la Ruta I-80 G (que va desde Pichilemu a Litueche y a la Central Rapel) se pavimentara también, para conectarse a la Ruta 78, a través de la vía que va desde la Represa al Cruce Las Arañas y desde allí a Melipilla, acortándose la ruta a tan solo 206 kilómetros de Santiago y ahorrándose en más de una hora el viaje. Asimismo, se hacía mención a que ello permitía -también- en avanzar en el CAMINO COSTERO hacia la vecina comuna de Navidad y hacia el Puerto de San Antonio, ruta "que más temprano que tarde" deberá pavimentarse puesto que es una necesidad en avanzar en una ruta alternativa a la ruta central (5 Sur).

2) Alcantarillado.
En este punto planteamos el alcantarillado general del radio urbano, tratamiento de aguas servidas y disposición final. Al respecto, se dijo que "estas obras se presentan hoy como la necesidad de más imperiosa ejecución, debiéndose acometer como una solución global, buscándose los recursos necesarios sin dejar de lado ninguna de las alternativas de financiamiento". Los dirigentes no se quedaron ahí, sino que sugirieron -incluso- un sistema que permitiera a todos los contribuyentes a aportar, de acuerdo a la tasación fiscal, con un porcentaje que ayudará a financiar los recursos que demandaran las obras. Todo ello en procura de mostrar el grado de interés por conseguir una solución en el corto plazo.
 
3) Agua Potable.
En este aspecto, junto con destacarse el mejoramiento de la red de distribución y sistema de almacenamiento -obras que estaban siendo ejecutadas en ese momento- se abogó por la necesidad de "encarar el estudio de nuevas fuentes de captación de agua potable que permita satisfacer la demanda de la población -estable y flotante- que cada temporada crece significativamente". Junto con ello, la asociación gremial daba indicios sobre la antigua fuente de captación de aguas subterráneas de Las Ramaditas, y mencionaba a la Laguna del Perro como una alternativa eventual; al tiempo que señalaba "al margen de la posibilidad de que se construya un tranque o Embalse que sirva a la vez para riego". Terminaba el punto expresando su esperanza que "cualquier proyecto que se presente como la mejor alternativa, el Consejo Regional brinde apoyo necesario para llevar adelante estas obras".

4) Plano Regulador.
Respecto de este tema, la Cámara de Turismo decía: "Un nuevo Plano Regulador se hace tremendamente necesario, puesto que el vigente está obsoleto, el que no cuenta con normativa y reglamentos de construcción que se requiere para que una ciudad crezca en forma ordenada y en forma armónica". Asimismo expresaba la necesidad de ampliar el radio urbano, o al menos normar la franja costera hasta Cáhuil, por el sur, y hasta chorrillos por el norte. Ello por la creciente expansión e interés de lotear terrenos aledaños a esa franja, sobretodo de Pichilemu a Cáhuil. Incluso, planteaba la necesidad de estudiar un Plano Regulador para la localidad de Cáhuil y el correspondiente sistema de Alcantarillado. Igualmente manifestaba su preocupación por la necesidad de considerar una solución para acceder a la playa de Punta de Lobos, proponiendo una solución urgente y otra definitiva, conectando "a través de una Avenida Costanera- el sector de Rapa Nui hasta el mismo Estacionamiento de Punta de Lobos, de tal forma de asegurar un acceso libre a todos los ciudadanos no solo a esa playa sino la que está en el trayecto. Planteaba también, su preocupación ante la eventual instalación de una planta "chipeadora" y un Muelle de embarque que en esas fechas se estaba estudiando. Al respecto, decía: "Cabe precisar que en ningún caso nos oponemos al progreso ( ...), no obstante, solicitamos al Consejo y a las autoridades que sean rigurosas para exigir que -antes de otorgar la concesión de la playa y autorización final para la construcción del muelle- la empresa interesada garantice que el impacto que provocará su funcionamiento no dañara el medio ambiente en ninguna forma".

5) Nuevas fuentes de Ingreso municipal.
Preocupada por los recursos escasos del municipio y que ésta pudiera satisfacer necesidades que demanda el progreso; proponía: a) Funcionamiento de un Casino de Juegos. Considerando que Pichilemu había tenido uno de los primeros Casinos de Juego en el país, solicitar de las autoridades nacionales la tramitación de una Ley que autorizara la creación de un casino y su funcionamiento en Pichilemu. Y ante la pregunta de dónde funcionaría, se respondía: ".... una alternativa sería el mismo inmueble, obviamente que restaurado, o en otro inmueble que se puede habilitar o construir ex profeso un nuevo edificio". b) También, en este tema, se proponía estudiar un tipo de incentivo a la inversión privada, alentándose a inversionistas a construir infraestructura turística "desde una cantidad de estrellas mínimas hacia arriba- haciéndose acreedores a franquicias que -autorizadas por los organismos y/o servicios competentes- les permitiera redituar, como acontece en otras zonas en casos especiales.

6) Patrimonio Arquitectónico, Histórico y Cultural.
En este punto, la Cámara de Turismo volvía abogar por el edificio del ex Casino, señalando: "... Declarado Monumento Nacional en 1988, este título no otorga recursos para su restauración y necesariamente hay que buscar por otros medios y personas del sector privado para que lo adquieran y restauren". Lo mismo con el hotel Ross, el que pese a no tener el título y estilo del anterior, tiene su valor y "vale la pena abogar por un destino de él". Similar inquietud expresa por la Estación de Ferrocarriles, catalogándolo como sigue: "Este recinto que resulta más histórico que los anteriores -por el progreso que representó en la época- es necesario y urgente que la Empresa (...) lo restaure a la mayor brevedad ...; al tiempo que -indica- "En consideración a que la Empresa (...) no tiene ningún interés en su conservación ni mucho menos en su restauración, sugerimos que el municipio pichilemino solicitara la donación de ese inmueble a cambio de su RESTAURACIÓN y de convertirla en un MUSEO; rescatándose de paso muchas cosas históricas de gran valor, y que convertirían (...) el lugar en un atractivo más para ofrecer a quienes nos visitan".

7) Banco.
En este punto, la institución gremial hacía ver que "tras 9 años de funcionamiento éste no satisface las necesidades de sus clientes en cuanto a sus servicios y espacio físico que dé las mínimas comodidades". Al tiempo que manifestaba la necesidad que el edificio cumpliera con esos requerimientos mínimos, hacía ver lo urgente y necesario de que esa entidad bancaria estableciera una Caja de Cambio de moneda. Ello por la creciente visita de extranjeros durante todo el año y que deben recurrir a la informalidad para solucionar el problema de falta de moneda nacional, no siempre con un trato justo. El punto 8 e refería a la calidad de ciudad balneario, de tal forma de que aquello se reflejara al momento de la distribución de recursos, por cuanto un balneario debe entregar buenos servicios no solo los establecimientos privados, sino los públicos. Y, en ese contexto, en procura de ello, los servicios públicos ven sobrepasados su capacidad de atención con la población flotante; evidenciándose sobretodo con el Hospital. Y el punto 9, se relacionaba con la Conciencia Turística, que no solo deben tenerla quienes "hacen turismo o están insertos directamente en el sector", sino las autoridades quienes tienen "creerse el cuento" e invertir en promoción -a nivel de región- potenciando cada uno de los hermosos lugares y puntos de interés de nuestro territorio. Tal cual hacen otras regiones que nos llevan la delantera aún cuando su "oferta turística" es menor a la que puede ofrecer la Región de O’Higgins.

AYER Y HOY
Al cabo de 15 años de ese documento se puede decir -con no poca satisfacción- que gran parte de lo allí expuesto se ha solucionado. Aunque lo más prioritario aún no se ve: el Alcantarillado y Planta de Tratamiento de Aguas Servidas, aunque acaban de iniciarse las obras que permitirán dar solución definitiva a esas deficiencias. Y paralelamente, se abre la posibilidad cierta de recuperar un paseo público perdido: la Laguna de Petrel. Y en otro aspecto si bien está lejana la posibilidad de contar con un Casino de Juegos (aunque no imposible, en el futuro), el edificio que alguna vez lo albergó está en franco proceso de RESTAURACIÓN, debiéndose concluir a fines de año. La Estación de Ferrocarriles -que también fue preocupación- si bien no está completa tras el incendio que la afectó en Abril de 1991, lo que quedó fue RESTAURADO por la Cámara de Turismo de Pichilemu con recursos del Fondart y sector privado.
El Bancoestado -única entidad bancaria, entonces- si bien aún no tiene edificio propio está desde hace algunos años en un inmueble más amplio y cuenta con Cambio de Moneda, Cajero Automático. Paralelamente, funciona otro Banco -del Desarrollo- con Cajero Automático. Aparte de otros tres establecimientos privados que cuentan con cajero automático.
El Plano Regulador vigente es fruto de un nuevo proceso que cuida varios aspectos y donde la entidad gremial participó activamente para que fueran considerados. No obstante, hay interesados en cambiar algunas normativas que volverían a permitir "chacrerío" lo cual hace que hay que permanecer atentos y denunciar la "permeabilidad" de ciertos funcionarios y autoridades. Otro aspecto que no está totalmente resuelto -pese a obras en ese sentido- es el referido a fuentes de captación de agua potable. En el año 1995 se optó por una "solución política" para traer aguas desde el estero Nilahue, a través de un sistema de "punteras", aún cuando se les advirtió a los ingenieros que en verano el estero se seca y sale agua salada. Pese a que en la realidad sucedió lo que indica la "voz de la experiencia" por sobre las soluciones "ingieneriles y políticas", ya que se quemaron generadores de alto costo al chupar aire en lugar de agua, se sigue insistiendo con ese proyecto y -según nos hemos informado- se están instalando más punteras en el sector. Pero en el mejor de los casos, en verano sacarán "salmuera".
Hay que agregar que esa solución más política que técnica significa que esas aguas hay que traerlas hasta Pichilemu por cañerías de casi 20 kilómetros para ser tratadas y ahí, recién distribuirlas. En tanto todas las localidades cercanas a esas cañerías "que llevan agua" no tienen derecho a ese servicio, quedando marginadas hasta hoy de la posibilidad de ser beneficiarios. Hoy, la Laguna El Ancho -donde la empresa de agua potable tiene parte de los derechos de agua- y que es la principal fuente de abastecimiento de Pichilemu está prácticamente seca.
Publicante Pichilemunews @ 21:55
 | Enviar Noticia