Lunes, 14 de abril de 2008

BERLIN, EL CORRALERO, JORGE ARAVENA, PICHILEMU Y LABOR CREATIVA

Aunque en más de una ocasión hemos escrito sobre uno de nuestros hijos ilustres de Pichilemu, el artista Jorge Aravena Llanca, éste nos sigue sorprendiendo a través de sus cartas desde Berlín, Alemania –donde reside- vía mail, ya personales o esta última colectiva que remite a varios de sus amigos acá en Chile.

En efecto, nos llega –a varios con mensajes incluidos- una nota donde nos ilustra aspectos desconocidos hasta ahora de esa hermosa canción que hiciera famosa el “eterno” Pedro Messone con su especial versión de “El Corralero”, donde por varios minutos hace –a quien la oye, al menos al suscrito- situarnos en el papel del dueño del caballar que tras prestar por años sus importantes servicios, acaba como muchos dando sus últimos suspiros de vida en el corral o en un rincón del campito soñado.

Pero eso no es todo, Jorge Aravena nos lleva a hacer pensar indirectamente que él, como otros, son pioneros del Video Clip, esas creaciones de imágenes en movimiento y/o estáticas que recrean una canción y que desde hace un par de décadas son una condición “sine quanon” a cualquier artista que tenga pretensiones de ser uno que destaque en el firmamento de estrellas musicales.

Porque digámoslo. Hace cuarenta años no existían los Video Clip. Estoy hablando año 1966 aproximadamente. Al menos en Chile, claramente NO, pues la televisión recién estaba iniciándose –más masivamente- a partir del Mundial de Fútbol del año 1962 realizado en el país.

Y ya verán ustedes porque digo lo que digo. Vamos pues al texto que reproducimos de la nota que nos envía Jorge Aravena Llanca:

“Queridos amigos.

Ahora que tengo sonido y he aprendido a buscar extrañas cosas en internet, dí con una en Youtube que quiero compartirla con ustedes. Es de la etapa juvenil de mi vida en Argentina, cuando incursionaba en el periodismo gráfico y acompañaba a las estrellas del folklore a todos los festivales del folklore argentino en provincias. 

Todo ocurrió por el primer viaje que realicé en mi vida hacia Chile. Me dediqué, sin asco, al vino tinto; a mirar las estrellas de las noches de Pichilemu; a los poetas Teillier, Cárdenas, Carvajal y otros, y a los cantores populares. Peñas y reuniones privadas me dieron material para aprender mucho más y darme cuanta qué atrasado estaba en todas las cosas que esperanzaban mi vida. Pues bien, en una de esas visitas escuché cantar a Sergio Souvalle que me enseñó su recién compuesta canción El Corralero.

Debí regresar a la Argentina y ahí ya cantando a pleno pulmón, difundí El Corralero, oxigenado por las salinas de Cáhuil. La aprendió un gran amigo mío: Hernán Figueroa Reyes, uno de los cantantes de más éxito por entonces en  toda la Argentina. Con él y el director de la revista Folklore, Félix Luna, donde yo trabajaba, fuimos a Salta y ahí se filmó una de las películas más importantes del folklore argentino: "Ya tiene comisario el pueblo", con las estrellas más destacadas del cine de ese entonces. Me pidieron que actuara en la película creyendo que yo era el autor de la canción.

Ahora intruseando en Youtube la encontré de casualidad y quiero compartirla con ustedes. Deben buscar en Youtube: HERNAN FIGUEROA REYES "EL CORRALERO"

Yo soy el que le pasa el cuchillo, y el que al final lo está mirando con lágrimas en los ojos. Qué tiempos? Qué recuerdos?

Aquí en Berlín he compuesto música para películas de cine y televisión, en algunas me han solicitado lo mismo: que aparezca de vez en cuando”.

Más adelante, Jorge Aravena entrega varios mensajes personales; pero sigue:

“Una alegría compartir con Uds. parte de mi juventud, acompañado de amigos que ahora ninguno está en esta tierra, polvo son y en polvo iré hacia ellos, pero como dijo Francisco Quevedo "En polvo enamorado".

Y finalmente se despide: “Un fraterno abrazo del viejo Vizcacha, ex che garrafa, o che garufa”.

Y remacha: “Y viva el Macaya y Pichilemu / sobre una ola gigante, / la más soberbia, la más rubusta, / fiel como los amores de antes”.

EMBAJADOR

Este aspecto que nos muestra nuestro Hijo Ilustre –galardón y distinción entregada por el Concejo Municipal, el 21 de Mayo de 1997, en una ceremonia pública, en la tierra de sus ancestros- nos indica, a la vez, el tremendo rol que por su propia voluntad e iniciativa ha desplegado en el campo musical, entre otros, Jorge Aravena Llanca, donde su trabajo, arduo, prolífico, lo ha llevado a varias ciudades de Chile, lo mismo en Argentina donde vivió su infancia y gran parte de su juventud hasta emigrar –primero- a Ecuador y posteriormente saltar a Alemania donde se afincó.

No obstante, esa enorme distancia no ha sido obstáculo a estar unido a Chile, su patria, no solo a través de cartas a sus amigos, sino de obras concretas –en Chillán, donde mostró su obra literaria y fotográfica referida al eximio pianista Claudio Arrau, ocasión que tuvimos de ser partícipe de la jornada inaugural- en la comuna de El Monte una obra musical y literaria referida a Manuel Rodríguez Erdoiza; exposiciones en Pichilemu sobre Neruda –en conmemoración de su Natalicio- homenaje a O’Higgins; exposición en homenaje a su compadre el poeta Jorge Teillier, en la Biblioteca Nacional, son solo alguna de las muestras que lo vinculan a su tierra. Asimismo, una serie de seminarios y charlas en la Universidad penquista, sede Chillán y una Cantata a O’Higgins.

Y, como si todo fuera poco, cantidad de proyectos, algunos de los cuales han quedado –sin respuesta de parte de las cabezas pensantes de la región, en el tema cultural- como por ejemplo relacionado con el Libertador O’Higgins –nombre de la región- con miras al Bicentenario.

Pero esto no es de ahora nada más. Antes de irse desde nuestro continente, a principios de la década del ’70 armó la exposición literaria “Rostro poético de Chile”, la que inauguró en Buenos Aires con el auspicio de la Embajada y que mostró orgullosamente no solo a sus nobeles –Gabriela Mistral y Pablo Neruda- sino a decenas de nuestros más insignes poetas a lo largo y ancho del tiempo.

Sabemos de otros proyectos pero los dejaremos a la espera de que maduren y cristalicen ojala cuando las mentes sean más abiertas y los campos reciban la semilla creadora sin atisbos de egoísmos estúpidos, discriminatorios.  

 

 

 


Publicante Pichilemunews @ 13:23
 | Enviar Noticia