Lunes, 21 de abril de 2008

HISTORIAS FERROVIARIAS: UN MAQUINISTA EJEMPLAR



Por: Juan Cornejo Acuña y Juan Cornejo Torrealba (*)       

San Fernando, Abril del 2008.
Abnegada y eficiente fue la labor  que desarrollaron muchos maquinistas que recorrieron nuestra línea central y sus Ramales, queremos destacar entre ellos a Don Pedro Segundo Castro Villalobos, oriundo de San Fernando, hijo de Don Pedro S.Castro Santander y de María mercedes Villalobos Arelluna. Nació el 19 de Mayo de 1932, casado con Ana Eliana Aedo Troncoso con la cual tuvo tres hijos: Ana María, Mónica Gilda y Pedro Castro.

Ingresó a ferrocarriles el 30 de Abril de 1956 después de haber trabajado en la compañía de teléfonos de San Fernando dejando en su puesto a Don Juan de Dios Acuña Pavez el cual es tío de uno de los autores del Libro  “Historia del Ramal san Fernando a Pichilemu 1869 al 2007” de Juan Cornejo Acuña, Libro de gran éxito en San Fernando y muchos rincones de Chile y algunos chilenos del extranjero que viajaron a su patria para adquirirlo, su padre siempre le dijo a Don Pedro que su profesión era ser Maquinista y un buen ferroviario.

Comenzó como fogonero de segunda, maquinista de tercera (Maquinista de patio), maquinista de segunda, hasta llegar ha ser un excelente maquinista de primera, estudioso de por vida de las Locomotoras y máquinas, es una biblia de las locomotoras a vapor y maquinas diesel, al conversar con el da la plena satisfacción de que  las conoce de memoria, como si fueran sus hijas.

En su historial nos relata que fue maquinista de segunda en los cargueros Nº 307 y 305 que llegaban hasta la ciudad de Talca y maquinista de primera lo fue en el tren 11  y en el 37 Santiago a San Fernando, también lo hizo como maquinista en el 1005 automotor que llegaba hasta Chillán sin parada y en el 1023 y 1024 en el rápido la frontera que llegaba hasta Temuco. También hizo sus recorridos en las locomotoras tipo ochenta la 806 y la 839 entre algunas que recuerda y las tipo cien como la 1101,1009 y 1010, también fue maquinista en los Ramales de Las Cabras y en el Ramal a Pichilemu.

Entre recuerdos nos cuenta sobre la locomotora 904 que en el año 1950 dejó un no muy pequeño cráter en la vía férrea al reventársele la caldera ya que al maquinista y su ayudante se les olvidó cortar el paso del petróleo y las válvulas de escape se trabaron explotando la caldera.

El 25 de Abril de 1968 realizó el curso para locomotoras eléctricas tipo 30 y 32, este fue en Santiago en la maestranza San Eugenio y tuvo una duración de cuarenta y cinco días hábiles.

Entre los años 1969 a 1970 fue maquinista de primera de las tipos 30 y 32 en Santiago y entre 1971 y 1973 en San Fernando, volviendo a Santiago el año 1974, jubilando en ferrocarriles en 1983.

Nos dice que el último tren que manejó fue el nocturno Alameda a Chillán el Nº 7.

Con mucha alegría nos dice que el año 1987 fue partícipe del hermoseamiento que se le hizo a la locomotora Nº 607 tipo 57 en San Fernando.

Es por ello que hemos querido elogiar con nuestras palabras y destacar la calidad humana de un hombre abnegado y persistente en sus principios y el cual siempre estuvo al servicio de ferrocarriles del estado teniendo en mente la de realizar siempre una buena obra ferrocarrilera de un amante de las máquinas..

En la Foto: De izq. a der,  Don Pedro Castro de pollerón rojo y pantalón mezclilla.

(*): Padre e hijo, historiadores de San Fernando.


Publicante Pichilemunews @ 14:02
 | Enviar Noticia