S?bado, 03 de mayo de 2008
FERROCARRILES: A LA GLORIA CON PRESIDENTE BALMACEDA, A LA MUERTE CON LOS DESTRUCTORES DEL PATRIMONIO FERROVIARIO "As? como las aguas fecundan la campi?a ?rida y seca y la vuelven risue?a y la cubren de mieses, as? la locomotora y los carros de acero abren en el valle y en la monta?a el surco donde germina el trabajo, se acrecientan los productos, se derrama el capital y se agita la poblaci?n que vive con el sudor de su frente ...". El texto precedente es parte del discurso de un visionario Presidente de Chile, al referirse al ferrocarril, sistema de transporte que permitir?a al pa?s progresar m?s r?pidamente, transportar carga y personas, abaratando fletes, acortando distancias, mejorando las comunicaciones, etc?tera. Esas palabras las expres? Jos? Manuel Balmaceda Fern?ndez, el 6 de enero de 1889 al inaugurar obras ferroviarias en lo que es nuestra regi?n.. Hoy, en un radical cambio de pol?ticas este medio de transporte, en el cual el Estado invirti? millones y millones de recursos, desde 1973 a 1990 -en el gobierno militar, y de esta ?ltima fecha a 2008- vemos los chilenos el sistem?tico aniquilamiento de ferrocarriles, con una serie de cambios, planes trienales y quinquenales que no llevan a ning?n destino, salvo algunas excepciones que constituyen "islitas", en un oc?ano de desaciertos, la empresa estatal ferrocarrilera se sumerge en la (in) acci?n y en la ineficiencia de sus ejecutivos. Incluso, actualmente, algunos de ellos formalizados por la justicia por irregularidades que est?n siendo investigadas. Quiz?s, algunos se preguntar?n a raz?n de qu? el tema y aquella frase del ex Presidente Balmaceda, ?verdad? Ese recuerdo no viene de casualidad, sino porque hoy "pichilemunews" recibi? -de parte de su autor- un ejemplar del libro "Cultura Ferroviaria de San Fernando y sus Ramales", obra financiada por el Fondart 2007 que recientemente se lanz? oficialmente el d?a 17 de abril reci?n pasado, acto que tuvo lugar en la ciudad capital de la provincia de Colchagua. Su autor, es el profesor e investigador sanfernandino que ya ha escrito cinco libros: El primero de ellos "Monumentos Nacionales de Colchagua" (1981), como co autor junto a Pedro Marchant, Mario Peruzzi, Ra?l Leal y Fernando Gonz?lez; sigue "Jos? Gregorio Argomedo" (1992); "Energ?a y Motores en nuestra tierra huasa de Colchagua" (1996), y "Arte Rupestre Precolombino en el Tinguiririca", escrito este en coautor?a con el arque?logo Hans Niemeyer Fern?ndez. Las famosas Palomitas, en la Estaci?n de San Fernando. Foto: Marcos Chamudes - Archivo Fotogr?fico Nacional El ejemplar finamente impreso en papel couch?, nos trae 150 p?ginas de material hist?rico de los ferrocarriles con hermosas fotograf?as, pero m?s que estad?sticas, trae relatos de varias personas -actores de primera l?nea (y tambi?n de "o?das"), como ex ferroviarios- sobre diversos aspectos sociales ligados estrechamente al ferrocarril, desde una perspectiva no abordada a?n en otras publicaciones, lo que da un relieve humano tremendo que nos permite apreciar a?n m?s esa portentosa obra comenzada a mitad del siglo XIX y, que lamentablemente, ha venido siendo borrada, hecha desaparecer, vendida, saqueada y robada. La lectura de esta obra -sin duda, como a nosotros- les har? recordar, a?orar tiempos idos maravillosos, pero si tiene cada uno sangre ?y no horchata- ?sta lo llevar? a indignarse tanto con aquellos funcionarios investidos del poder omnipotente -Federic y Darrigrandi, como los verdugos de Ferrocarriles en el gobierno militar- como a unos cuantos de los gobiernos de la Concertaci?n que han seguido haciendo "mierda" a una empresa estatal. Y c?mo no, podr? recordar y concluir c?mo pueden existir "car ? palos" que -como candidatos al Parlamento- prometieron "el oro y el moro" para hacer llegar el ferrocarril nuevamente a Pichilemu, y que posteriormente olvidaron toda promesa en ese sentido. Es m?s, se hicieron c?mplices al ignorar las denuncias responsables que el propio autor del libro encabez? -junto a diversas instituciones de la regi?n, ex ferroviarios, y algunos medios de comunicaci?n- dando cuenta de cada barbaridad que se iba cometiendo en nuestra regi?n. Es m?s, recordar? c?mo una alta autoridad gubernamental puede ofrecer, anunciar que "la pr?xima etapa del Tren del Vino ser? llegar a Pichilemu", y pasado poco m?s de un a?o, firma el decreto que le permite a EFE a licitar las l?neas f?rreas desde Peralillo a Pichilemu, y sepultar el ofrecimiento. ?H?ganse ese numerito ... ? Tambi?n podr? adivinar qu? quiso decir otro Presidente con eso de "estando en la miel, todo se pega". Sin embargo, no solo de eso se escribe, sino de historias ver?dicas: de actos heroicos -de hombre y mujeres- de tragedias de personas y accidentes ferroviarios. Tambi?n de la historia de cada Estaci?n que fue surgiendo en los ramales Las Cabras-El Carmen (desde la Estaci?n Pelequ?n), iniciado en el a?o 1889, pero que -como muchos fue "sepultado", y en el Ramal San Fernando a Pichilemu. Conocer? c?mo fueron surgiendo construcciones -caserios, en el entorno de estaciones y que, con el correr del tiempo se transformaron en pujantes pueblos, de la nada, algunos, a florecientes ciudades gracias al ferrocarril. El mismo sistema que, desde la d?cada del ?70 sigue de mal en peor. Ah, y c?mo no: Muchas an?cdotas, personajes populares, etc?tera. Asimismo, podr? conocer todos los detalles de la acci?n de qui?nes han rescatado material ferroviario hist?rico -invirtiendo tiempo, recursos- y c?mo despu?s otros usufruct?an de ellos, ignor?ndolos (nadie sabe para qui?n trabaja). Una obra que usted, debe buscar, leer y recomendar. Y, cuando llegue la ocasi?n, reaccionar en contra de todos aquellos vendedores del patrimonio ferroviario que nos legaron visionarios en el pasado. Mucho del cual solo es posible hablar y escribir de ?l y no apreciarlo, ni disfrutarlo.
Publicante Pichilemunews @ 12:47
 | Enviar Noticia