Jueves, 10 de julio de 2008

BALLENA GIGANTE VARADA EN PLENA AVENIDA ORTÚZAR ESPERA A QUIENES VISITEN PICHILEMU EN VACACIONES DE INVIERNO

 

El 26 de Febrero, el 22 de Abril y 21 de Mayo del año recién pasado nos referimos a lo que estaba haciendo el artista pascuense Cristian Tuki, en Pichilemu: Su mural en Sernapesca y una obra monumental dentro de un establecimiento turístico, como –también- una analogía con muralistas mejicanos que incursionaron en nuestro país.

Hoy, es para contarles sobre su nueva obra: una gigantesca ballena varada en Avenida Ortúzar frente a la calle Federico Errázuriz, en lo que es un muro natural en donde está empotrada una de las casonas más antiguas del balneario construida, justamente por quien fuera dueño de varias cuadras en el sector centro de lo que es Pichilemu urbano: don Daniel Ortúzar Cuevas, constructor del Muelle que pocos años después fuera declarado Puerto Menor por el Presidente José Manuel Balmaceda Fernández y que, paradojalmente, fuera quemado en los primeros días de marzo de 1891 en el marco de las primeras escaramuzas de la revolución que enfrentó al Parlamento con las fuerzas leales al Presidente Constitucional.

Pero, aunque nos entusiasmamos con la historia, es sobre la nueva obra del artista Cristian Tuki que queremos decir otras palabras.

La ballena –idea y lugar preciso que le planteamos al artista- aún con algunos pequeños detalles que faltan ya está causando el asombro y admiración de los propios pichileminos como de los turistas que llegan igual en el “invierno cruel”. Su dimensión de más de 25 metros de longitud y cerca de cuatro de alto –en su cabeza- capta a un ejemplar de ballena en una actitud que sobrecoge por su realismo; mérito de Tuki que sencillamente logrará se constituya como otro icono del balneario y que seguramente tendrá en los niños sobretodo en sus más asiduos visitantes.

  Una vista parcial del ejemplar de ballena que está “varada” en Avenida Ortúzar frente a la Plaza “Arturo Prat” y bajo la casona que pertenece al Centro Naval “Esmeralda”, en Pichilemu. La obra es del artista pascuense Cristian Tuki (Foto: J. Nasser G.).

“pichilemunews” felicita a Cristian Tuki, como también a quienes quieran se hayan sumado a la iniciativa, detalles que aún no tenemos la certeza de quiénes sean. Pero para el caso da lo mismo. Lo más importante es que han contribuido a una excelente iniciativa que tendrá sus frutos, pues se une a otros atractivos de Pichilemu.

Y en estas próximas vacaciones que ya comienzan es una muy buena ocasión para que la imagen de esta ballena llegue a todas partes, al margen de su recorrido que empieza hoy a través de “pichilemunews”.  

21 de Mayo de 2007.

ARTISTA DE ORÍGEN PASCUENSE QUIERE CONTRIBUIR A POTENCIAR TURÍSTICAMENTE A PICHILEMU

Cuando hace algunas semanas escribimos del pintor y muralista pascuense, Cristián Tuki, decíamos que era el autor del mural en dependencias exteriores de la oficina de SERNAPESCA, donde había pintado una ballena y una cría, obra que destacamos por lo hermosa, aparte de otras consideraciones.
Posteriormente, volvimos a referirnos a este pintor -sin conocerlo personalmente- señalando que estaba realizando por encargo de un particular una obra que sabíamos estaba quedando grandiosa. Y decíamos -también- que estábamos de alguna manera colaborando y que ya teníamos ganada una invitación para la inauguración que está sin fecha precisa, pero cercana.
Indicábamos igualmente, que nuestro deseo era verla terminada; pero un hecho que se acercó inexorable nos obligó a cambiar de planes y -contactados con el dueño del espacio donde se está pintando- accedimos a conocerla antes.
¡¡Fue, obviamente para mejor en todo sentido!!, ya que ello nos permitió admirar la obra prácticamente terminada, solo con leves detallitos y donde, igualmente, prometimos el apoyo para salvarlos, lo que a estas alturas -con toda seguridad- debe haber ocurrido, puesto que antes de un par de horas, ya habíamos enviado fotografías de la época que se precisaba.
La obra de la que estamos hablando es de cerca de ocho metros de largo por tres de alto, fácil. Y ahí muestra lo que fue Pichilemu desde años muy pretéritos, con algunas obras que siguen enhiestas pese a los años, como de actividades que caracterizan puntos de interés turístico de la comuna. Sin duda encantará a quienes vean este mural.
Sin embargo, falta otro mural -al frente- cuyo tema no estaba del todo claro; pero después de nuestra sugerencia, se "aclaró", pues tras conversarlo fuimos a conocer la sugerencia, que en pocas horas fue facilitada para ser pintada. Y si se acoge finalmente, sin duda, llamará la atención, pues corresponde a una visión del Puerto de Pichilemu, pintada en Londres a fines del siglo XIX y, que "pichilemunews" la tiene.

CACHALOTE
Nuestra visita permitió, además, conocer al artista pascuense, que de verdad físicamente no lo parece pues sus rasgos no son lo típico de lo que habitualmente conocemos. Sin duda la madre es continental, de ahí que aparte de su apellido solo tiene el talento artístico de la mayoría de los pascuenses.
Igualmente, conocimos de su interés de contribuir a resaltar la característica turística de nuestra comuna y aprovechar puntos estratégicos que podrían potenciarse claramente.
Cuando supimos de un ejemplo, estuvimos inmediatamente de acuerdo; pues sin duda se transformaría en un verdadero "icono", donde todos los turistas querrían fotografiarse. Sería muy central, donde hay un "cachalote" de más de 30 metros intentando hacerse al océano que está a escasos doscientos metros.
Si usted agudiza su visión podrá descubrirlo; pero la idea es pintarlo con los colores reales de un cachalote, para que la obra quede ESPECTACULAR.
El lugar esta en lo que, técnicamente se llama ESPACIO NACIONAL DE USO PÚBLICO, pero que de alguna manera -para realizarlo- hay que considerar la opinión de una institución aledaña; cosa que -creo- no será difícil de aunar voluntades cuando se conozca que se trata de una iniciativa positiva y que, de alguna forma, enaltecerá ser partícipe.
Por cierto ello no solo requiere de voluntad, sino de patrocinio oficial para adquirir la pintura necesaria y cancelar los honorarios del artista, muy justo por lo demás. Pero todo ello se puede salvar, si se cuenta con el auspicio de una empresa de pinturas. ¿Por qué no?
Otra alternativa es concursar en el Fondart, pero ello es someterse a toda la burocracia oficial y si es del gusto o no de los jurados; los que muchas veces han privilegiado un "falo gigante", a un "Simón Bolivar afemeninado", a obras que denigran a Padres de la Patria o a héroes nacionales, por dar algunos ejemplos de algunos idóneos jurados y, aunque digan que hay total transparecia, a veces hay más "trampa rencias".
Mientras ocurre lo uno o lo otro, hacemos votos para que estas iniciativas cuenten con el respaldo oficial y/o de instituciones afines al destino turístico de Pichilemu.


Comentarios