Lunes, 21 de julio de 2008

EL CENTRALISMO Y LA “CULTURA DE LA CORRUPCIÓN” NOS DAÑAN COMO REGIÓN Y ALEJAN A LA JUVENTUD DEL REGISTRO ELECTORAL”. 

Por Sergio Cuevas Droguett - Ingeniero

Para combatir la corrupción, minimizar el centralismo y la nominación de algunos compadres en puestos técnicos y políticos claves, se necesitan dos millones de jóvenes con el valor de María Música, para que empuñen, no un jarro con agua,  sino que un lápiz para inscribirse en  los registros electorales de la comunas donde viven y “vaciar” su decisión frente al nombre del candidato que le merezca más confianza. Así se romperá, poco a poco, la camarilla de la criolla politocracia  santiaguina, que haciéndonos creer que son de partidos distintos, se reparten entre sí, la torta política de las regiones. 
     Dejemos de ser “gallinas asustadizas” que tenemos que andar pidiendo por favor lo que nos corresponde, rechacemos con nuestro voto a autoridades que no se atreven o no son capaces de levantar la voz contra  las injusticias que se cometen con las regiones. 
   Fácil es demostrar que las cifras de inversiones asignadas a regiones no corresponden a las invertidas en ellas. Una buena parte de esas asignaciones se “enreda” en los múltiples ministerios o departamentos  de cuoteo político que le sacan más de una tajada en supuestos estudios, asesorías, viajes a terreno, viajes a ver equipos al extranjero, becas de especialización, etc., para después llegar a la región con estudios malos o incompletos o erróneos o, simplemente con rendiciones fraudulentas, etc.  Algunos botones emblemáticos: Sobresueldos corruptos MOP-CIADE,  fraudulenta  licitación en el Registro Civil, Viviendas sociales  de 15 metros cuadrados, tren EFE en Osorno, Tren EFE en Concepción, reparaciones bujas de las Líneas férreas, puentes que se caen, cárceles nuevas que hay que demoler, etc. 
  En el Diario El Rancagüino, 19/07/08, Carta al Director  del Profesor de Estado Carlos Poblete Ávila, titulado “La vasija de agua ministerial” en parte dice:
“La muchacha del jarrón lo hizo…
No fue la mejor forma de proceder. Ella ha demostrado en sus intervenciones que tiene recursos verbales y políticos, esto no es menor. Ella es una joven luchadora.
Hace unos días  el ministro vocero del gobierno, señor Vidal dijo: “Estamos hasta la coronilla”. Se refería a un nuevo episodio de desfalco o “desorden” cometido por funcionarios del régimen, también a la caterva de burócratas ineptos,  apoltronados en los diversos servicios del país, parásitos inútiles.
Se preguntarán en el gobierno ¿Hasta dónde está la gente con este desgobierno y crisis que hoy existe?” 
¡Jóvenes y no tan jóvenes!, aún hay tiempo de inscribirse. Háganlo, voten por el que les parece más honrado y mejor; pero anoten lo que promete, para después de cuatro años, si no cumplió ¡fuera!.  



Comentarios