Domingo, 27 de julio de 2008

LA COMUNA DE PICHILEMU DARÁ “PEGA EXTRA” AL TRICEL POR EL MASIVO CAMBIO DE INSCRIPCIONES DE ELECTORES HACIA EL BALNEARIO

 

- ¿Nuevos electores quieren ir a votar o a tomar aires costinos?

- Se dice que hasta “periodistas” de Rancagua se inscribieron en Pichilemu. ¿Será verdad? ¿Quién paga pasajes, viáticos y estadía en hoteles?

 

A la suma de 12 mil 455 electores llegó la cantidad de inscritos en la comuna de Pichilemu hasta ayer sábado 26, plazo que culminó ayer para afiliarse a un partido polítco –como para desafiliarse- y para proceder a inscribirse en los Registros Electorales, ya por primera vez o para cambiar la respectiva inscripción electoral.

Así nos lo informó ayer una fuente que nos merece plena confiabilidad. Sin embargo, tal como ya lo expresábamos en un artículo de días pasados, la cantidad aparte de ser altísima para Pichilemu, por cuanto esa es la cantidad aproximada de habitantes de la comuna, desde que se abrieron los registros electorales nunca había ocurrido una “inscripción tan masiva y cambios de inscripción electoral”, lo que llama la atención notariamente.

Para unos cuantos “analistas políticos” locales estaríamos frente a un acarreo gigantesco de inscripciones; en tanto para otros, en un escándalo mayúsculo que nuevamente pondrá en la palestra a Pichilemu por actos que no se condicen con la realidad. Y que dará pié a que más de algún candidato –ya a concejal o a alcalde- presente la respectiva acusación a la instancia pertinente para que investigue y –en mérito a la acción- proceda a tomar las medidas correspondientes; tal como ocurrió en la comuna de La Estrella en la elección de 2004, donde ahí –también- se produjo un notorio incremento de cambios hacia esa comuna, precisamente la que tiene menor cantidad de habitantes en la provincia Cardenal Caro.

En el caso que está ocurriendo en Pichilemu, hay –por cierto- que descontar y/o restar desde la cifra de 12.455 electores inscritos, a las personas que han cambiado su inscripción hacia otras comunas –por una parte- y a los fallecidos, por otra; pero que en ningún caso harán descender la cifra que hoy registran los libros.

Como dato en Pichilemu se tuvo que abrir el Libro Nº 20, en varones, llegando a 87 varones, de un total de 350 cupos por libro. Y el Libro Nº 17, en mujeres, llegando a 69 cupos del total de 350.


Comentarios