S?bado, 02 de agosto de 2008

BODADILLA DA CONFIANZA ES EL ESLOGAN DE UNA DE LAS PRINCIPALES CARTAS A OCUPAR LA ALCALDÍA DE PICHILEMU

 

A menos de una semana de inscritos, ya algunos candidatos a alcalde –como Bodadilla, en Pichilemu- y concejales empiezan a desplegar recursos publicitarios para posicionar el nombre en el universo electoral pichilemino.

 



Tal como lo señalamos, el candidato Independiente a alcalde Fortunato Bobadilla Acevedo, en la lista de la Alianza, es la carta más seria al curul alcaldicio y, que tras una larga experiencia en diferentes cargos en su quehacer profesional, de alta responsabilidad, muestra una trayectoria de incuestionable desempeño.

Será –sin duda- la persona que sabrá ser valorada por el electorado que está cansado de que Pichilemu sea basureado por un irresponsable proceder, donde ha quedado más que demostrado que quienes le apoyaron políticamente –parlamentarios, partidos y electores- se equivocaron rotundamente. Más aún los políticos de esos partidos, que conociendo de sus trayectorias y serie de actuaciones poco “santas” fueron surgiendo y escalando peldaños del poder.

Quienes ayer los criticaron y cuestionaron su gestión –incluso con presentaciones en la Contraloría Regional y TRICEL- fueron en su momento los “malos, los mala leche, los picados, los polémicos, etcétera, etcétera- pero la VERDAD se impone y la justicia paso a paso ha dejado las cosas en su justo lugar.

Quienes fuimos parte y excepción entre la mediocridad, lamentamos que en su momento no hayamos sido oídos, escuchados, y haya sido la comunidad pichilemina quien ha pagado los platos rotos con todo el desprestigio que ello ha significado.

Lamentablemente, muchos se han preocupado más del prestigio propio que de la serie de irregularidades, que por largos años se han venido realizando en la comuna; quedándose callados, haciéndose cómplices de éstas.

Esperamos que la comunidad, ahora más conciente de la realidad y de quiénes son unos y otros, elijan a la persona correcta.

Bodadilla es una de ellas. Por Pichilemu esperamos que –al igual que el 2004- la comunidad le apoye masivamente.

Es demasiado el tiempo perdido a las puertas de que Chile cumpla 200 años de vida independiente.

 


Comentarios