Viernes, 08 de agosto de 2008

LA SAL DE CAHUIL “COBRA” VALOR Y SERÁ EXPORTADA

 

-                    Iniciativa fue propuesta a “moros y cristianos” hace casi una década pero autoridades le dieron poca pelota.  Algunos “oyeron solo lo que quisieron oir” (para dejar tranquilo a quienes insistíamos y apoyábamos la idea).

-                    Lamentablemente, por esa miopía de aquellos políticos, la idea es ahora aprovechada por empresas lejanas a quienes la producen.

-                    La idea era que los pequeños productores y sus familias fueran quienes se beneficiaran directamente.

 

Hace ya poco más de ocho años, el empresario rancaguino Carlos Von Unger –radicado en Pichilemu- con su Complejo Turístico “Dunamar” dio a conocer a los pichileminos una de sus ideas: Agregarle valor agregado a la sal de Cáhuil y desarrollar esa deprimida área productiva en beneficio de sus pequeños productores y elevar su calidad de vida.

Muchos nos preguntamos cómo.  En tanto, otros, nos preguntamos, no será otra de aquellas ideas, tomada de políticos que nunca se cumplen y quedan allí por siempre, despertando esperanzas que luego mueren como muchas otras.

Pero no, explicó que uno de sus amigos, el profesional y funcionario del gobierno francés Bernard Cavallié le había contado que en Francia, en Guerandé los habitantes del lugar producían sal con métodos tan antiguos y rudimentarios como en Cáhuil. Es más, que en momentos aquellos productores habían pasado por tantas o más dificultades que los cahuilinos con la poca productividad y poco valor de la sal ; pero -¡¡EUREKA!!- a alguien se le ocurrió DARLE VALOR AGREGADO y todo cambió para ellos.

En efecto, consiguieron apoyó oficial y lograron de tal forma “darle valor agregado” y hoy la SAL DE GUERANDÉ se comercializa en los más exclusivos supermercados y es usada por los más renombrados chef del mundo.

Aquella sal es rotulada en sus envases como Sal de Guerandé. ¿La de Cáhuil será rotulada como tal?

Veamos el artículo que nos trae esta noticia y, posteriormente, el artículo que escribiéramos hace casi una década en nuestro website.

 

La sal de mar –de Cáhuil- otro producto de exportación que llega a mercados internacionales

 

Por David Pérez Arce -  www.elcachapoal.cl

Rancagua.  Se dice que desde el año 1800 están en vigencias las “salinas de Cáhuil  que obtienen sal con un proceso natural, pues es el sol quien le presta la mayor ayuda, para realizar la evaporación del agua y dejar el producto que es la sal, de consumo diario.

Las faenas de las salinas de Cáhuil han pasado a formar parte de la historia de ese pequeño villorrio, donde sus habitantes se sienten identificados con esta producción, producto que se transportaba hasta mercados nacionales, como materia prima y que suele llegar a los consumidores  en envases más llamativos.

Faltaba algo mas, era como llegar con este producto a los mercados internacionales y esto empezó tímidamente y ha ido adquiriendo interesantes ribetes para convertirse en otro producto de exportación, que sale desde la Región del Libertador hacia mercados extranjeros.

Lo que parece ingenioso, es que esta sal de Cáhuil, se ahuma y se le agregan sabores, y el primer escenario internacional que aprobó esta iniciativa fue a los Estados Unidos de Norteamérica.

Todo sucedió en el mes de Marzo cuando llegó con el nombre de “Chileanpacific Sea Salt” se presentó en la feria Nancy Food de Nueva York.

El próximo paso que estará dando este producto, es llegar a la Feria de Alimentos Sial, en París, que estará realizándose en Octubre de este año.

El proceso se inicia cuando la sal pasa por varios filtros hasta ser depositada en una cámara de acero inoxidable y se mantiene con este humo durante 8 horas para que tome el sabor.

Hoy ya cuentan con varias líneas de ahumado, una de ellas el tradicional que se hace en roble americano, le da un sabor a campo al producto, además del merken.

Otras de las variedades es la mezcla de esta sal de mar ahumada, con tomates y hongo deshidratado, orégano y ajo

En Chile se esta comercializando en Santiago, en algunos establecimientos comerciales altamente especializado en este tipo de productos de cocina
La iniciativa de sacar este producto, es de Sonia Luna, una mujer cubana, muy emprendedora, que partió con un capital semilla, a través de CORFO y esta en proyecto aumentar el volumen  de exportación, de este producto tan natural, la sal de mar, cuyo principal atractivo es la forma artesanal como se obtiene secreto ancestral de la gente de Cáhuil en la comuna de Pichilemu.

 

En www.pichilemunews.cl

 

SAL  DE  CAHUIL  PODRIA  SER  EXPORTABLE

 

La sal de Cáhuil  -cuya actividad productiva enfrenta serios problemas- podría en un futuro cercano  cambiar radicalmente, de ser un producto alimenticio depreciado a ser un producto con “valor agregado”  que lo convertiría en la vedette de las mesas de los mejores gourmet.

En efecto, gracias a los contactos del empresario pichilemino Carlos Von Unger con el funcionario del  gobierno francés Bernard Cavaillé, con asiento en Buenos Aires, se han conocido de los avances que en  su país de origen se ha logrado con la sal artesanal que se produce en las salinas de Guérande, en cuya  producción  se  usan  similares  métodos  y  herramientas  a  los  usados  en  Cáhuil,  Pichilemu.

Y, aunque en Guérande hace 30 años hubo problemas similares a los que se viven en Cáhuil, se logró  revertir la situación a tal extremo que hoy la Sal de Guérande está en los supermercados de todo el  mundo.

Hace poco más de un mes, Bernard Cavaillé se reunió con autoridades comunales y salineros, para  reiterar su disposición de servir de intermediario, de tal forma de aprovechar la voluntad de un experto de  su país, el profesor Fréderic Borie, del Liceo Profesional de Guérande, de viajar a Chile a realizar un  diagnóstico y estudio de la sal de Cáhuil.

Como resultado de la reunión se acordó solicitar formalmente al Presidente de la Asociación Univer - Sel   la posibilidad de establecer instancias de acercamiento y dar inicio a una etapa de intercambio, a fin de  permitir en Chile una experiencia similar a la surgida en Francia.

La nota, está firmada -por cuatro salineros, entre ellos el presidente de una Cooperativa de salineros-  alcalde y concejales de Pichilemu, y de los presidentes de las Cámaras de Turismo, y de Comercio  de  Pichilemu.

Lo que se espera de esta nota, es la aceptación a lo solicitado y la visita -en principio- del experto  francés; de cuyo diagnóstico y estudio depender en gran parte que junto con mejorar las condiciones  productivas de la sal, cambie a la vez notoriamente la calidad de vida de los salineros y sus respectivas  familias.

Estaremos atentos a seguir informando .... 

 

 

 

 

-                    Iniciativa fue propuesta a “moros y cristianos” hace casi una década pero autoridades le dieron poca pelota.  Algunos “oyeron solo lo que quisieron oir” (para dejar tranquilo a quienes insistíamos y apoyábamos la idea).

-                    Lamentablemente, por esa miopía de aquellos políticos, la idea es ahora aprovechada por empresas lejanas a quienes la producen.

-                    La idea era que los pequeños productores y sus familias fueran quienes se beneficiaran directamente.

 

Hace ya poco más de ocho años, el empresario rancaguino Carlos Von Unger –radicado en Pichilemu- con su Complejo Turístico “Dunamar” dio a conocer a los pichileminos una de sus ideas: Agregarle valor agregado a la sal de Cáhuil y desarrollar esa deprimida área productiva en beneficio de sus pequeños productores y elevar su calidad de vida.

Muchos nos preguntamos cómo.  En tanto, otros, nos preguntamos, no será otra de aquellas ideas, tomada de políticos que nunca se cumplen y quedan allí por siempre, despertando esperanzas que luego mueren como muchas otras.

Pero no, explicó que uno de sus amigos, el profesional y funcionario del gobierno francés Bernard Cavallié le había contado que en Francia, en Guerandé los habitantes del lugar producían sal con métodos tan antiguos y rudimentarios como en Cáhuil. Es más, que en momentos aquellos productores habían pasado por tantas o más dificultades que los cahuilinos con la poca productividad y poco valor de la sal ; pero -¡¡EUREKA!!- a alguien se le ocurrió DARLE VALOR AGREGADO y todo cambió para ellos.

En efecto, consiguieron apoyó oficial y lograron de tal forma “darle valor agregado” y hoy la SAL DE GUERANDÉ se comercializa en los más exclusivos supermercados y es usada por los más renombrados chef del mundo.

Aquella sal es rotulada en sus envases como Sal de Guerandé. ¿La de Cáhuil será rotulada como tal?

Veamos el artículo que nos trae esta noticia y, posteriormente, el artículo que escribiéramos hace casi una década en nuestro website.

 

La sal de mar –de Cáhuil- otro producto de exportación que llega a mercados internacionales

 Por David Pérez Arce -  www.elcachapoal.cl

Rancagua.  Se dice que desde el año 1800 están en vigencias las “salinas de Cáhuil  que obtienen sal con un proceso natural, pues es el sol quien le presta la mayor ayuda, para realizar la evaporación del agua y dejar el producto que es la sal, de consumo diario.

Las faenas de las salinas de Cáhuil han pasado a formar parte de la historia de ese pequeño villorrio, donde sus habitantes se sienten identificados con esta producción, producto que se transportaba hasta mercados nacionales, como materia prima y que suele llegar a los consumidores  en envases más llamativos.

Faltaba algo mas, era como llegar con este producto a los mercados internacionales y esto empezó tímidamente y ha ido adquiriendo interesantes ribetes para convertirse en otro producto de exportación, que sale desde la Región del Libertador hacia mercados extranjeros.

Lo que parece ingenioso, es que esta sal de Cáhuil, se ahuma y se le agregan sabores, y el primer escenario internacional que aprobó esta iniciativa fue a los Estados Unidos de Norteamérica.

Todo sucedió en el mes de Marzo cuando llegó con el nombre de “Chileanpacific Sea Salt” se presentó en la feria Nancy Food de Nueva York.

El próximo paso que estará dando este producto, es llegar a la Feria de Alimentos Sial, en París, que estará realizándose en Octubre de este año.

El proceso se inicia cuando la sal pasa por varios filtros hasta ser depositada en una cámara de acero inoxidable y se mantiene con este humo durante 8 horas para que tome el sabor.

Hoy ya cuentan con varias líneas de ahumado, una de ellas el tradicional que se hace en roble americano, le da un sabor a campo al producto, además del merken.

Otras de las variedades es la mezcla de esta sal de mar ahumada, con tomates y hongo deshidratado, orégano y ajo

En Chile se esta comercializando en Santiago, en algunos establecimientos comerciales altamente especializado en este tipo de productos de cocina
La iniciativa de sacar este producto, es de Sonia Luna, una mujer cubana, muy emprendedora, que partió con un capital semilla, a través de CORFO y esta en proyecto aumentar el volumen  de exportación, de este producto tan natural, la sal de mar, cuyo principal atractivo es la forma artesanal como se obtiene secreto ancestral de la gente de Cáhuil en la comuna de Pichilemu.

En www.pichilemunews.cl 

DE  LA SAL DE CAHUIL  PODRIA  SER  EXPORTABLE

 

La sal de Cáhuil  -cuya actividad productiva enfrenta serios problemas- podría en un futuro cercano  cambiar radicalmente, de ser un producto alimenticio depreciado a ser un producto con “valor agregado”  que lo convertiría en la vedette de las mesas de los mejores gourmet.

En efecto, gracias a los contactos del empresario pichilemino Carlos Von Unger con el funcionario del  gobierno francés Bernard Cavaillé, con asiento en Buenos Aires, se han conocido de los avances que en  su país de origen se ha logrado con la sal artesanal que se produce en las salinas de Guérande, en cuya  producción  se  usan  similares  métodos  y  herramientas  a  los  usados  en  Cáhuil,  Pichilemu.

Y, aunque en Guérande hace 30 años hubo problemas similares a los que se viven en Cáhuil, se logró  revertir la situación a tal extremo que hoy la Sal de Guérande está en los supermercados de todo el  mundo.

Hace poco más de un mes, Bernard Cavaillé se reunió con autoridades comunales y salineros, para  reiterar su disposición de servir de intermediario, de tal forma de aprovechar la voluntad de un experto de  su país, el profesor Fréderic Borie, del Liceo Profesional de Guérande, de viajar a Chile a realizar un  diagnóstico y estudio de la sal de Cáhuil.

Como resultado de la reunión se acordó solicitar formalmente al Presidente de la Asociación Univer - Sel   la posibilidad de establecer instancias de acercamiento y dar inicio a una etapa de intercambio, a fin de  permitir en Chile una experiencia similar a la surgida en Francia.

La nota, está firmada -por cuatro salineros, entre ellos el presidente de una Cooperativa de salineros-  alcalde y concejales de Pichilemu, y de los presidentes de las Cámaras de Turismo, y de Comercio  de  Pichilemu.

Lo que se espera de esta nota, es la aceptación a lo solicitado y la visita -en principio- del experto  francés; de cuyo diagnóstico y estudio depender en gran parte que junto con mejorar las condiciones  productivas de la sal, cambie a la vez notoriamente la calidad de vida de los salineros y sus respectivas  familias.

Estaremos atentos a seguir informando .... 

 

 

 


Comentarios