S?bado, 09 de agosto de 2008

DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA SE QUEDÓ CORTO: NO EXISTEN PALABRAS PARA EXACTAS PARA DESCRIBIR CEREMONIA DE JUEGOS OLÍMPICOS

 

En efecto, tras ver la ceremonia anoche por TVN de la inauguración de los Juegos Olímpicos en la capital China, Beijing, nos quedamos absortos pensando cómo definir ese espectáculo que –calificativos que le pongamos- se quedan cortos con toda esa magnificencia y despliegue de fantasía multicolor, creado por el talento chino y milenario.

Repetir conceptos, etapas, sería inoficioso pues no encontramos aquellas palabras exactas para hacerlo. Si coincidir –¡cómo no!- con los diversos titulares que le tributa la prensa y medios de comunicación de todo el Orbe.

Y sin pretender entregar una brizna de negativismo, quizás lo único que faltó, el único detalle que echamos de menos fue que ellos mismos –los chinos- hubieran inventado y dado a conocer al mundo “una nueva palabra” para agregar a los diccionarios de los diferentes idiomas y dialectos.

Ello habría sido quizás la “guinda” a esa gran torta o “nido de pájaros” de aquella sorprendente obra arquitectónica que es el Estadio Nacional de China. Pero quizás fue la misma característica del pueblo chino –de bajo perfil- la que no dejó salir aquella palabra y no exponerse a ser tildados de soberbios. Aunque que, como anfitriones, podrían haberse dado ese gustito porque lo de anoche será difícil de igualar.

Desde este distante rincón del mundo, “pichilemunews” saluda al pueblo chino y a la medalla de oro que ellos han logrado por todo lo mostrado anoche, hacemos votos para que los deportistas de tantas naciones presentes consigan sorprendernos también en las pistas, en los campos de juegos, con sus performance, en un clima de paz y hermandad.

Pero no todo –en horas similares- ha sido de tanto regocijo. A pocos centenares de kilómetros, la guerra ha irrumpido entre rusos y georgianos. Quiera Dios que la paloma de la paz –desde China- vuele y traiga el fin rápido al conflicto que pone un nuevo foco de tensión en el mundo.    


Comentarios