Mi?rcoles, 13 de agosto de 2008

DRA Y CMN: “PODEMOS SER DEL CAMPO, PERO DE AHÍ A SER DE LAS CHACRAS ESTÁN MUY EQUIVOCADOS”

 

-          Hay que ser muy, pero muy “mensos” para ponerle aluminio a un edificio centenario que es Monumento Nacional. Y menos en su fachada principal.

-          Ahí hay que ponerle “maderas nobles, puertas con estilo” y no aluminio. Es como un “poroto” en una paila marina.

-          Mal que mal, son más de 600 millones de pesos y no pueden venir a poner cualquier cosa. ¿Dónde está el Consejo de Monumentos Nacionales, CMN, que deja a la Dirección Regional de Arquitectura, DRA, que se ponga cualquier cosa?  El Inspector “Vista Fiscal” se ha dado cuenta, los arquitectos, los …?

 

Pichilemu. Urgente. Estuvimos escasas horas en Pichilemu el domingo recién pasado y descubrimos en una somera mirada de “segundos” las aberración arquitectónica que se está haciendo en la fachada principal del edificio del ex Casino Ross que está en restauración y a pocos meses de que sea entregado.

En efecto, pasamos en vehículo y constatamos el avance en las obras –en que se están invirtiendo más de 600 millones de pesos, por parte del gobierno regional- pero a la vez vimos que en la fachada principal, donde debido al carácter de edificio público que tendrá, se debió –de acuerdo a la normativa vigente- ensanchar la puerta de acceso principal, lo que se justifica. Pero de ahí a ponerle “aluminio” es muy diferente. Ni siquiera aluminio anodizado se justifica allí, Quizás (quizás) en las fachadas que están expuestas directamente hacia el norte y las secuelas de las lluvias.

Debido a nuestro “cacharriento” equipo (PC) y al menos tiempo que disponemos, no habíamos hecho ver este problema a quienes corresponde; aunque no se saca mucho con hacerlo, porque estos organismos “son ciegos y mudos” cuando quieren serlo.

Sabemos de casos y de denuncias que hemos hecho respecto a transgresiones a monumentos nacionales y zonas típicas, donde que hayan hecho algo efectivo –para corregir tales irregularidades- no se sabe absolutamente nada.

Pero no por ello, nos vamos a quedar callado y como los avestruces, actitud que toman muchas veces funcionarios y autoridades.

Es así que nos alegramos que hayan surgido voces –como de Oscar Aguilera y otras personas- denunciando públicamente y haciendo ver tal aberración, como ocurrió el pasado lunes en programas radiales.

Esto que ocurrió, significa que hay algunos miembros de la comunidad vivos, expectantes, atentos a lo que afecta a nuestra comuna. ¡Felicitaciones!

Ojala quienes se dicen ser defensores del patrimonio nacional –en este caso arquitectónico- levanten la voz para que las autoridades regionales tomen las medidas inmediatas y cambien las especificaciones técnicas con respecto a la fachada principal, en lo que se refiere al acceso principal. Eso al menos, sino todo el estilo arquitectónico y magnificencia de la construcción –que albergó a uno de los primeros Casinos de Juego en el país- se irá al suelo. Y quedará más ordinario que “un avión con parrilla”.

 

CAMBIOS

“pichilemunews” como Don Antonio de Petrel han estado abogando por más de veinte años por un mejor destino de esta construcción –como de otras- realizada por Don Agustín Ross Edwards, a través de diferentes artículos periodísticos que tenemos en nuestros archivos. Y hicimos muchas gestiones para presionar y llegar a estas instancias. Ante el “tranco cansino de funcionarios y autoridades” en este tema hicimos las gestiones para interesar a la facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile. Ello significó una serie de reuniones y visitas de profesionales de la FAU a ver el estado del edificio, hacer un informe y un presupuesto DETALLADÍSIMO de cuánto salía realizar el proyecto arquitectónico para la Restauración y Habilitación del referido edificio. Un par de millones más “barato” que lo que decía “a vuelo de pájaro” más que “a ojo de buen cubero”, que era la respuesta de la DRA, en su momento, que tiraba cifras sin ningún respaldo.

Nuestra gestión fue más allá, ante la burocracia estatal propiciamos la firma de un Convenio entre la FAU y el municipio pichilemino que permitiría realizar el proyecto arquitectónico y ser cancelado por la última en cuotas. Se estuvo a punto, hasta que reaccionaron en la DRA, sobretodo cuando coordinados por “pichilemunews” invitamos a una reunión a la FAU, organizada por la DRA y la Dirección Regional de Cultura, en Pichilemu.

“pichilemunews” se consiguió el escenario ideal: el comedor del Hotel Ross, al frente del parque y a pasos del ex edificio Casino.

Llegó la arquitecta de la DRA, la profesional Paula Abud, y el director regional de Cultura Héctor Henríquez (con quien habíamos coordinado). Acá le esperaba el Director de Obras Municipales, el profesional Francisco Valdivia, la jefe de proyectos del municipio, la profesional Marcia González; el encargado de cultura municipal, el profesor Jorge Torres y el suscrito, como concejal y encargado del tema cultura y turismo.

El tema de la reunión era ver el “avance” de las gestiones a nivel regional para con el destino del ex edificio del casino –propiedad municipal, adquirido en 1995- el cual desde unos años antes estaba concensuado que sería destinado como un espacio para la cultura, considerando que había una política y recursos destinados para rescatar edificios patrimoniales como ese.

Mis invitados –cartas bajo la manga- desde Santiago tuvieron un atraso porque el conductor de la Van no se conocía el camino; pero llegaron minutos después de iniciada la reunión.

Cuando ello sucedió, el ambiente quedó gélido. Era como estar en la Antártica.

El suscrito hizo una pequeña introducción al respecto, dándole a conocer a los funcionarios regionales que ello se debía al INTERÉS que la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile había demostrado respecto al edificio del ex casino. Y de los contactos oficiales que –a esas alturas- tenía el municipio con ellos. Aunque el enrarecido ambiente no se arregló mucho, permitió que la reunión prosiguiera con la evidente incomodidad de algunos que parecía estuvieran sentados en un ají. También nuestros invitados, pero éstos –para tranquilizar a los otros- dijeron: “De acuerdo a estas gestiones que, parece, ahora están avanzando en la región, queremos decir que nuestra intención no va más allá de participar en un llamado a Licitación que se haga al respecto, en igualdad de condiciones, adquiriendo las bases como debe ser ..”

Esta precisión ayudó un poco más para descomprimir el ambiente ..

En la ocasión, Henríquez habló que ya tenía el compromiso de la autoridad regional para el 50% del valor del costo del proyecto arquitectónico (pero siempre hablando con cifras alzadas, sin un respaldo de un estudio, de un Presupuesto). Y que el otro 50% lo estaba conversando con el Ministro Weinstein.

La reunión por fin terminó e invitamos a todos los participantes a un almuerzo en la Hostería Rex. Ahí la cosa fue más distendida y se pudo conversar más suelto.

De ahí en adelante, las gestiones –un buen tiempo “aletargadas” en el nivel regional- se agilizaron …

Pero si bien finalmente se hizo el proyecto arquitectónico –donde participamos de dos o tres reuniones con la firma consultora a cargo, junto a otros dirigentes y gestores culturales- hoy siguen algunos detalles que hay que buscarle solución; como es el caso del aluminio, por nombrar alguno.

¿Se darán por enterados en la DRA y en el CMN?

¡Esperaremos un tiempo prudente!   

 


Comentarios