Viernes, 22 de agosto de 2008

¿Quién les cree a los políticos?

Por Mauricio Pérez Araya  - www.elcachapoal.cl 

La política y especialmente los políticos cada día más pierden credibilidad.

Sólo ayer a última hora decidieron no acceder al bono que ellos mismos se estaban instalando porque de verdad es una vergüenza.

Gracias a mi oficio tengo la posibilidad de conocer a gente de distintas edades, mis sobrinas de 14 y 13 años junto a sus amigos, otros de 22 años, los treintones y cuarentones y todos sin excepción dudan en decir que no se inscribirán y que los políticos mienten.

De verdad que es un tanto dramático pensar en esto, puesto que al momento de elegir a los gobernantes ¿Quién lo hará?

Personalmente pienso que esto está podrido, puros favores, que si perteneces a un partido tienes trabajo, pero al momento de comenzar a elaborar un tema….nada.

Carlos Arellano comenzó su campaña para alcalde hace cuatro años diciendo que Pedro Hernández debía más de 200 millones….él ahora tiene un déficit de 1.500 millones, de que hablamos.

Elías Cid se salvó en dos oportunidades, hasta con un indulto presidencial, pero la tercera no le resultó…..para que hablar de Pichilemu….entonces ¿Se puede creer de verdad en la política?

Los jóvenes me hablan de corrupción, que son mentirosos que no cumplen las promesas y que siempre salen resguardados por la justicia.

Piensen un poco que con el dinero que se farreraon en EFE se podría haber construido la línea férrea hasta Puerto Montt, se han caído puentes, casas mal construidas para los más pobres, impuesto abusador a las bencinas y combustibles caseros.

¿Por quién hay que votar entonces?

Definitivamente por la persona que nos de trabajo….nada más.

Recuerdo cuando se quebró el Partido Nacional y se formó la UDI con Jaime Guzmán, ahora la DC esta con el mismo problema con la formación de los colorines, el PPD lo mismo, Chile Primero, y los radicales ni que hablar si ahora son Radicales Social Demócratas.

Si realmente los políticos quieren llamar la atención de los jóvenes, deben ser consecuentes con lo que dicen, de lo contrario menos inscritos habrá.

Por si fuera poco, si le toca ser vocal de mesa es un verdadero castigo, con apenas un pancito y un jugo y todo el día dándole.

Si se pudiera me retiro del registro electoral…de verdad, no tengo ganas de seguir en este juego.

 

 

 

 


Comentarios