Viernes, 29 de agosto de 2008

UNA PÉRDIDA RADIAL QUE NOS DEJA PERPLEJOS: RAÚL PALMA VERA

 

Hace unos días indirectamente recordamos al destacado hombre radial, Raúl Palma Vera, quien el año 1981 aceptó una iniciativa planteada por el Centro de Hijos y Amigos de Pichilemu para organizar el primer tour a nuestro balneario con el objetivo de incentivar el turismo de invierno.

La iniciativa había partido de nuestro amigo y compañero de colegio, Manuel Pacheco Vargas quien era uno de los entusiastas que participó de la creación de la institución que reunía a jóvenes estudiantes pichileminos, como a quienes estábamos trabajando en la capital del país, aparte de amigos de nuestro Pichilemu.

Pues bien, difundido a través del programa dominical –de alta audiencia- “Que lindo es Chile”  el tour que se realizó en Semana Santa de ese año fue todo un éxito. Más de cincuenta personas fueron –tanto en un bus especial- como en sus propios vehículos y que se agregaron en los recorridos programados por nuestra institución. Fue tal el éxito, que nuevamente en Fiestas Patrias del mismo año, se organizó otro tour y don Raúl se sintió motivado a crear la Agencia de Viajes con elmismo nombre de su programa.

Varias fotografías del primer tour están en nuestros archivos como fiel testimonio de esa visita, que permitió hacer dos programas enteros dedicados a Pichilemu con entrevistas a personajes locales: cocheros, salineros, pescadores deportivos, el balsero Alberto Guajardo, al cura párroco Luis Ramírez, a los poetas populares Antonio Alvarez Gaete “Ganchete” y a Raimundo León Morales; a nuestro escritor José Arraño Acevedo; etcétera, etcétera.

Le conocimos y supimos de su profesionalismo y don de hombre sencillo, pese a sus innumerables reconocimientos otorgados por diversos organismos y entidades.

Años antes habíamos conocido a su hermano Carlos y a su familia. Precisamente una de sus sobrinas, Cecilia, estuvo por varios años a cargo de su oficina en Providencia con Luis Thayer Ojeda, quien también organizó tour a Pichilemu.

Muchos años pasaron hasta que, el año 2002 más o menos, al asistir a una actividad de alcaldes y concejales en la hermosa ciudad de Puerto varas, nos lo encontramos ahí. Nos saludamos y nos contó que estaba residiendo en esa ciudad y, por supuesto, cubriendo el evento para una emisora local.

Justamente una semana atrás, en una visita a Manuel Pacheco, actual rector del Instituto Profesional EACE, al acordarme de don Raúl, éste me dijo ¿supiste que falleció?

No estaba completamente seguro de aquello, así que empezamos a averiguar y lo único que encontramos al respecto, es el texto de una nota del Diario El Mercurio, publicado en Enero pasado.

Fue por casualidad que,  apareció en el blog de la profesora Melisa Lagos Arraño, con raíces pichileminas y de Ciruelos, quien es una entusiasta de todo lo cultural y relacionado con Pichilemu, Peralillo, entre otros puntos geográficos de la vieja Colchagua.

Gracias a ella, inesperadamente nos confirmó esta noticia ya añeja, pero que es insoslayable no referirse a este hombre que hizo por nuestra comuna, más que muchos..

   

 

Sábado 26 de enero de 2008

Raúl Palma Vera
Contador y hombre de radio.
Sureño, nacido en Llanquihue en 1927, estudió en el Instituto Superior de Comercio, titulándose como contador público hace cincuenta años. Estaba casado con Marioly Larrea Arrate y tuvo dos hijos. Inició el ejercicio de su profesión en Puerto Montt, haciéndose cargo de los asuntos contables de distintas empresas de la provincia. A su actividad mercantil agregó la de las comunicaciones, y en 1947 comenzó a trabajar para
la Radio Minería, en la que difundió el conocido programa "Qué lindo es Chile", que perduró por espacio de 35 años. En 1952 participó en la creación del Círculo de Periodistas Deportivos de Puerto Montt, siendo secretario del mismo hasta 1956. En los tres años siguientes trabajó en el Servicio de Impuestos Internos de Valdivia. Fue en esa región donde cristalizó su inquietud principal, al hacerse cargo de la radioemisoras "Concordia" de La Unión y "Sur" de Valdivia, extendiendo su trabajo de difusor para dar a conocer, a través de la radiotelefonía, los alcances de la Ley Tributaria puesta en vigencia. En 1960 se radicó en Santiago, donde vivió durante más de tres décadas. En la capital desempeñó actividades en el campo publicitario, colaboró en Radio "Portales" y también en Radio "Del Pacífico", donde estuvo a cargo de su programa "Siempre en Domingo", que acogió a provincianos solos y enfermos que llegaban a Santiago, para ayudarlos y atender sus necesidades básicas.

Su acción motivó la cooperación de un crecido número de voluntarios que se sumaron a esa causa solidaria. Su preocupación por la comunidad y la difusión constante que realizó acerca de nuestro país, el folclore, la cultura y la música chilena, le fue reconocida tanto por la Asociación de Radiodifusores de Chile (Archi), que en 2005 le otorgó el galardón a la "Figura Radial del Año" por su programa "Que lindo es Chile", como por la Academia Chilena de la Lengua, que cinco años antes le entregó los premios "Alejandro Silva de la Fuente" y "Doctor Rodolfo Oroz", por el buen uso del idioma en su labor de comunicador. Además, como un homenaje a su larga trayectoria, la comuna de Peñalolén, en Santiago, bautizó con su nombre a una de sus poblaciones. Raúl Palma Vera, residente en Puerto Varas durante los últimos quince años de su vida, trabajó durante las seis décadas que dedicó a la radiodifusión chilena para destacar lo nuestro. Su último programa lo dedicó al "Roto Chileno", emblema de nuestra tradición patria, cuya figura poco se recuerda en la actualidad. Es indudable que la labor que ejerció con esfuerzo y constancia durante tantos años constituye un legado para quienes persiguen fomentar, a través de la radio, el espíritu de unidad entre los chilenos. Por eso, diversas personalidades regionales y parlamentarias coincidieron en señalar que la antigua radiodifusión chilena había perdido a un gran hombre y su valioso aporte a la sociedad

URGENTE

Lamentable la noticia que confirmas, aunque te confieso, fue más fuerte cuando recién me lo contaron y sobre todo me acordé de ti que lo conociste más.

Me vienen al recuerdo esos Domingos por la mañana en Radio Minería, aquí en Providencia con Tobalaba, donde nos hacía poner la “carne de gallina" el escuchar el nombre de nuestro terruño y con el entusiasmo y énfasis que él lo daba. Recuerdo esas campañas para llevar turistas en Semana Santa, en fin tantas y bonitas vivencias que tuvimos junto a él en aquellos años en que Pichilemu era un pueblo y empezaba a caminar hacia la pequeña ciudad que es hoy. 

Sólo me queda pedir que Dios lo tenga a su lado ya que era un hombre de bien.  

 

Cordialmente, Manuel Pacheco Vargas.

 

 


Comentarios