S?bado, 30 de agosto de 2008

MES DE AGOSTO DE 1968 Y 1988 DE DULCE Y AGRAZ EN LA MEMORIA PICHILEMINA

 

- La fundación de un club deportivo, un atropello “sin autor” y la inauguración de la biblioteca pública son algunos de los hechos de esta crónica.

 

A poco más de un día que termine el mes de Agosto –saludamos en primer lugar a todas las mujeres cibernautas y personas que llevan por nombre el de esa hermosa flor llamada Rosa- de este año 2008 en que se cumplen varios aniversarios importantes en la comuna y que revisaremos.

El primero de ello, nos lleva al trágico día 3 de agosto de 1988 para una joven familia que integraba nuestro compañero de educación primaria, Carlos Jorquera Cáceres (39) y María e hijos de pocos años.

Aquel día, en la madrugada cuando regresaba a su casa en bicicleta, desde Pueblo de Viudas –donde había estado en un velatorio- hacia Playa Hermosa donde estaba su hogar, fue atropellado por “un furgón rojo” sin que hasta la fecha se sepa realmente el nombre del autor o autores, porque los cobardes huyeron y nunca fueron capaces de dar la cara. Y, por cierto, la Justicia nunca pudo actuar, menos si la policía tampoco hizo mucho sin plata para combustible para investigar, etcétera.

Con algunas pocas excepciones, han ocurrido hechos como el atropello in comento, pero quien ha sido (o quienes han siso) se bajan y socorren a la víctima, o al menos llaman a la Asistencia Pública, al Hospital, avisan a Carabineros, etcétera. En este caso no hubo lo uno ni lo otro.

Es más, el o los hechores, con una sangre fría –que se la querrían los peores homicidas- levantaron el cuerpo inconciente de este pichilemino y lo subieron a su vehículo junto a su bicicleta NO PARA AUXILIARLO, sino para ir a botarlo al sector comnocido como Rapa Nui, a unas siete cuadras de allí junto a los roquerios de Infiernillo para simular un accidente. Ahí lo dejaron botado …., hasta que un conocido que sale a recorrer tempranito la playa –como muchos- lo encontró junto a su bicicleta. Se acercó y pensó que se trataría de “un curadito” que se fue abajo por las escalas a la pista de la ex Hostería Rapa Nui; pero junto con darse cuenta que lo conocía y que estaba mal herido, buscó auxilio. Sin embargo, habían pasado unas cuantas horas –unas tres o cuatro horas a lo menos- y en el Hospital local no pudieron recuperarlo.

Pocas veces hemos sentido tanta impotencia, sobretodo luego de conocer estos pormenores. Más aún cuando se supo que unos vecinos que sintieron el impacto del atropello vieron entre cortinas de sus ventanas que se trataba de un furgón utilitario. Lo del “color rojo” es porque encontraron pintura roja en el lugar que no era precisamente de la bicicleta; pero las “brillantes investigaciones” de entonces no alcanzaron para más y ahí quedó una familia destruida sin su principal sostén familiar. La viuda, joven y con tres hijos pequeños, de 8, 7 y 6 años de edad.

Algo se supo por ahí, que aquellos testigos fueron amenazados si hablaban.

No sabría decir quiénes duermen más tranquilos hoy ante la injusticia e impunidad: si los hechores o aquellos que quiérase o no vieron algo de lo que ocurrió.

Este caso es solo uno de muchos otros pichileminos atropellados que han muerto en el pasado. Ninguno de esos casos tuvo autores, menos castigados por la muerte de aquellas personas.

 

LIBROS

El 16 de Agosto de 1988, tras una anhelada aspiración se inauguró la Biblioteca Pública de Pichilemu, en una construcción levantada para tal fin en la administración del alcalde René Maturana. Estuvo el propio director nacional de Bibliotecas, Archivos y Museos, DIBAM, Mario Arnello, encabezando el acto inaugural ahí en la esquina de Santa María y José Joaquín Prieto, tras la actual Escuela “Digna Camilo Aguilar”.

Cuatro días después lo informamos en el periódico que dirigíamos, en el PICHILEMU Nº 30, cuya edición mensual correspondiente a ese mes, la publicamos el 20 de Agosto de 1988.

Hace unos días quisimos conocer qué ha pasado desde esa fecha a hoy. Directores, encargados o jefes de aquel servicio, volúmenes de ayer y hoy, hitos relevantes, infraestructura y novedades disponibles para el público lector, etcétera. Aún no nos llega respuesta.

Nuestra memoria nos dice que algunos funcionarios municipales han estado allí, tales como los profesores María Gabriela Cáceres, Jorge Donoso Saldaña. También, la más recordada –que falleció en forma trágica en un accidente -Luisa Calderón Becerra, y la actual funcionaria Angélica Yáñez Cortés.

Permanentemente están presentando proyectos y varios han sido aprobados a nivel regional, logrando con ello mejorar sus servicios. Disponen de computadores de última generación y son quienes están pendientes de las diversas efemérides culturales, las que se traducen en actividades orientadas a los niños, jóvenes y adultos.

Más cosas, que sabemos hacen, no las tenemos con precisión de allí que dejamos hasta acá este hito cultural comunal.

 

DEPORTE

El 30 de Agosto de 1968 se crea la sexta institución deportiva más antigua de la comuna y que está vigente: El aguerrido y popular Club Deportivo “Marítimos Unidos” que originalmente estaba integrado solamente por socios y jugadores vinculados a las faenas del mar.
De ahí el nombre. Pero después, su popularidad –quizás- o su apertura a otros socios y jugadores han permitido que muchos otros simpatizantes se cambiaran de tienda.

De este Club siempre han salido jóvenes baluartes que han integrado selecciones de fútbol pichilemino. Sería injusto señalar un par de nombres, porque no los tenemos a todos, pero si destacar que son animadores permanentes de los campeonatos locales. Varios campeonatos en diversas series: adultos (serie de honor y segunda), juveniles e infantiles tienen en este Club Deportivo galardones de campeones, vice campeonatos y otros lugares de privilegio.

Varias fotografías en nuestros archivos –en espera de activar nuevos menús en nuestro website- permitirán no solamente mostrar a este club, sino a los demás, como otros hechos relevantes del fútbol pichilemino.

De este club debemos señalar que su rama femenina es una de las más activas de la comuna. Y, desde sus filas, están las hermanas González Muñoz quienes son las precursoras del fútbol femenino.

También, recordar a una de las socias fundadoras, la Srta. Elfa Yañez Aceituno quien –me consta porque tengo fotografías- junto a otras socias organizaban sus aniversarios y donde las “onces” con torta y cornetas a sus hinchas infantiles no podía faltar, en tanto los jóvenes y adultos disfrutaban de un gran asado o cocimiento con frutos del mar.

  

    

  


Comentarios