Domingo, 31 de agosto de 2008

“ESPLENDOR EN LA HIERBA” UNA PELÍCULA QUE –CON ESTE MONUMENTO DE MUJER- NOS HACE PASARNOS UNA PELÍCULA

 

¿Se recuerdan los fanáticos del cine, de la película “Esplendor en la hierba”?

En tiempos de estudiante de humanidades –terminé justo un año antes de que el año ’70 se iniciara la terminología de Enseñanza Secundaria- era un asiduo al cine, más que en ninguna otra época.

Mi padre, cuando nos visitaba en Santiago, donde estudiábamos –en el glorioso Liceo “Amunátegui”- nos invitaba indistintamente a mí, o mis hermanos que me seguían en edad, al cine, o al Ravera a comer las mejores pizzas de la capital, en esos tiempos, en el local del Portal Fernández Concha, frente a la Plaza de Armas.

Era un “gustito” que nos daba de vez en cuando. Pero volvamos a la película. Debo reconocer sin embargo que no recuerdo si la vi o no, pero el caso es que si la vi no me recuerdo de ninguna escena. Tampoco de sus actores.

No obstante, el título se me quedó en un recóndito lugar de mi sesera y éste afloró casi instantáneo al ver esta hermosa fotografía (casi perfecta), donde la verde hierba está acariciando la linda humanidad de esta preciosura que encontramos escarbando en la web.

  ¿Es chilena o una gringuita? Para el caso da

lo mismo, ya que sería la protagonista perfecta para esa película en que usted quisiera ser el actor principal, o secundario. Eso también da lo mismo.

Díganme que no es hermosa esta muchacha que nos observa a la vez, desafiante, cuando nos sorprende justo cuando ella se disponía a tenderse y solazarse en el frescor de aquellas matitas que, trémulas, quedan lacias al tiempo que los ojos observadores quedamos paralizados …., absortos.

Sin duda un bello paisaje que sería aún más espectacular con unas gotitas de factor (¿cuál le pondría usted?) para darle un toque un poquitín más oscurito, nada más para tener una doble felicidad de esparcir, lentamente, el líquido que –bien aplicado- hace cambiar la tonalidad de la piel.

(…………………………………………………………………………………………………………………………)

“Esplendor en la hierba” nos sirvió para inspirarnos –y la hermosa Lola- para soñar otra “película” que lamentablemente nos hace irnos y zambullirnos en el mar que está –ahí- atrás, imperceptible hasta este momento.

 

 

 

 


Comentarios