Domingo, 14 de septiembre de 2008

TODOS SOMOS HUMANOS Y NOS EQUIVOCAMOS. LO IMPORTANTE ES SABER RECONOCER LOS ERRORES, COSA QUE NO TODOS HACEN

 

Recién hemos abierto un mail que nos llega inesperadamente. Lo increíble es que viene con un año o más de atraso. Puesto que de lo que se trata podríamos haberlo solucionado mucho antes.

No obstante, se nos pide que demos de baja un artículo.

Sinceramente creo que esa no es la solución para minimizar la secuela que ha provocado.

Entendemos su preocupación, pero eso que pide, no. Sería como pedirle a usted que no siga escribiendo, ejerciendo.

Lo que si haré es publicar in extenso y textual su mail. Y, además, publicar lo mismo con un subtítulo a continuación del artículo al que se refiere, para que quienes revisen conozcan que ello se trató de un simple ERROR.

Por lo demás, errores de ese tipo se dan casi diariamente en la prensa escrita, on line, en la televisión. Es cosa de fijarse en los generadores de caracteres “errores” que –a veces- cuando se dan cuenta los alcanzan a corregir.

Y vamos al grano:

     

Estimado señor Director:

 

Mi nombre es Paulina Blanlot, periodista de revista +decoración del diario La Tercera.

Hace más de una año realicé un reportaje sobre de una casa en Pichilemu y lamentablemente me equivoqué y nadie corrigió mi error, ni el editor, ni el corrector. Escribí que Pichilemu esta en la VII región y no en la VI.

Aunque ovbiamente soy Periodista, y se perfectamente cuales son las regiones, simplemente me equivoqué. Sé que noe s justificación, pero ocurrió. Y ustedes en su blog llevan publicando este error mío hace casi ya dos años, poniendo en tela de juicio mi calidad profesional, les quiero solicitar amablemnete que acepten las disculpas y den de baja la noticia donde aparece mi nombre y el texto que le sigue, y que incia poniendo en

duda a través de ¿? estos signos de interrogación mi profesión. Estoy cansada de que al poner cualquier persona mi nombe en google salga esto, aunque haya escrito muchisimos artículos, firmados con mi nombre.

Prácticamente en su totalidad de gran utilidad, publicados, con fuentes de calidad y sin errores. Sigo lamentando el hecho, ya que sin duda la más afectada soy yo. Por otro lado nuestra revista, que lleva mas de 250

ediciones,se vea afectada.

Escribo este mail y exijo que no se publique ni mucho menos, porque realmente ahi entrariamos a un problema muchisimo mayor. Me gustaria que me contestara el mail firmado con su nombre por favor, si es posible.

Atentamente,

 

Ahí está, textual, como lo anunciamos. Sin agregar ni quitar.


Comentarios