Domingo, 14 de septiembre de 2008

OSCAR AGUILERA –UN GALLO DE PELEA- FELIZ Y SATISFECHO POR LAS OBRAS EN EL EDIFICIO ROSS, A SEMANAS DE QUE TERMINEN

 

- Comerciante y actual dirigente de la Cámara de Turismo de Pichilemu fue uno de los primeros en denunciar la aberración arquitectónica en obras del edificio del ex Casino.

 

Una de las personas más felices con el cambio de material en el acceso principal del edificio del ex Casino Ross –realizado en días pasados- fue el comerciante y ex dirigente de la Cámara de Comercio y el Comité Ciudadano por el Progreso de Pichilemu, Oscar Aguilera, propietario del restauran chino “Chiololan Chen”.

No por nada fue uno de los ciudadanos que denunció, protestó y dio a conocer a la opinión pública para que despertarán las “cabezas pensantes” del municipio y de otros niveles.

Y fue oído, como “pichilemunews” que hizo ver la aberración arquitectónica que se estaba consumando en un edificio que es parte del patrimonio arquitectónico de la comuna. Más aún, Monumento Nacional desde 1988 y que tras el término de su restauración y remodelación será sede de un gran Centro Cultural.

También, tal situación casi dos semanas después de las primeras voces de denuncia, lo hizo el municipio a través de una carta que envió el actual alcalde suplente, Marcelo Cabrera que, aunque fue para la galería, otros se abrían quedado callados, haciendo mutis por el foro, como están acostumbrado a obedecer, a hacerse los sordos y ciegos no obstante el “condono” sea más grande que el hoyo de Chuquicamata.

La carta fue enviada a la entidad mandante en las obras que permitirá devolverle toda la magnificencia al edificio mandado a construir por el visionario empresario Agustín Ross Edwards, allá por el año 1906 y que se concluyera tres años más tarde, en las postrimerías del primer centenario de vida independiente de nuestro país.

Pero felizmente vienen instancias donde la ciudadanía podrá decirle no más a los obsecuentes, donde hay algunos que se han dejado pisotear buscan como seguir en el poder para seguir usufructuando en lugar de servir como debiera hacerlo un auténtico servidor público, y no al revés –como muchos- que se sirven de sus cargos.

“pichilemunews” conversó telefónicamente con Oscar Aguilera y éste nos manifestó su alegría por haber constatado el cambio de maderas nobles en lugar que el frío aluminio que –al menos ahí en la fachada principal- no se condecía con el estilo y materialidad del edificio.

La gran sorpresa que nos dio Aguilera fue mayúscula: “Lo mejor de todo, Washington, fue que invitado por Radio “Entre Olas” fui como “su asistente” y participé del recorrido que dieron el nuevo Seremi de Obras Públicas Sergio Araya, la gobernadora Loreto Puebla”.

¿Y cuál fue la reacción?

“Nos saludamos cordialmente; pero lo más importante fue conocer de parte del encargado de las obras –tanto de la empresa constructora- como del Inspector Fiscal, de las explicaciones sobre el estado en que estaban muros, tabiques, pilares, pisos, escalas, entre otras cosas; y lo que hubo qué hacer para recuperar y reforzar las diferentes estructuras. Como también, los cambios contemplados en el proyecto, como parte de la cubierta y que le dio claridad a gran parte del segundo piso, al tiempo que se eliminaron canales de aguas lluvias, entre otros cambios”.

¿Qué le llamó más la atención?

“Bueno, que la recuperación de partes totalmente destruidas –como los grandes ventanales de la fachada sur oriente- hoy lucen totalmente renovadas, con maderas nobles. Lo mismo, los pisos que mantienen tablas angostas y que ahora, además, fueron vitrificados. También, hacer notar que los pies derechos de las habitaciones del segundo piso se mantienen a la vista con sus colores naturales. Te podría decir muchos otros detalles, pero esos son los más notables”.

¿Y exteriormente, cómo está quedando?

“Espectacular. Y lo podrás ver en las fotos que captó Jorge Nasser y que entiendo ya te las envió. Los tonos de la pintura se acercan a los que tuvo originalmente, según se nos explicó. Y la verdad que son suaves muy agradables …”

-          Y dígame, qué hay sobre los desaparecidos balcones de los torreones. ¿Los recuperaron?.

-          “Mira, en este punto me pillaste. No recuerdo, pero si tú dices que habían balcones, deben estar considerados. Lo mismo los ornamentos que van coronando las ventanas del segundo nivel, como los torreones. ¡Si!, al menos de esto me acuerdo perfectamente. Están ya instalados”.

¿Qué más nos podría agregar al respecto?

“Nada más que decirte lo feliz que estoy por lo que está sucediendo y decir no con poco orgullo, que una vez más contribuímos –como “pichilemunews” y radio “Entre Olas”- a que las cosas se hagan como corresponde. Y que si sucede lo contrario, ahí estamos aunque seamos dos o tres, pendientes para hacernos oír e interpretar a muchos que nos han felicitado en la calle o quienes llegan hasta mi negocio”.

 

 

 


Comentarios