S?bado, 20 de septiembre de 2008

VIÑA DEL MAR Y VALPARAÍSO –EN EL MES DE LA PATRIA- RINDIERON HOMENAJE Y RECONOCIMIENTO A LA GRAN MUJER: MARGOT LOYOLA

 

Una de las máximas personalidades en el campo del folclore nacional –sin duda- es el premio nacional Margot Loyola Palacios, ya nonagenaria, pero que luce su energía y entusiasmo como una lola quinceañera poco menos.

En días recientes –más exactamente el domingo y lunes último- fue homenajeada primero por la Ilustre Municipalidad de Viña del Mar, en un repleto teatro municipal de esa ciudad balneario en un acto emocionante según nos cuenta Lia Lazo, una de sus ex alumnas del grupo PALOMAR que ella creara hace cerca de cincuenta años, y que estuvo presente, siendo testigo del cariño que a esta mujer investigadora le brindan diversas ciudades y pueblos de nuestro país.

Pero ello no fue todo, el día lunes a mediodía, fue la Universidad Católica de Valparaíso –la cual le nombró miembro Honoris Causa, hace algún tiempo- hoy volvió a tributarle su reconocimiento al darle su nombre –Margot Loyola- a una Sala Auditorium de la facultad de música de esa casa de estudios.

Acompañada de su esposo, Osvaldo Cádiz, también folclorista e investigador del patrimonio cultural, y por gran cantidad de académicos, Margot Loyola recibió el homenaje en una jornada que no hace otra cosa de recoger en vida, tributos, reconocimiento y cariño por una labor incansable.

Labor que se circunscribe a todas aquellas expresiones tan propias del alma nacional y que se manifiestan en la música, bailes y creaciones que muchas veces no quedan ni siquiera en el papel. No obstante, Margot ha tenido por décadas esa preocupación de traspasarlas y dejar esos testimonios para las generaciones futuras.  


Comentarios