S?bado, 27 de septiembre de 2008

PICHILEMINA ÚNICA, GRANDE, NUESTRA –LIDIA CATALÁN- POSTULA A UN CUPO EN EL CONCEJO MUNICIPAL

 

Si hay una mujer que se merece llegar al Concejo municipal de Pichilemu es Lidia Catalán González, la mujer que hace cerca de cuatro años tuvo la valentía de denunciar al hoy ex alcalde Jorge Vargas, por el delito de Cohecho (COIMA) y que después de un largo juicio, la justicia sentenció culpable y condenó al edil a siete años de prohibición de ejercer cualquier cargo público, entre otras penas.

Ella –sin que ello signifique que otras candidatas no tengan el derecho- es quien merece llegar al Concejo Municipal, porque demostró “tener pantalones” -que a otros les faltan- y por el contrario han demostrado en reiteradas ocasiones tener un grado de complicidad en acciones poco claras, ya tratando de morigerar o desconocerlas, o no apoyando denuncias que en su momento se hicieron.

Todo lo que ha ocurrido desde un tiempo a esta parte, en cuanto a hechos contrarios a la probidad han dado la razón a las denuncias que se hicieron durante años y que se siguieron produciendo con la bendición de algunos, al apoyar a quienes finalmente han resultado culpables por los delitos en que se han visto involucrados.

Y todo ello ha sido por el paso que se atrevió a dar una mujer Lidia Catalán, la que se inscribió como independiente como candidata a concejal por Pichilemu.

La edición última del periódico “El Expreso de la Costa” –que recién conocimos in extenso- trae una entrevista que reproducimos con su anuencia y que le invitamos a conocer.

LIDIA CATALÁN GONZÁLEZ: Una  “mujer valiente” al municipio 

Sin duda que para incursionar en política hay que ser “valiente”, así lo asumen las mujeres (12) que en gran cantidad se postulan a concejal por Pichilemu, cada cual con sus diferentes méritos y  atributos. 
 

Entre las féminas postulantes, figura Lidia Catalán González, oriunda de la localidad de Cáhuil,  una mujer que en los últimos años para nadie ha pasado desapercibida en Pichilemu donde vive,  ya que a principios del año 2000 salió del anonimato al denunciar al Alcalde de la época Jorge Vargas González,  por el delito de cohecho,  caso que los tribunales de justicia fallaron tras 4 años de proceso a favor de la mujer,  declarando culpable al jefe comunal.
 

El slogan que ha desplegado para su campaña: “Mujer valiente al servicio de la gente”, ahorra cualquier comentario. Entre quienes repudiaron los actos de corrupción  de los últimos años en el municipio local, le reconocen a Lidia Catalán su valentía al denunciar estos hechos, en su momento dijo a la prensa local, “yo he denunciado lo que otros no se han atrevido a denunciar, a pesar del costo que yo  y mi familia pueda tener”. Otros sector por supuesto no le brinda su simpatía,  “son tal vez quienes se han sentido afectados por la salida del Sr. Vargas del municipio”, señala, y remata: “no se si para algunos era mejor que las cosas hubieran quedado ahí no más”.
 

-¿Y como nace esta candidatura a Concejal?
-“El haberme visto involucrada en los delitos que  denuncié en su oportunidad, me permitió darme cuenta como se manejaban ciertas cosas en la Municipalidad y  de como quienes estaban para fiscalizar no hacían nada, a pesar de que en el último tiempo esos mismos han levantado la voz, como nunca. A partir de esa experiencia pienso que me siento capaz  de desempeñar el papel que le corresponde a un Concejal,  que es principalmente fiscalizar los actos del alcalde, de eso me siento plenamente convencida de que lo haré mejor que nadie, la comunidad además me ha podido conocer en ese rol, no estoy inventando nada, los hechos hablan por sí solos”. 

-Pero no será su única “gracia”, ¿o no?
-“Por supuesto que no, creo que junto con cumplir el rol de fiscalizar a quien sea alcalde ayudando a cuidar los recursos que son de todos y que además son escasos acá, puedo ser un gran aporte como mujer,   al incentivar la organización de los vecinos para alcanzar diversas metas, tengo la experiencia de haber formado comités de vivienda, tengo por mi trabajo mucho contacto con las personas y conozco como la palma de la mano,  las necesidades y aspiraciones que cada uno tiene, de ahí que siendo concejal mi compromiso más allá de mis atribuciones, me la jugaré por que las familias más sencillas solucionen sus problemas más urgentes.  
 

 


Comentarios