Viernes, 03 de octubre de 2008

HOGAR DE ANCIANOS DE PICHILEMU –EN SU MES ANIVERSARIO- ESTÁ VIVIENDO MOMENTOS EXPECTANTES

 

-          Lograron donación de una importante propiedad para el futuro Hogar de Ancianos, a una cuadra del actual que no reúne las comodidades ideales.

-          Gestiones para concretar el “papeleo” legal en carpeta.

 

Los adultos mayores por estos días, en todo el país, están celebrando el Día Internacional del Adulto Mayor, una etapa previa que continúa con la ancianidad a donde muchos llegan y un gran porcentaje de ellos –por diversas razones- termina sus días en un Hogar de Ancianos

Si bien, la preocupación por los adultos mayores y ancianos viene desde hace ya unos treinta años a la fecha, éstos han sido potenciados en los últimos años con una serie de programas y beneficios gubernamentales.

Pero al margen de aquello, en el caso de los ancianos que quedan en situación de indefensión, en Pichilemu se creó –primero, en los años setenta- el Centro de Ayuda al Senescente, atendidos por las voluntarias de la hoy desaparecida institución denominada CONAPRAN.

No obstante, la evidente necesidad de seguir apoyando a los ancianos motivó a muchas voluntarias a seguir trabajando denodadamente en esta obra, muchas veces con la incomprensión municipal al otorgar magras subvenciones que “se hacían sal y agua” para solventar la serie de gastos en la manutención de los abuelitos y pagos del personal.

Felizmente, el grupo de voluntarios de –damas y varones, que se ha ido fortaleciendo ante las adversidades- sigue consolidándose, pese a algunas deserciones en el camino; pero a la vez se han ido integrando otros y otras.

Y lo que es más sorprendente aún, es que han logrado en pos de entregar mayor atención y comodidades en un futuro cercano, la donación de una propiedad a escasos metros de la actual.

Así nos lo confirmó la administradora y miembro de esa institución, Nilda Vargas,  quien es junto a Rosa González Troncoso, las dos únicas socias fundadoras de la actual institución ocurrida el 27 de Octubre de 2000.

Dicha propiedad de 20 x 40 metros –con una antigua construcción- ubicada en Dionisio Acevedo esquina de Manuel Rodríguez, no está escriturada a nombre de la institución, pero se están haciendo los primeros trámites para ello, según nos manifestó recientemente.

Asimismo, consultada por el número de ancianos que actualmente está atendiendo informó que son 22 abuelos, los que están al cuidado de siete personas que se turnan para brindarle atención de día y noche.

El directorio lo preside el profesor Pedro Rivera y lo secundan Claudia Bravo como tesorera y Nora Mosqueira, como secretaria.

Asimismo, nos señaló que el Hogar de Ancianos con ese número de abuelitos -en las instalaciones de la vieja Casa de Socorros- se hace estrecho, aparte del estado del inmueble que no es el mejor.

Sus más de setenta años de antigüedad se notan en el estado de conservación, pese a una serie de mejoramientos en el tiempo; lo que hace que nuevas reparaciones sean ya antieconómicas.

Es por ello que, tras el traspaso de la propiedad –aunque no está decidido si se reparará y habilitará la también antigua construcción de adobe- la idea más fuerte es postular un proyecto que permita construir un inmueble con las comodidades que requieren los cuidados de los ancianos.

Una idea que sin duda debe apoyar desde algún lugar el ex cura párroco de Pichilemu, Reverendo Enrique Padrós Claret, nombre que lleva el Hogar de Ancianos en homenaje póstumo.

Idea que apoyamos desde ya y –Dios mediante- que ojala se resuelva pronto, pues las abuelitas y abuelitos requieren sin dilaciones que se les brinde un lugar planificado ex profeso y no como ocurre que una antigua construcción debió adecuarse medianamente para atenderlos; pero que ya su vida útil está desde hace mucho sobrepasada por el tiempo.

Razón que nos motiva a brindar todo el apoyo y deseos fructíferos en las gestiones y acciones en procura de esas nuevas metas.  


Comentarios