Viernes, 07 de noviembre de 2008

Chile nuevo escenario del surf más extremo del mundo

 

Jueves 6 de Noviembre de 2008 – La Segunda

 

Fuente :Andrés Otero K.

 

Por los próximos tres años Pichilemu será uno de los circuitos exclusivos a nivel mundial para la práctica del Tow In, donde al menor descuido se puede perder la vida.

 

La alerta vino desde la costa occidental de Estados Unidos y anunciaba que a nuestras costas arribaban las más grandes marejadas por las que se esperó largos seis meses. Olas enormes que permitieron dar la partida al Mundial de Tow In en Punta de Lobos, a seis kilómetros de Pichilemu, que tras el certamen, quedó seleccionado por los próximos tres años como circuito exclusivo del surf extremo.

 

Una modalidad donde ni los mejores surfistas se atreven en el que las olas deben medir un mínimo de cinco metros. Los riders son remolcados con una moto equipada con todas las medidas de seguridad porque una caída puede costar la vida.

 

Desde mayo que se esperaba la llegada de estas marejadas que se resistían a llegar a este Hemisferio. Cuando se pensaba que el evento no podría llevarse a cabo, vino la alerta que permitió una competencia apta sólo para expertos.

 

“Hubo invasión de turistas en Pichilemu durante los días de la competencia, y no sólo chilenos, sino también extranjeros, a tal punto que la capacidad hotelera y de restaurantes colapsó”, cuenta Rodrigo Escobar, productor.

 

“Las olas estuvieron perfectas, de ocho y nueve metros. Hubo una que otra de doce, que eran un poco más ocasionales”.

 

Participaron 12 equipos –el rider y su compañero en la moto–, procedentes de Australia, Hawai, Brasil, Sudáfrica y Chile. Las motos se introducían al océano remolcando al surfista que en el momento preciso tomaba la ola. El mayor puntaje era para el que hiciera mejor un tubo, manteniéndose el mayor tiempo en él.

 

“Pero también uno llega a la cresta de la ola, a 10 metros de altura, y te deslizas impulsado por la velocidad que tiene”, explica Ramón Navarro, uno de los mejores tablistas chilenos.

 

Navarro es un experto en Tow In. “No tiene nada que ver con el surf que uno ve en las playas, donde uno se mete con su tabla y lo pasa bien. Acá hay un trabajo en equipo demasiado importante, porque la moto te tiene que hacer tomar la ola en una maniobra realmente arriesgada”, dice.

 

“Si uno se equivoca puede perder la vida, por lo que la concentración es vital. Son miles de toneladas de agua que te lanzarían lejos. La preparación física es clave. Si te caes hay que saber sobrevivir en el mar impulsado por la corriente por casi dos minutos”.

 

Hasta 2011 en Chile

El equipo ganador de la jornada fueron los australianos Koby Abberton y Ryan Hipwood. Verdaderos acróbatas en el agua y con cero temor al riesgo. Fueron escoltados por el dúo brasileño de Danilo Couto y Rodrigo Resende. El mejor chileno fue Diego Medina, con su compañero Cristóbal González, que lograron un destacado quinto lugar.

 

“El nivel de los extranjeros es buenísimo, por lo que no es fácil. Pero eso demuestra que tenemos categoría suficiente como para hacer cosas importantes”, asegura Navarro.

Éxito total del primer Mundial de Tow In en Chile. Rodrigo Escobar, cuenta que “ya hay un compromiso por los próximos tres años. Quedaron todos encantados con Pichilemu. Fueron seis meses de espera, pero valió la pena”.

 


Comentarios