Lunes, 24 de noviembre de 2008

LOS PAROS, EL REAJUSTE DEL 10% Y LAS BOLETAS DE HONORARIOS  (¿?)

 

Durante varios días “pichilemunews” vivió de una forma muy particular las movilizaciones de los empleados públicos, quienes luchaban por reivindicaciones salariales basados en la progresiva alza del IPC entre otros fundamentos.

Varios días el común de la gente –que no tiene nada que ver con el tema- pagó los platos rotos. Aparte de la “atención” de los servicios públicos –que no se caracteriza por ser la mejor- debieron armarse de paciencia para resolver problemas urgentes ante las movilizaciones.

Finalmente, se llegó a un acuerdo de reajuste del 10%  en donde también los parlamentarios y altos cargos gubernamentales agarraron su “reajuste” sin moverse de su escritorio (bien merecido se lo tienen por el gran aporte que hacen al país).

Sin embargo, muchos cuestionan esto último, como también surgen otras interrogantes que muy bien plantea el periodista David Pérez Arce –del periódico electrónico www.elcachapoal.cl de la Región del Libertador- pero también hay otras …..

¿Se han preguntado si realmente todos los montos cobrados por Boletas de Honorarios van a parar a los bolsillos de quienes las emiten? ¿O también van para organizaciones partidarias, el Hogar de Cristo, las Hermanitas Descalzas, o allá y acullá?

¿Es casualidad o qué, que la mayoría –por no decir TODOS- de quienes boletean a los servicios públicos pertenecen a las estructuras partidarias, muchos de ellos dirigentes?

Muchos cientos de ellos hay en aparataje estatal, en Intendencias, Ministerios, servicios y reparticiones públicas, que realizan “trabajitos”, “asesorías”, incluso -algunos que realizan SIMULTÁNEAMENTE- con la capacidad de desdoblarse y cobrar sueldo por una parte y boletear por otra.

Por dar un solo ejemplo, esto lo hacía ese pequeñín “pero empeñoso” embajador en Brasil, luego Ministro Secretario de Gobierno, luego embajador en España, Osvaldo Puccio.  Ahora se está yendo a trabajar contratado por una transnacional HIDROAYSEN para “apurar los bueyes” y lograr la aprobación del proyecto.

Hay más interrogantes, pero por ahora, leamos la opinión aparecida hoy:

 

¿Y... qué sucede con los funcionarios con boleta...?

Por David Pérez Arce- Periodista – www.elcachapoal.cl

Curiosamente, en toda la negociación realizada entre los dirigentes de los 15 Gremios del sector Fiscal, la CUT y los Ministros de Estado que intervinieron en la negociación, el tema que no se discutió y analizó, fue la realidad de los “funcionarios a honorario o con prestación de servicios con boleta”.

No es el mejor ejemplo, como empleador, el  Estado, pues vulnera la legislación, sin que exista organismo que pueda aplicar sanciones por su incumplimiento.

No existe servicio público, donde el mayor número de trabajadores, lo hace a través de “boleta” que deben entregar para percibir sus emolumentos.

La disposición legal, en materia laboral, establece que un  trabajador que lleva 6 meses consecutivos, trabajando a honorarios, automáticamente pasa a ser “trabajador permanente y con contrato” sujeto a todo lo que dispone la Legislación Laboral.

Estar afiliado a un Administrado de Fondos de Pensiones, AFP, que es la que el trabajador elija, además de ingresar el 7% de sus remuneraciones para salud, que puede ser al Fondo Nacional de Salud, FONASA o bien a una ISAPRE.

Esa desigualdad ante la Ley laboral, es la que reclaman los empresarios y especialmente las PYMES, pues la aplicación de disposición en materia laboral, para este sector, es algo severo.
Más allá de este “Patrón Estado” que no es el mejor, la situación que se viene, hacia algunos años mas, es mas dura y cuidado que puede tener serias repercusiones.

¿Qué sucederá cuando estos “trabajadores a Boletas” lleguen a la edad de jubilar...?

¿Alcanzaran los recursos para otorgarla una pensión asistencial a todos..?

Si la clase política no se ha detenido en este tema, lo recomendable es que inicien el proceso de análisis para ver como lograr una solución.

Si mañana este tipo de trabajadores asume una lucha para defender la legitimidad de su fuente de empleo, exigiendo su contratación de planta, podría provocar un conflicto mayor y cuidado que el número de personas que esta en esta situación, es más numeroso a  tal punto que superan a los que están en la Planta.

 

 


Comentarios