Jueves, 18 de diciembre de 2008

Pichilemu prepara

ESPECTACULAR “AÑO NUEVO JUNTO AL MAR”

- El más que centenario Parque “Agustín Ross” –monumento nacional- junto a las terrazas a la orilla de la playa serán los lugares preferidos de los miles de turistas y pichileminos que salen a esperar el año nuevo, los abrazos y fuegos de artificios.

- El afiche que promociona esta actividad -a la que se suman instituciones privadas y públicas- ya está circulando on line.

Con renovadas esperanzas la comunidad pichilemina se apronta a esperar las festividades de fin de año –tras la nueva etapa que desde el viernes recién pasado ha iniciado el municipio con el alcalde Roberto Córdova- y celebrar el AÑO NUEVO JUNTO AL MAR como desde hace cuatro años lo ha venido haciendo: con espectaculares fuegos artificiales.

En efecto, aunque con deudas por el mismo concepto dejadas por autoridades anteriores, y ante el negro panorama que se cernía sobre la “aporreada” comunidad pichilemina, luego de una campaña para reunir fondos, la nueva autoridad se comprometió a buscar los recursos a partir de los casi novecientos mil pesos, de un total que sobrepasa los siete millones de pesos.

Así lo dio a conocer el propio alcalde suplente Roberto Córdova a medios de comunicación locales y –en el programa de Canal 3, “Cóctel de Sábado”- lo reiteró ante las cámaras. No obstante, dejó de manifiesto la cantidad de menos de un millón de pesos del aporte reunido, donde precisamente NO ESTÁ el aporte de los empresarios que más se benefician y donde algunos –incluso- se atreven a “vender Cenas con fuegos artificiales”.

No obstante a esos frescos, esperamos que las gestiones de la nueva autoridad edilicia sean exitosas y no esas; sino –también- las que haya que emprender con las autoridades militares de San Fernando, quienes tienen jurisdicción sobre este tipo de autorizaciones que se requieren para llevar adelante un espectáculo pirotécnico.

Cabe recordar que éstas requieren de semanas de anticipación para coordinarlas y todo lo que implica detrás de una autorización de este tipo y que no es otra cosa “que el sacrificio de funcionarios que tienen tanto derecho como cualquier mortal de disfrutar de festividades como estas, en familia”. Sin embargo, en cada lugar en que se desarrollan hay funcionarios que deben de cautelar que las medidas de seguridad se tomen y se respeten. Y así evitar tragedias que –en el pasado reciente- han golpeado a personas.

Por otra parte, están también los empleados de la empresa que vende los fuegos artificiales, donde la empresa envía a un equipo a montar el espectáculo y a estar encargados de manipularlos de acuerdo a la cantidad de efectos pirotécnicos y a la cantidad de minutos que estos deben durar, con una secuencia programada con antelación.

Dios mediante –conocedores de todos estos entretelones, donde en más de una ocasión estuvimos muy de cerca, como parte de los organizadores de esta fiesta- hacemos votos para que todas las voluntades se unan y todo salga espectacular. En otras palabras, como las versiones anteriores que –año a año- han ido superándose ya en minutos de duración o en espectacularidad, gracias a los efectos lumínicos.

Esta fiesta –nacida tras la Corvinada más grande del mundo- no puede perderse. Al contrario, debe ser potenciada y programada con la debida antelación en unión del sector privado y público; haciéndola no solo como un esfuerzo organizativo de la Cámara de Turismo de Pichilemu, como de hecho nació el año 2004; sino con otros entes.

Una señal en este camino es la participación de otras instituciones. A la primera se han unido la Cámara de Comercio de Pichilemu y la Agrupación Ciudadana por un Pichilemu Limpio. Pero que no solo sean “nombres”, sino que esfuerzos serios por contribuir en forma efectiva y no con limosnas; pues eso demuestra a la corta: pequeñez (manos de guagua), ceguera (falta de visión), insipidez (falta de olfato comercial).

 

FIESTA

Como en ocasiones anteriores aparte de música en vivo, habrá gastronomía, artesanía, entretención, en el interior del parque “Agustín Ross”, la hermosa área verde que junto con el edificio del ex Casino –que hoy luce hermosamente remodelado- serán el privilegiado escenario que tendrán los miles de turistas nacionales y extranjeros que nos visiten.

Todo ello al margen de los establecimientos que organizan cenas de año nuevo que incluye aperitivos, picadillos con delicatessen, plato de fondo, vinos, bebidas, postre y champagne para el brindis.

  


Comentarios