Viernes, 02 de enero de 2009

CAHUIL, LINDA PLAYA, ESCENARIO DE DESENLACE FATAL DE EMPRESARIO SANTIAGUINO

Hoy, a través de una noticia que ha golpeado con la desgracia a una familia y que está aún en desarrollo, Cáhuil -que saltara de mano del escritor y premio nacional Manuel Rojas a la escena nacional en la novela "Punta de Rieles" con un personaje de esa localidad lacustre- es el lugar en que se encontró muerto al empresario santiaguino Mauricio Saba, desaparecido desde el 29 de diciembre pasado, cuando se dirigió a nuestra comuna para finiquitar la adquisición de una moto.
Ajeno a este acto de la tragedia, ayer Don Antonio de Petrel -colaborador de nuestro periódico en su época, en formato papel- nos regala una vez más un corto pero preciso trozo que revive a la localidad lacustre que sedujera al escritor nacional Manuel Rojas y que, mediante su amistad, lograra que los padres de nuestra actual primera autoridad de la nación, fuera por algunos años el lugar de veraneo de su infancia.
Don Antonio de Petrel que dispone de su propio blog -que estará linkeado próximamente a través de nuestro website- escribió ayer, lo siguiente:  

Cáhuil, linda playa.


Por Don Antonio de Petrel - Enero de 2009

Cáhuil, linda playa. Que lindo es Pichilemu. Que linda manera de querer, de promover, de ser verdadero, ajenos a la truculencia, simples y transparentes, inolvidables, eternamente vigentes.
Ese espíritu late y vive en Manuel Rojas y nos lo regala,"Yo no soy del norte, soy del sur, de Cáhuil, un pueblecito de la provincia de Colchagua, cerca de Pichilemu. Tiene una laguna de agua salada y lo demás es pura arena y tierra colorada. La gente trabaja en las salinas y en el campo; algunos tienen una tierrecita y siembran trigo. Poca gente sale. Tienen el trabajo ahí mismo y crían gallinitas y su chancho, y cuando los que no tienen tierra quieren cambiar de pega se van a los fundos ovejeros. Hay buzos de resuello y las mujeres le hacen empeño al marisco; en la laguna hay tacas y las recogen con los pies en la misma orilla. Algunos hombres saben hacer botes y otros levantan ranchos de enquinchado y hasta de adobe...."
Este es Romilio Llanca, de Cáhuil, en Punta de rieles, es la magia de Cáhuil permeando a uno de los más grandes narradores, calando su pluma, estremeciendo sus sentidos empapados de paisajes y de gentes y de ecos...Cáhuil, linda playa.
 

Comentarios