Jueves, 26 de marzo de 2009

Sernapesca entrega ejemplar de tortuga olivacea al Museo del Niño Rural

- Alumnos de Ciruelos junto a su profesor realizarán trabajo de taxidermia para conservar el ejemplar.

Un ejemplar de tortuga entregó el martes recién pasado el Servicio Nacional de Pesca, a través del director Regional de la Región del Libertador Bernardo OHiggins, Francisco Fernández Urzúa, a Carlos Leyton Labarca, Conservador del Museo del Niño Rural de Ciruelos.

El ejemplar muerto de tortuga olivácea (Lepidochelys olivácea) para su análisis, custodia y preservación, con el fin de ser utilizado para la educación, divulgación  e investigación. Dicho ejemplar fue encontrado en el sector de Bucalemu y trasladado a la capital provincial de Cardenal Caro.

Es importante señalar que estas especies amenazadas se encuentran protegidas por tratados internacionales, los cuales han sido ratificados por Chile, los cuales entre otras cosas prohíben la comercialización  de partes o ejemplares enteros.

Sernapesca es el organismo encargado a nivel nacional de hacer cumplir las disposiciones legales y reglamentarias sobre pesca, caza y demás formas de explotación de recursos hidrobiológicos. Chile estableció el año 1995 a través del Decreto Supremo Nº 225 una veda por 30 años para Reptiles, Aves y Mamíferos marinos.

Una vez trasladado el ejemplar a la escuela de Ciruelos. El profesor y algunos alumnos procedieron a realizar la tarea de embalsamar dicho ejemplar, proceso nada de fácil en el que tuvieron destacada participación, María Ignacia Galarce, Gloria Jorquera, Sebastián Galarce, Sergio Inzunza,  Damián Jorquera y  Dylan Leyton quien ofició de fotógrafo, los cuales venciendo todo tipo de escrúpulos, procedieron a preparar el ejemplar extrayendo a través de una incisión  todas las partes blandas y órganos interiores del reptil, lavándolo y aplicando según las indicaciones de su profesor, las sales y alumbre en las partes interiores, y posteriormente inyectando preservantes en las partes a las cuales las sales no tienen acceso.

Una vez que las sales actúen, al cabo de unos días se procede a rellenar el ejemplar y coserlo para luego iniciar un proceso de secado que no debería llevar más de un mes.

Luego será expuesta en el Museo, siendo para este grupo de  alumnos su primer trabajo como taxidermistas, experiencia que probablemente jamás olviden.

 


Comentarios