Domingo, 29 de marzo de 2009

CONSTRUCTORA “PICHILEMU” SIGUE DANDO PRESTIGIO A LA COMUNA DE ORIGEN EN LA OCTAVA REGION

 

Rene Poblete Castañeda llego a Pichilemu a principios de los años ’80 a nuestra comuna a establecerse profesionalmente, y junto con ello –de la mano de su deporte preferido- se unio al Club Deportivo “Union Pichilemu” donde muy pronto paso a ser su presidente.

Y asi, entre obra y obra en el rubro construccion: Sede de CEMA, infraestructura del Terminal pesquera (hoy y desde hace varios años, nuevamente sede de una Hosteria, como fue originalmente su destino), Escuela de la localidad de El Potrero, Escuela de Alto Ramirez, le dio su sello a su administracion donde tambien intento sacar adelante la sede social del club.

No obstante –pese a sus lazos familiares y afectivos con nuestra comuna- emigro a la octava Region del Bio-Bio junto a la arquitecto Maria Eugenia Rojas, llevando en esta nueva sociedad, el nombre de “Pichilemu” en la empresa constructora que crearon.

No pasaron muchos años y se ganaron su espacio en Chillan, Concepcion, donde prencipalmente empezaron a crecer.

El año 1993, asistimos como Camara de Turismo de Pichilemu a la primera feria nacional de Turismo que se realizo en el recinto ferial de la FERBIO en Concepcion. Ahí estabamos presidiendo la delegacion pichilemina, la que integraban la empresaria Audomira Rodriguez Aceiton (dueña del Hotel O’Higgins), Blanca Parraguez Duran (empresaria del transporte, quien nos traslado en una de sus Van), la estudiante de turismo Marisol Martinez Quinteros, la estupenda y simpatica Miss Playa 1993 Soledad Ahumada, Michel Yañez Cortes (funcionario municipal facilitado para apoyar el montaje del stand pichilemino), y quien redacta estas lineas como dirigente gremial del sector. Es posible que se me haya quedado un nombre en el tintero.

Junto a Soledad Ahumada –que iba junto a Marisol como promotoras y atencion del stand- mientras se realizaba el montaje del stand, aprovechamos de ir al centro de la ciudad con un claro objetivo, parte de nuestra mision. Asi llegamos al diario “El Sur” de Concepcion. Nos anunciamos y solicitamos nos recibiera su director, quien ipso facto dio las instrucciones para que nos hicieran subir a su oficina.

Junto con saludarlo, nos presentamos como a la representante de la mujer de nuestra region, pues Soledad es rancaguina de tomo y lomo y luego de ello, le explicamos el motivo de nuestra presencia, al tiempo que le entregabamos obsequios: el libro “Pichilemu, mis fuentes de informacion” de Antonio Saldias Gonzalez, varios souvenir donde aparecia el nombre de Pichilemu, lapices, encendedores, follteria, etcetera, etcetera. Tanta generosidad dejo abrumado al director, quien junto con agradecer, dijo mas o menos asi: “Pero ustedes si que andan preparados. Esperenme un momento ..”, al tiempo que salio de su oficina, pero volvio en la nada misma con un reportero grafico.

Y siguio: “Hagamos todo desde el principio. Entreguenme de nuevo sus obsequios …”, en tanto daba las instrucciones al grafico para que fotografiara el momento.

Terminado esa “ceremonia”, le dijo a su grafico: “Ahora andate al recinto ferial y ubica el stand de Pichilemu y nos traes fotografias de el ..”.

Mientras nosotros seguimos departiendo con el director del diario “El Sur”, en el recinto ferial, Rene Poblete que tenia una obra cercana al lugar quiso saber si andaba alguien de Pichilemu y encontro a toda la delagacion, menos a dos. Se presento ante los que no conocia y saludo a quienes conocia; quedando de venir a la inauguracion que se hacia en horas de la tarde.

En tanto, Soledad y el suscrito, seguimos con nuestro periclo de promocion, visitando un par de emisoras –las mas importantes- de Concepcion, regalando otros obsequios.

Y llego el momento: Aparecio nuevamente Rene Poblete, pero al dia siguiente de la inauguracion y junto con felicitarnos, nos mostraba orgulloso el diario “El Sur”. En Portada aparecia una foto a todo color del montaje de nuestro stand, anunciando el evento nacional de turismo. Y, adentro, en paginas interiores todos los detalles de la inauguracion que habia ocurrido en la tarde del dia anterior. Y, aparte, una foto de nuestra visita en la redaccion del diario junto al director.

Varios integrantes de delegaciones de otras ciudades nos felicitaban y nos preguntaban si teniamos algun “pitutito” en el diario, pues eramos los unicos que saliamos mostrando el stand.

Nuestro pecho inflado mas que “el pato del silabario” lo decia todo. Aunque a decir verdad, aparte de nuestros obsequios, el monumento que iba junto a nosotros en esas visitas protocolares era muy importante.

Pero bien. Quiero ir a otro punto ligado con el principio de esta nota.

Rene Poblete, aparte de quedar encantado con todo el despliegue promocional que estabamos mostrando en la FERBIO, dijo: “Washington, y porque no aprovechar el viaje y quedarse unos dias en Chillan. Alla tambien podrian mostrar todo esto y hacer promocion en mi ciudad (donde el estaba residiendo junto a su familia)”. Y acto seguido, agrego: “Yo les ayudo en conseguir un local centrico. Incluso podfemos ir a verlo inmediatamente, dejar todo listo para cuando termine esta muestra y pasar a Chillan …”.

Todos nos miramos y no costo mucho convencernos. Y aunque todos tenian compromisos y no podian quedarse mas dias de los presupuestados originalmente, yo si podia quedarme un par de dias mas. Y dicho esto, en la tarde estabamos viajando junto a Rene a Chillan.

Visitamos un par de locales centricos, pero pese a ser adecuados, su costo de arriendo nos hizo desecharlos. Finalmente fuimos a visitar a la directora provincial de Sernatur, Carmen Gloria Moya (si mal no recuerdo el nombre) en las instalaciones. Y ella al saber nuestras intenciones nos ofrecio toda la cooperacion para montar alli la exposicion.

Y asi fue como estuvimos dos dias en Chillan con una cobertura tan importante de medios como en Concepcion. Hasta el gobernador, Carlos Abel Jarpa (años despues diputado) estuvo en la ceremonia inaugural.

Y nosotros durante la estada en la ciudad, en la casa de Rene Poblete donde nos atendieron de maravillas.

Rene junto a Maria Eugenia –Dios mediante- siguen en la Region del Bio-Bio con su empresa constructora “Pichilemu” dandole prestigio al nombre y nos alegramos por ellos y por nuestra comuna.

Y para que conozcan algo mas sobre ellos, esta nota que nos ha motivado a recordar esa visita a Concepcion y Chillan, llevando el nombre de la Camara de Turismo de Pichilemu y la comuna, con orgullo y dejandolo bien alto.

 

Prueba de fuego

 

Fuente: La Discusion, de Chillan.

 

Domingo 29 de marzo de 2009.

 

La crisis económica ha golpeado fuerte a las constructoras de la zona, quienes han debido aplicar planes de contingencia con el fin de aminorar las pérdidas y aunque lo han intentado no son pocas las que han sucumbido.

 

Antes de que se desatara el descalabro financiero internacional, varias empresas se habían hecho fuertes y apostaron por satisfacer las demandas de una población, que con amplias posibilidades en la banca podía optar incluso a una segunda vivienda.

 

De esta manera, durante tres años se vivió en Chillán un boom inmobiliario que por lo menos en el corto plazo es difícil que pueda volver a replicarse, dadas las restricciones que existen para la entrega de créditos a largo plazo.

 

La coyuntura, efectivamente, no es favorable según los actores del sistema y varias constructoras ahora apuestan más que a seguir construyendo a tratar de vender las casas y departamentos que forman el sobrestock que quedó como remanente del boom.

 

SOBRESTOCK.

La Cámara Chilena de la Construcción no ha realizado -señala su presidente en Ñuble- Franz Iraira un catastro que permita dimensionar a cuánto llega la oferta de inmuebles en Chillán.

 

Pero fuentes independientes indican que son algo más de 500 las casas y departamentos de la ciudad que no han podido ser vendidos, lo que ciertamente preocupa a los empresarios del rubro, quienes tienen compromisos impostergables con la banca.

 

Los problemas de baja en las ventas se observa sobre todo en villas del sector oriente, donde hay muchas viviendas que tienen una cotización superior a los 100 millones para las cuales, sencillamente, no hay ofertas.

 

Hasta comienzos del año pasado cada semana llegaban interesados, pero con las restricciones establecidas por las instituciones financieras se produjo la estampida de los compradores, quienes esperan ahora que bajen las tasas de interés y se produzcan ofertones, indica la corredora María Luisa Solar.

 

EMPLEO.

El sector de la construcción es uno de los más relevantes en el país y lo que ocurre con él guarda estrecha relación con lo que suceda en todos los segmentos de la economía.

 

Es uno de los ámbitos que produce la mayor cantidad de empleo y sólo en Chillán se calcula que más de tres mil personas están vinculadas directamente a las faenas.

 

Y si no hay proyectos de relevancia tanto desde el sector privado como desde el gubernamental se piensa que muchas de aquellas personas no serán capaces de reinsertarse en otras actividades. Ariel Larenas del Valle, gerente de la Constructora Ariel Larenas, reconoce que la situación está muy complicada de tal manera que proyectos que tenían en carpeta y que debieron haber generado un buen número de empleos, fueron pospuestos.

 

La empresa, está abocada en la actualidad a vender los departamentos que aún tiene disponibles en la torre Bicentenario, antes de enfrentar un nuevo desafío inmobiliario. “En la torre Bicentenario afortunadamente vendimos más de la mitad y con eso pagamos al banco.

 

El banco es un taxímetro que no para nunca y para las empresas que no pueden vender se les complica bastante”.

 

PROBLEMAS.

Quien ha enfrentado tales problemas sería la Constructora Orlando Muñoz, la cual no ha podido colocar en el mercado como se esperaba la Torre Altavista y el Jardín del Este, su nueva proyecto, consistente en dos torres emplazado en Francisco Ramírez.

 

Incluso, trabajadores de la entidad recurrieron a la prensa para dar a conocer los problemas que afectarían a la empresa local que entregaría el nuevo proyecto en septiembre próximo. Sin embargo no fue posible obtener una versión de la firma.

 

Larenas, sostiene que en su caso, la crisis lo pilló con varios proyectos en marcha tanto en Chillán como en otras regiones del país, lo que evitó que se produjera un daño mayor a la firma. El empresario local, confirma que la buena salud de su compañía es producto de trabajos propios y para instituciones estatales, en donde figura la construcción de establecimientos educacionales y la remodelación de un ala del Edificio Diego Portales, que fue víctima de un incendio de proporciones.

 

La suerte de Larenas no fue la de la empresa Nazareth que debió asumir una quiebra y posterior remate de las casas que había construido al oriente del Parque Residencial Barcelona.

 

Además de otras empresas de menor tamaño, la Inmobiliaria Los Chiquillanes sufrió igualmente el remate del edificio que construía en la Avenida Schleyer, originada por las restricciones impuesta por el banco.

 

“Si no estuviéramos diversificados estaríamos liquidados“, sostiene el empresario local, quien se apresta a iniciar la construcción de una torre de oficinas en Los Angeles y otro en Rancagua.

 

En Chillán si todo sale según sus planes iniciarían la construcción de otra torre en octubre posiblemente en algún sitio del área decretada como de renovación urbana comprendida por las avenidas Collín y Brasil.

 

Pero los nuevos proyectos de edificios que se deberían levantar en Chillán deberían corresponder a un rango menor y no superar las 1.500 UF pues aparentemente se copó la demanda por departamentos de mayor valor.

 

FUTURO INMOBILIARIO.

Para personeros del sector inmobiliario local, es difícil predecir si es que el sector llegará a los niveles constructivos de años anteriores.

 

En general prima la cautela, pues quieren conocer lo que ocurrirá con las tasas hipotecarias y el efecto real de las políticas de Gobierno a través del Ministerio de Vivienda.

 

El seremi del ramo Carlos Arzola, sostuvo que ya comenzó a operar un nuevo instrumento que básicamente es un subsidio a la construcción y que consiste en la entrega de subsidios familiares de 380 UF para proyectos inmobiliarios de hasta 950 UF.

 

El personero de Gobierno, sostiene que ya son varias las empresas de la región que se han inscrito para acogerse a esta iniciativa que considera proyectos que se inicien en el transcurso de este año.

 

René Poblete, gerente de constructora Pichilemu y miembro del Directorio de la Cámara de la Construcción filial Ñuble, sostiene que la iniciativa sin duda es positiva, pero recalca que se requieren de estímulos para construcciones de mayor valor. “Los impulsos del Ministerio de la Vivienda están bien encaminados y hay buenos augurios en el caso de las viviendas sociales. Pero, el problema es que se construyen muchas casas por sobre las 2.000 UF y para ellas no hay franquicias ni subsidios”, plantea.

 

“Actualmente el acceso al crédito es muy restringido. Hay mucho stock de casas y muchas constructoras han quebrado porque no tienen acceso al crédito y tienen moras tremendas”, agrega el empresario, quien mantiene una cartera de proyectos diversificada en el país lo que le ha permitido salvar la crisis.

 

Los instrumentos del Gobierno son muy esperados en la zona por distintas empresas que ya comienzan a vislumbrar una salida al aflictivo panorama.

 

Franz Iraira indica que en el último mes hay claros signos de reactivación pues los permisos de edificación presentados ante la municipalidad pasaron de cifras equivalentes a 4.000 metros cuadrados a más de 42 mil metros cuadrados a fines de febrero.

 

Desde la municipalidad el director de Obras, Ernesto Aracena Tricot confirma este escenario positivo y sostiene que hay muchas empresas que están a la espera de que la situación económica se normalice para invertir.

 

En este sentido sostiene que la empresa Coyancura la que fue objeto de una investigación por parte del Concejo Municipal que derivó en que el proyecto fuera abortado está dispuesta a retomar la iniciativa.

 

La empresa que esperaba invertir entre 30 y 40 millones de dólares en el sector oriente de Chillán para levantar unas mil viviendas había pactado con la municipalidad el pago de permisos de edificación por 160 millones de pesos, los cuales jamás pagó.

 

Pero ahora la nueva administración de la firma depurada de antiguos colaboradores que estuvieron en el ojo del huracán se acercó a la municipalidad.

 

Los inversionistas esperan pagar en el corto plazo el dinero adeudado al municipio y comenzar en breve los trabajos de la ciudad satélite que debería satisfacer de preferencia las necesidades de clase media con casas superiores a las 1.000 unidades de fomento.

 

A aquel proyecto se deberían sumar en el futuro viviendas de otras dos constructoras que están esperando sólo a que termine la crisis para iniciar las faenas.

 

Desde JCE la empresa que ahora levanta la Torre Aranjuez, se señala que las posibilidades de inversión en Chillán están a la mano y que luego de terminar la torre tienen varias otras en carpeta.

 

Su gerente, Claudio Camus Ramírez, indica que “una vez que llegamos a Chillán y luego de construir la clínica Los Andes y la Torre Aranjuez, decidimos quedarnos en esta ciudad para emprender nuevas iniciativas”.

 

La edificación ya está completamente terminada y sobre el 60 por ciento de las oficinas disponibles ya están vendidas.

 

Aunque la empresa no lo confirma puesto que sus planes pertenecen al nivel más estratégico dentro del juego que tienen con otras constructoras, se espera que levante una torre de departamentos en los terrenos de la ex Clínica Chillán.

 

A los proyectos señalados se debería sumar los de varias constructoras que deberían haber iniciado faenas, pero decidieron posponerlas a la espera de que mejorara la economía nacional.

 

Iraira indica que con las señales que han manifestado las autoridades es probable que de aquí a fin de año se observe una reactivación efectiva del rubro.

 

René Poblete, sostiene que sin duda este es un muy buen momento para adquirir una vivienda pues las tasas están muy bajas y no habría razones de peso para seguir esperando.

 

“La gente que puede está comprando y muchos aún no se deciden, pero cuando lo hagan, con una tasa aún más baja que la actual, puede que no encuentren lo que buscan”.

 

Cuando los proyectos de construcción de casas según el nuevo subsidio de 380 UF para casas de 950 UF esté plenamente caminando los beneficiarios quizás ya no requieran crédito hipotecario sino que uno de consumo que tiene condiciones más convenientes.

 

Las constructoras locales, esperan además de las señales del Ministerio de Vivienda las del Ministerio de Obras Públicas, quien comprometió recursos por más de 120 mil millones de pesos para este año con el fin de materializar proyectos viales en todo el país.

 

En Ñuble, adicionalmente se espera en el ámbito de los trabajadores la construcción de la central de paso de la CGE en San Fabián, que debiera generar más de 500 empleos. Actualmente una de las pocas grandes obras en construcción es la ampliación de Johnson´s en pleno centro de la ciudad que demanda progresivamente mayor número de empleados..

 

 

 

 


Comentarios