Mi?rcoles, 01 de abril de 2009

CANSADOS y MOJADOS HASTA BIEN ARRIBA; PERO FELICES, FELICES, LOS CAMINANTES PICHILEMINOS CONOCIERON CHORRILLOS

 

- Niños desde los seis años y hasta una “lola” de 72 años fueron de la partida en la caminata recreativa que organizó el Comité Ecológico de Infiernillo y Playa Hermosa”.

 

“Feliz, feliz, contenta por haber concretado una vez más el desafío de caminar, ahora, por la arena”, declaró la entusiasta e incansable dirigente social Lia Lazo al darnos su impresión tras la caminata realizada el domingo recién pasado hacia el lado norte del litoral pichilemino.

La dirigente junto a Maria Pavez, de la comisión organizadora de la caminata, “organizada por el Comité Ecológico y de Adelanto de Infiernillo y Playa Hermosa” agregó que una vez más los adultos mayores dieron el ejemplo, participando tres personas que pasaban los setenta años de edad. Una de ellas fue Edilia Campos, de 72 bien llevados años, una peralillana radicada ya varios años en Pichilemu.

Lia Lazo destacó también –en el grupo que esta vez alcanzó a 26 personas- que hubo cuatro o cinco niños que estuvieron caminando junto a sus mamás o papás. Los más pequeños fueron Amaru Salas Leiva y Marcus Vega de 6 años. Seguía en edad, Carlos Aguilera Miranda de 7 años. También, Adriano Salas Leiva de 9 años; todos los cuales disfrutaron del paseo por la orilla del mar. Aunque el regreso las marejadas los hicieron pasar un poco de susto y varios resultaron mojados cuando, confiándose, el oleaje les alcanzó.

Al proporcionarnos más detalles, Lia Lazo también tuvo palabras de agradecimiento hacia la capitanía de Puerto, uno de los patrocinadores de la actividad recreativa. Dijo: Antes de la partida, que finalmente fue a las 9.15 horas, un miembro de la Armada, Claudio Azúa nos fue a saludar al punto de partida, la Plaza Prat. Ahí nos dio una serie de recomendaciones y les advirtió de la posible ocurrencia de marejadas según el pronóstico climatológico. Aparte de ello, les manifestó que estarían atentos a la hora de retorno en Pichilemu. Y en caso de ser necesario ir a prestar apoyo a los más adultos.

“Y, finalmente, nos pidió –dijo la dirigente- que nos reportáramos telefónicamente cuando ya estuviéramos de regreso, lo que hicimos naturalmente”.

Consultada por los lugares que recorrieron, la dirigente señaló que la mayoría no conocía y que todos quedaron agradados, sobretodo en el sector de los Chorrillos y la caprichosa forma de lo roca que tiene una especie de túnel y que seguramente los pescadores usan para descansar e incluso para pernoctar protegidos de la intemperie.

Dando otros detalles, Lia manifestó que entre el grupo participaron la norteamericana Esti Rose Weisland y una ciudadana colombiana; pero que tras una hora de caminata decidieron devolverse junto a un par de personas que ya a esas alturas estaban “tomándole el peso a la caminada por la arena”, pese a ser bastante más jóvenes que las abuelitas de setenta años.

Justamente para que no se hiciera tan pesado el recorrido planificamos una hora de caminata. Descanso y merienda y así hasta llegar en tres horas un poco más allá de Chorrillos.

Consultada, por las demás playas, Lia respondió: “En realidad nunca pretendimos llegar mucho más allá, pues iban niños y personas adultas que no están habituadas a hacer un ejercicio de tantas horas. Es por ello, que llegamos hasta el sector de Alto Colorado en tres horas de caminata. Ahí estuvimos un rato y nuevamente hicimos el retorno en tres tandas; llegando alrededor de las 16.30 horas de regreso al punto de partida”.

¿Alguna cosa que les llamó la atención?
Si, encontramos la playa muy sucia. Aparte de restos de árboles, madera, muchas bolsas plásticas y basura, lo que sin duda es producto esta última de las personas sin conciencia ecológica, que todo lo tiran sin pensar en el daño que se produce a la naturaleza; sobretodo cuando es tan simple como tirar los desechos a una bolsita y depositarla en casa o en algún basurero en el radio urbano. Sin duda falta mucha conciencia ...".
  

¿Qué hay para más adelante?

“Bueno, el deseo de seguir organizando caminatas a distintos puntos. Algunas personas nos pedían una al mes, así que expondremos la idea y de acuerdo al entusiasmo que encontremos en nuestra institución, veremos qué hacemos. A mí me encanta caminar, pero por cierto no a todos los socios les gusta. Por eso tenemos que verlo, porque además nos toca el peso organizativo, hacer gestiones, hacer promoción, etcétera lo que lleba muchas horas de trabajo que no todos realizan. Y eso también desgasta”.

 

Finalmente, preguntamos, supongo que las fotos que encargué las tomaron y me las van a enviar.

Si, las enviaremos por mail mañana mismo.

“Mañana” es una canción de Luis Jara. Y como aún no llegan, ojalá no se conviertan en una canción del recuerdo. 

 


Comentarios