Jueves, 16 de abril de 2009

Fotógrafo que siguió por 20 años al sol en Ñuble, presentó documental



www.ladiscusión.cl  -  Jueves 16 de abril de 2009  -  Chillán

 

Maravillado por la majestuosidad del sol y sus luminosos rayos en toda época del año, el fotógrafo Calancén Farfán se propuso hace 2 décadas seguirlo por toda la Provincia de Ñuble. Fue así como surgió el inédito trabajo “El recorrido del sol”, un seguimiento fotográfico del astro por varias partes de Ñuble y que se fundió en la edición de dos documentales.

 

El primero de ellos fue presentado el año 2007 y anoche, se realizó la presentación de la segunda parte de esta saga. “La primera vez estrenamos el trabajo en el Mall Plaza El Roble y ahora lo hicimos en la Primera Sala del Teatro Municipal”, cuenta entusiasmado.

 

“La idea original del proyecto es reunir las distintas alternativas turísticas que tiene Ñuble. Porque la provincia no sólo tiene las Termas de Chillán o la Plaza de San Fabián de Alico, sino que ofrece otras innumerables posibilidades y paisajes maravillosos”, cuenta quien ha tenido la oportunidad de recorrer casi todos los parajes de esta provincia.

 

El trabajo “El recorrido del sol” es una recopilación de 20 años de trabajo, más algunas producciones más recientes. “De esta forma, creamos una fórmula para hermanar las comunas. El sol es mi padre, por la luz que me ofrece para la fotografía, principal recurso para la tarea que realizo. Por esto me propuse seguirlo por todas partes, para conocer la trayectoria que realiza desde que aparece en las montañas hasta que se esconde en las profundidades del mar”, precisa Calancén.

 

Los videos editados por Calancén retratan precisamente esa idea, la de seguir al sol en su recorrido diario iluminando a todas las comunas.

 

LIGADO AL TURISMO

Calancén (48) trabaja actualmente en la Estación de Ferrocarriles. Ahí mantiene una pequeña oficina de turismo en la que recomienda a los pasajeros que nunca han visitado Chillán, algunas alternativas. Este trabajo se mezcla con la fotografía, pasión que ha logrado traspasar a sus hijos, quienes le ayudaron con el montaje de este documental. “Uno de ellos, además, lo musicalizó y lo editó y estamos muy conformes con su trabajo”.

 

“Otras personas también me han ayudado. Por ejemplo, me faltaban algunas secuencias que Rolando Vega me donó desinteresadamente. Esas fotos corresponden a un lugar maravilloso llamado Laguna El Huemul, que yo no conocía. Por este apoyo, creo que he logrado conocer la mayor parte de los rincones más bellos de Ñuble”, añade.

 

-¿Puede señalar cuál es su lugar favorito?.

 

-Me pone en un aprieto, pero lejos, lejos, una puesta de sol en los ventisqueros de Rinconada. Mirando al sur, a la Cueva de los Patos Liles, y un poco hacia el norte, al Arco de los Enamorados. Ahí hay que esperar la puesta de sol en cualquier época. He estado con extranjeros en ese lugar y han quedado maravillados. No quiero pasar a llevar la montaña ni el valle. Después de comer mariscos, de esquiar o de ir a la Laguna Avendaño, los invito a ver una puesta de sol ahí.

 

-¿Cómo se acerca a la fotografía?.

 

-Desde niño. Había una cámara en la casa y yo visitaba una localidad que se llama Pichilemu, en la Sexta Región. Y como era el más feo de toda la familia, agarraba la cámara para no exponerme. Todos eran musculosos y yo era muy flaco.

 

-¿Cómo define su trabajo en la Estación de Ferrocarriles?.

 

-Desde hace cinco años estamos trabajando en un proyecto destinado a reunir a todas las comunas de la Provincia de Ñuble. Ahí se le entrega toda la información que requiere el pasajero que baja del tren.

 

-Pero imagino que no sólo les cuenta, sino que también les muestra a través de la fotografía.

 

-Claro, les mostramos la provincia en video todo el día. Siempre hay un televisor panorámico mostrando estas imágenes. La gente para y de pronto pregunta. Gloria Moya de Sernatur nos presta una gran ayuda porque me entregan folletería que refuerza el trabajo. Nos hemos dado el gusto de tomar gente que iba a Pucón o Villarrica y cambiarles el itinerario mandándolos a las Termas o San Fabián. Nos han hecho caso y han vuelto muy contentos. Nos hemos convertido en orientadores serios y muy profesionales con respecto a la verdad que tiene Ñuble porque a los turistas no podemos mentirles. El turista va a buscar eso que nosotros le dijimos. No hay que decirle que tenemos hoteles de cinco estrellas, cuando no los tenemos. Hay que decirles que tenemos montañas de 20 mil estrellas y ellos disfrutan con eso.

 

-¿Le agrada atender turistas?.

 

-Sólo el otro día me llegó una postal de Francia. Fue un señor que estuvo de visita en la oficina. En la oficina se dan esos detalles. Además, conversamos mucho con los turistas para ir rescatando qué es lo que quieren y buscan. Nuestro objetivo es que se queden mucho tiempo.

 

-¿Va a seguir buscando la ruta del sol?.

 

-Sí, moriré en eso.

 

-¿Esperamos entonces una tercera parte?.

 

-Sí, se lo mandé a decir a una primera autoridad nacional cuando editamos el número 1. A ese personaje le prometí sumar esta actividad como algo del Bicentenario..


Comentarios