Mi?rcoles, 22 de abril de 2009

Multitudinaria llegada de Cheerleaders pichileminas a Chile

 

A las 8 de la mañana en punto llegó el avión de American Airlines al aeropuerto Internacional de Santiago trayendo a la delegación de 27 alumnos del Colegio Preciosa Sangre de Pichilemu.

A la llegada, para sorpresa de ellos, sus padres les esperaban en el terminal aéreo, donde comenzaron las primeras muestras de alegría y regocijo.

Pasada esta primera emoción vino la visita al Palacio de Gobierno y fue la Ministra Secretaria General de Gobierno Carolina Tohá y el Ministro General de la Presidencia José Antonio Viera Gallo, el senador Juan Pablo Letelier y el alcalde Roberto Córdova, los encargados de dar la bienvenida a los alumnos y alumnas de este colegio

Minutos después comenzaron a disfrutar de un exquisito desayuno con la presencia de la prensa nacional.

Pero eso no seria todo, ya que en Pichilemu se realizaban los preparativos para una histórica recepción (como lo muestran las fotografías) ya que miles de personas colmaron las calles y avenidas del balneario, recorrido que terminó en el Colegio Preciosa Sangre de esta ciudad

Pasado mañana, el Municipio les dará una cena a toda la comitiva.

DESAYUNO
Tras revisar los diferentes medios nacionales que estuvieron en el desayuno -compartiéndolo con los cheerleaders, profesores, apoderados, entre otros- grande fue la sorpresa y decepción -no solo nuestra- de constatar una vez más, cómo algunos medios de comunicación privilegian el faranduleo en la política, en el deporte y en todos los ámbitos del quehacer nacional.
¿Cuál es el pecado de los cheerleaders? Si hacemos un breve análisis, hay varios: Las integrantes del team del Colegio "Preciosa Sangre" eran muy niñitas. Ninguna cayó en "gracia" a los "á-giles" de la prensa. Además no estaban con sus tenidas de presentación, sino con buzos, no había ninguna que pintara para "mina". Entre los integrantes varones no había ninguno que les llamara la atención.
Al parecer tampoco había "ningún apellido con abolengo, vinoso, aristocrático". Pertecen a un colegio particular (pero lamentablemente de provincia), ninguno de los integrantes -al parecer- es hijo de una autoridad o funcionario gubernamental, etcétera, etcétera.
No podemos dejar de felicitar a las excepciones: Los medios de comunicación de la región que le brindaron espacio y destacaron el gran papel de los deportistas pichileminos que no solo honraron a su comuna, a su colegio sino al país.
 


Comentarios