S?bado, 02 de mayo de 2009

Tras una enigmática llamada telefónica

CONVERSAMOS CON ACADÉMICO Y EXPLORADOR FRANCÉS SOBRE UN NO MENOS ENIGMÁTICO LUGAR DE NUESTRA REGIÓN

- Y, de paso, hemos establecido el nexo para que se reúna con personas que sí saben del tema. 

 

El día miércoles recién pasado una llamada telefónica –de una persona que no conocía y con acento extranjero- después de contestar ¿alo?, esta me preguntó “¿hablo con el Director y Editor de www.pichilemunews.cl?”.

Entre un grado de sorpresa y mi respuesta afirmativa, se identificó como un académico de la Universidad de La Sorbona de paso por Chile, al tiempo que nos manifestaba su interés de conversar con la persona que más sabía de …………, y si podía darle un tiempo para conversar y que él viajaba en un par de horas más a la V Región.

Le expresé que era imposible en ese momento por razones de trabajo, pero que sí podía ser en el curso de la tarde tras nuestro horario de trabajo, a lo que aceptó y confirmó para el día siguiente.

Junto con ello me adelantó que estaba en Chile por unas semanas junto a su esposa chilena y que ella me estaría llamando para indicar la hora y lugar, ya que no sabía exactamente a qué hora retornarían desde Valparaíso.

Y así fue, en horas de la tarde llamó quien se identificó como la esposa de quien me había contactado por la mañana. Acordamos la hora y mutuamente nos dimos algunas señas para reconocernos junto a las Boleterías de una Estación del Metro.

El jueves estuve a la hora convenida y con ansias de despejar el misterio del interés manifestado por este académico francés.

Confieso que el no entenderle sobre qué tema le interesaba conversar y más aún al agregar que –según él- era quien más sabía, me hizo especular una serie de hipótesis, algunas bastante inquietantes; pero ninguna suficientemente fuerte como para hacerme “abortar” y cumplir con la cita a ciegas y misteriosa.

Y bueno, tras saludarnos y no costar reconocer las señas dadas, subimos en busca de un café para sentarnos a conversar, pero luego de casi tres cuadras en donde el académico francés daba detalles de lo que él quería saber, no daba espacio para decirle que –si bien conocía algo respecto de lo que me decía- no era precisamente yo la persona que él imaginaba le pudiera dar la información que es de su principal interés.

Es más, ya sentados en un café y su esposa quiso intervenir para acotar algo, le expresó: “Hemos perdido 15 segundos” y siguió con su conversación.

Me resigné a dejarlo a que dijera todo lo que él quería decir, hasta que finalmente le expresé: “La verdad que sé muy poco del tema, pero si me considero amigo de la persona que escribió un libro, junto a un destacado investigador y geógrafo ya fallecido (Hans Niemeyer) donde toca el tema que a usted le interesa. El es el profesor e investigador Víctor León Vargas y vive en la ciudad de San Fernando”.

Nos comprometimos a entregarle al día siguiente (ayer), vía mail, información para que establezcan contacto, al tiempo que escribí al profesor sanfernandino para informarle que se comunicarían con él en cualquier momento.
Y, cuando estoy concluyendo esta pequeña nota me llega respuesta tanto de él, como de mi hermano Antonio, también escritor e investigador que me anuncia tener algunos antecedentes al respecto, como la disposición de aportarlos a la dilecta visita francesa.

 

CLAUDE COLLIN

El nombre de este profesor francés, geógrafo de profesión, apasionado investigador que ha recorrido los más increíbles lugares de varios continentes, es Claude Collin Delavaud.

Aparte de expresar el interés de estar en Chile, junto con visitar con su esposa chilena a familiares en nuestro país, nos señaló que está culminando un estudio de una región del Perú, los departamentos de La República a Piura, hasta donde irá por cerca de una semana antes de retornar a su país.

Los demás detalles: geógrafo, investigador y miembro de la Sociedad de Exploradores Franceses, en cuya calidad ha visitado y explorado una cantidad importante de países -en plan de investigación más que de turismo- me han hecho hacerme un cuadro donde me parece estar frente a un personaje que muy probablemente debe haber vivido experiencias tan fascinantes y llenas de adrenalina como aquellos que –en la pantalla, en el cine- han inspirado las películas de “Indiana Jones” con Harrison Ford, o el personaje que en más de una ocasión interpretó Michael Douglas en la cinta “La Joya del Nilo”, por ejemplo.

Claude Collin hoy debe ser una persona que frisa los 70 años más o menos, pero su vitalidad nos hace pensar estar aún al 100% por el entusiasmo en su conversación, sus planes e intereses que lo mueven.

Al indagar sobre su persona nos enteramos que es autor de varias publicaciones, donde encontramos el libro “Hasta el final de la Tierra, viaje de un geógrafo”, entre otros. Y textos que nos dicen que ha filmado películas sobre lugares que ha recorrido y especialmente investigado.

Aunque él está naturalmente más interesado en conocer un lugar de nuestra región, en la que estuvo ya dando algunos pasos, pero no logrando su objetivo, hubo un momento en que pudimos conversar sobre nuestra “patria chica” y tangencialmente sobre un aspecto que tiene similitud en cuanto a territorio y actividad económica: me refiero a la zona de Guérande (Francia) y el sector de Cáhuil, Barrancas y La Villa (en Pichilemu), donde –entre otros lugares- se cultiva la SAL DE COSTA.

Y le sorprendió conocer de ello, como también, que intentos de materializar un intercambio para conocer experiencias “entre Salineros” de allá y acá no haya fructificado; dando una idea que no ha sido explorada y que eventualmente pudiera materializar ese intercambio, al margen de los mezquinos intereses políticos que hasta ahora han hecho naufragar la idea.

No iremos mayormente más allá, sino cuando tengamos la certeza de encontrar a las personas adecuadas –por cierto no políticos- que pudieran embarcarse y –quizás- ayudar que el gris panorama de las salinas de nuestra provincia pudieran abrigar un mejor destino, en un futuro medianamente cercano.

Ya estaremos informarnos de todas las aristas de esta experiencia que en definitiva ha resultado mutuamente interesante y que –por añadidura- podría resultar enormemente importante si las conversaciones –por uno y otro lado- logran cristalizar.   

 

    


Comentarios