Domingo, 10 de mayo de 2009

ALEGORÍA EN HOMENAJE A LOS “HOMBRES DE MAR” Y A SUS ACTIVIDADES REALIZAN EN LA CALETA DE PICHILEMU

 

Para nadie que camine por la playa La Terraza, especialmente en el sector de La Caleta, pasa desapercibido el gran mural que luce hacia el nor poniente la infraestructura que alberga los locales de expendio de productos del mar.

En efecto, sobretodo cuando los pichileminos advierten a tres reconocibles referentes de los “hombres de mar” que aparecen inmortalizados con sus rostros curtidos por el sol y aire marino.

No obstante, dos de ellos al menos son “hombres de mar” afuerinos y que se quedaron por siempre en el Pichilemu que les adoptó y que ellos hicieron su patria chica. Ellos son Evaristo Vásquez Sanhueza –de Lebu- quien naufragó junto a dos hermanos y otros compañeros frente a Pichilemu hace muchas décadas atrás.

No obstante, pese a que se salvaron los tres hermanos, posteriormente dos de aquellos hermanos murieron ahogados en accidentes frente a la misma playa San Antonio. El otro afuerino es José “Castañón” Flores, quien llegó proveniente de Constitución, a quien se le vio prácticamente hasta los últimos días de su vida ayudando a los más jóvenes, como pollero, en las faenas propias de los pescadores artesanales en tierra.

El tercero de ellos es uno de los numerosos hermanos Rojas Vargas. La verdad que no sabíamos el nombre de pila de ese personaje, aunque sí que era uno de los tantos hombres de esa extensa familia –Oscar, Ramón, Aurelio, Augusto, Baustista, etcétera- y fue la Sole Vargas quien a boca de jarro al llegar a La Caleta nos preguntó: “Don Washington, usted que conoce díganos ¿quiénes son los demás que aparecen en el mural. El primero es Bruno Rojas y los demás?

-         “… los demás son Don José “Castañón” Flores y Don Evaristo Vásquez”,

le contestamos. Y de paso nos informamos quién era el otro personaje que sabíamos era Rojas Vargas, pero no su nombre de pila.

 

MURAL

El mural de casi una treintena de metros de longitud, con un alto de unos cuatro hasta llegar a uno y medio de altura, es una iniciativa que –por lo poco que sabemos está impulsada por la Cámara de Turismo de Pichilemu y la Federación de Sindicatos de Pescadores Artesanales que preside Carlos Hugo Bozo López- y realizada por una alianza de pintores locales con muralistas y audiovisualistas de Santiago; quienes han estado por cerca de tres semanas realizándolo, estando a la fecha de nuestras tomas, casi en un 75% de la obra realizada.

A estas alturas lo más probable es que ya esté terminado o en sus últimos retoques.

El mural –que sin duda- se transformará en un nuevo icono del balneario, esperamos que tenga la durabilidad y el respeto de aquellos que “creyéndose” artistas no trepidan en desparramar la pintura spray con signos que solo ellos conocen, leen y que –quizás- interpretan los extraterrestres.

Una obra artística que no solo tiene las figuras de los personajes aludidos, sino una serie de alegorías relacionada con la esforzada actividad en torno al mar, justo en el mes que está instituido como Mes del Mar, y donde se recuerda además la gran gesta naval que inmortalizó el nombre del heroico Capitán Arturo Prat Chacón junto a sus valerosos hombres en la rada de Iquique, en un ya lejano 21 de Mayo de 1879.

Junto con reconocer la iniciativa y a quienes la impulsan, las felicitaciones a quienes han participado de una y otra manera, desde las gestiones hasta la concreción de la obra. 


Comentarios