Lunes, 18 de mayo de 2009

Hoy, por fin, puede asumir como alcalde Marcelo Cabrera

 

Fuente: www.elrancaguino.cl

 

Hoy lunes, a las 8 de la mañana debería haber asumido como alcalde de Pichilemu el electo edil Marcelo Cabrera, quien pese a haber sido elegido democráticamente en octubre de 2008 aún no había podido ejercer el cargo.

Ya que Cabrera en febrero de este año fue condenado a 61 días de pena remitida y a la pena accesoria de 7 años de prohibición de ejercer como concejal, sentencia dada por el tribunal de Garantía de Santa Cruz por el delito de fraude al fisco y malversación de instrumento mercantil.

Los 61 días a los que fue condenado se cumplieron ayer domingo, pero persiste la duda si la prohibición de ejercer como concejal lo inhabilita para ser alcalde, cuestión que deberá dirimir el Tribunal Electoral Regional.

Así que la incertidumbre sobre quién dirigirá los destinos de Pichilemu continúa, ya que existe una posibilidad que Cabrera pueda ejercer su cargo sólo por 10 días si es que el tribunal determina que la inhabilidad para ser concejal se extrapola al cargo de alcalde. En este sentido en el entorno del electo edil se rumorea que se podría nombrar un suplente mientras no exista un fallo definitivo, que de ser positivo para las pretensiones de Cabrera le permitiría asumir con propiedad el cargo para el cual fue electo.

 

LA SEGUIDILLA DE ALCALDES

En julio de 2007 asumió, tras la salida de Jorge Vargas, el DC Víctor Rojas, quien estuvo poco más de un mes en el cargo, que debió dejar tras ser acusado de cohecho por el ministerio público junto al ex alcalde Vargas, un concejal y dos funcionarios municipales. Tras este hecho fue el alcalde subrogante de la época quien descubrió que había boletas de viajes de concejales que habrían sido adulteradas, hecho que fue denunciado al Ministerio Público y donde se encontrarían involucrados tres concejales. A finales de noviembre de 2007 asumió como alcalde suplente Marcelo Cabrera Martínez, quien también estaba entre los posibles involucrados en este caso denominado “Boletas”.

En mayo de 2008 el fiscal de Pichilemu decidió formalizar a Cabrera, Rojas y el UDI Héctor Cornejo por fraude al fisco y falsificación de instrumento privado mercantil.

A poco días de las elecciones el fiscal Mena Ocares acusó a Cabrera por estos hechos, solicitando una pena no inferior a trescientos sesenta y un día y la imposibilidad de por vida de asumir cargos públicos; inhabilitándolo además para asumir el cargo de alcalde que había obtenido el pasado 26 de octubre con una gran votación, esto por arriesgar una pena aflictiva. Así, Cabrera no pudo asumir su cargo en diciembre. El juicio finalmente se llevó a cabo en el mes de febrero, donde el Tribunal Oral en lo Penal de Santa Cruz lo condenó a sesenta y un días de presidio remitido, pena que se cumplió el próximo domingo, además de la pena accesoria de siete años de inhabilitación en el cargo de concejal. Fueron varios los recursos presentados por el concejo pichilemino para evitar la vuelta de Cabrera, siendo todos rechazados. Pero queda uno, el presentado ante el Tribunal Electoral solicitando que se pronuncie sobre si la pena accesoria a la que fue condenado el electo alcalde, lo impide o no para asumir su puesto. Esto ante el supuesto de que el alcalde puede ser considerado un concejal más. Esto se resolvería el próximo 27 de mayo.

Actualmente, el alcalde suplente elegido por el Concejo Municipal es Roberto Córdova quien reasumirá su cargo de concejal tras haber estado ejerciendo como alcalde durante la temporada estival época en que el balneario recibe la mayor cantidad de visitantes. De ser aprobada la inhabilitación de Marcelo Cabrera, lo más probable es que Córdova sea ungido alcalde por el resto del período.      


Comentarios