Mi?rcoles, 27 de mayo de 2009

SIGUE EL SUSPENSO EN PICHILEMU: CABRERA SEGUIRÁ “BALANCEÁNDOSE” EN EL SILLÓN POR 20 DÍAS MÁS

 

Veinte días más se darán los integrantes del Tribunal Electoral Regional,  TER, para llegar a una conclusión que sentará precedentes en la política chilena –con epicentro en Pichilemu, una vez más- y donde su sabiduría y trayectoria los llevará a la gloria o a la sima.

En efecto, deberán tras escuchar los alegatos de los abogados Fabricio Mardones –en representación de la Municipalidad de Pichilemu- y de Cristian Letelier –en representación del alcalde Marcelo Cabrera- si este último mantiene su calidad de ciudadano al tiempo que está condenado a 7 años de inhabilidad para ejercer un cargo público; cargo que desde el lunes 18 de Mayo está ejerciendo Cabrera, luego que resultara electo en las elecciones municipales de Octubre del año 2008; pero que por estar procesado por Fraude al Fisco –primero- no pudo asumir el 6 de diciembre del mismo año.

Y, posteriormente, luego de ser sometido a un Juicio Oral en la ciudad de Santa Cruz resultó condenado por la Justicia el 16 de febrero de este año. Ahí se le aplicó la pena de 61 días de prisión remitida, al pago de una multa de dos mil pesos y a siete (7) años de inhabilidad para ejercer el cargo de concejal.

Cabe señalar que se le condenó en esa condición, por cuanto el delito por el cual fue procesado lo realizó cuando ostentaba ese cargo. Sin embargo, aunque es de “Perogrullo”, los estudiosos de las leyes aún no son capaces de concluir que la pena aplicada no distingue la calidad del cargo del “condenado”, sino que afecta al individuo para ejercer una función pública.

Caso contrario, en el día de mañana, tendríamos en prácticamente cada comuna del país y en servicios públicos a “car ‘e callos” exigiendo desempeñar “otros cargos” públicos, puesto que ellos fueron condenados por una función específica -por cometer un delito determinado- en el momento de desempeñar “otro cargo o función”, ya de elección popular como es el caso de que se trata o de otros personajes que han sido nombrados por autoridades superiores para desempeñar una función pública y que posteriormente fueron condenados o acusados constitucionalmente, según el organismo pertinente (caso de la ex ministra de Educación, Yasna Provoste).

 

AUDIENCIA ESPECIAL

¿Por qué los integrantes del TER se darán 20 días más para dar su resolución?

Porque en la tarde de hoy, a las 16.30 horas, tal como estaba fijado, sesionó esa instancia en una Audiencia Especial en el recinto de ese servicio, ubicado en Bueras 431, 2° Piso, bajo la presidencia del Ministro de la Corte Suprema, Carlos Aránguiz Zúñiga, e integrada por los ministros Jaime Espinoza Bañados y Víctor Jeréz Miqueles, de la misma corte. Actuó como relator, Alvaro Barría.

En la ocasión alegó –como ya señalamos- el abogado Fabricio Jiménez quien representa al municipio pichilemino y que hizo la presentación al TER donde recurre a ese tribunal para que siente jurisprudencia sobre la inhabilidad de 7 años que le fue aplicada por el Tribunal Oral de Santa Cruz a Marcelo Cabrera Martínez y que, por ser pena aflictiva, pierde automáticamente su calidad de ciudadano. Y, por parte del alcalde Cabrera, el abogado Cristian Letelier quien defiende la postura de que no obstante a esa inhabilidad de 7 años para ejercer un cargo o función pública puede desempeñar el cargo de alcalde.

Los alegatos y toda la formalidad de la audiencia duraron exactamente 70 minutos. Y de ahí cada ministro se fue derechito para su casa a estudiar hasta el día 16 de Junio, ocasión en que anunciaron darán su sabia resolución.

Todo ello, pese a que hasta los porros que estudiaron Derecho y no concluyeron la carrera, saben cual es la verdad de la milanesa. En tanto, la ciudadanía deberá esperar y resignarse a que –mientras tanto- el alcalde Marcelo Cabrera –aún con su importante mayoría con la cual resultó electo- siga sentado en la punta del curul alcaldicio, esperando si sigue o debe abandonar el cargo. Todo por un “pequeño monto y mísero delito” según sus partidarios que no admiten razones y le defienden no con argumentos, sino con emociones.

 


Comentarios