S?bado, 06 de junio de 2009

PERIODISTA DEFIENDE A PICHILEMU PERO INCURRE EN ALGUNOS ERRORES HISTÓRICOS 

Periodista rancaguino defiende olas de Pichilemu, pero su euforia le hace incurrir en algunos errores tan chauvinistas que no deja de molestar, sobretodo a quienes somos fieles a la historia.
No por ello lo descalificamos sino al contario, alabamos lo que hace, por cuanto quienes han trabajado en Pichilemu (fue contratado en el municipio por el ex alcalde Jorge Vargas, para que le ayudara en un momento -en cierta forma- a limpiar su imagen) luego "si te visto no me acuerdo" y su amor para la comuna se termina tras recibir los últimos billetes; lo que en este caso constituye una excepción.
Pichilemu no fue fundado. Tampoco el edificio conocido como Casino (M. N. desde 1988) -hoy restaurado y remodelado- "no fue el primer Casino de Sudamérica". Ni siquiera de Chile. ¿Quién lo dice, dónde está escrito?, sino en lo que escriben majaderamente algunos fanáticos mal informados. 
Así y todo el artículo reconforta pues cuando uno escribe acerca del surf -cosa que venimos haciendo desde que apareció una troupé de surfistas nacionales, promediando la década del '80- y destaca las características excepcionales de las olas locales, como que no resulta creíble. Eso es lo que decían periodistas del diario La Tercera cuando llegaba a la sección Deportes o Crónica para entregar alguna nota relacionada con este deporte que, en Chile, solo se conocía en una que otra película. Y nada más, pero paulatinamente a quienes predicábamos se nos empezó a dar crédito.
Hoy son pocos quienes discuten dónde están las mejores olas. 
Por otra parte, nadie discute que en Arica e Iquique (para que sigan peleando entre sí) se empezó a practicar el deporte; pero no antes del '70 cuando ya en Pichilemu había estado aquel gringo barbudo y enjuto que deslumbró con su tabla, aunque después salía como "erizo" con sus pocos pelos parados tras estar en la gélidas aguas pichileminas.
Leamos el artículo que motiva esta introducción:  

¿Quién dijo Arica? Pichilemu: Las mejores olas del mundo

- Mientras se desarrolla el Rusty Pro Search de Arica, permítanme esta tribuna para darles razones del por qué Pichilemu es la Capital del Surf en Chile.

Por Pablo Dintrans - www.elmorrocotudo.cl

No tiene que ver con cuántos campeonatos han albergado, ni con turismo. Tiene que ver únicamente con olas, esas magníficas moles de agua que se alzan en el mar para demostrar su majestuosidad. Y en este ítem, Pichilemu no tiene comparación.

Situémonos primero. Pichilemu es la capital de la provincia de Cardenal Caro, perteneciente a la Región de O´Higgins, y está situado a unos 180 Kms. de su capital, Rancagua. Su fundación está muy ligada a la aristocracia chilena de fines del siglo XIX y comienzos del XX, con Agustín Ross como protagonista, quien incluso edificó el primer Casino de Juegos de Sudamérica, para uso particular y así poder invitar a sus amigos.

Poco a poco este balneario comenzó a agarrar fuerza, pero no fue hasta los años ’70 cuando un gringo, tabla en el brazo, descubrió su potencial para el deporte de las olas. Llamó la atención en ese entonces, ya que se lanzó a torso descubierto en las frías aguas de Pichilemu, donde dicen “se concentra la corriente de Humboldt”. Pescadores y curiosos quedaron impactados por cómo este extranjero se montaba arriba de las olas en una extraña tabla. Sería el comienzo de todo.

Durante los ’80 el deporte comenzó a hacerse más conocido, y de boca en boca el balneario comenzó a plagarse de estadounidenses, australianos y brasileños, en la búsqueda de la que seguramente es la ola con recorrido más extenso del planeta.

Concentrémonos en sus características. Dependiendo del lugar, la ola pichilemina tiene un recorrido que va desde los 600 metros hasta ¡1 kilómetro y medio!Sí señores, no hay mayor placer para el surfista que montar una buena ola y mejor aún si esta es larga, reventando con una pulcritud y consistencia que la hace no tener parangón en el mundo.

Así, por ejemplo, destacan los sectores de La Puntilla, Infiernillo y Punta de Lobos (esta última sólo para expertos, por su gran cantidad de roqueríos). El surf en Pichilemu se vive todo el año, y realiza campeonatos internacionales desde 1990. Últimamente se ha caracterizado por organizar torneos de
“Olas Gigantes”, donde surfistas de todo el mundo esperan la marejada perfecta para subirse y “cabalgar” en olas de hasta 15 metros de altura. Toda una experiencia que tuvo en su última versión al sudafricano Twiggy Baker como ganador de la prueba.

Y si de surfistas se trata, qué mejor que hablar de Ramón Navarro, pichilemino de tomo y lomo, campeón nacional en varias oportunidades y considerado el mejor de Chile. Nació, creció y se perfeccionó corriendo las olas del “Bosque Chico” (significado de Pichilemu en mapudungún). Es fijo representante nacional en cuanto torneo se realice en el mundo, posee los mejores auspicios y es un ejemplo a seguir en toda su extensión de la palabra.

Innumerables profesionales de la actividad no han tenido más que palabras de elogios para sus olas. Es más, decenas de ellos se decidieron a vivir en Pichilemu, y dejarlo como su centro de operaciones neurálgico.

En mujeres, la misma historia. El campeonato nacional es ampliamente dominado por Jessica Anderson, otra pichilemina que aprendió a surfear en las mejores olas de Chile y dentro de las mejores del mundo. Nombres sobran, y las escuelas de surf han sabido profitar de dichas características naturales. No sólo Navarro tiene su escuela, sino que se han abierto gran cantidad, las que son aprovechadas por niños, jóvenes y adultos sin distinción.

No puedo sino despedirme dejándolos con un par de videos que muestra las virtudes antes señaladas. Ni la temperatura del agua de Arica, ni lo turística que puede resultar ayudan a que supere a Pichilemu en sus olas. No hay discusión –por lo menos para mí: Pichilemu: Las mejores olas de Chile.


Comentarios