Lunes, 15 de junio de 2009

MASIVA Y CONSTRUCTIVA RESULTÓ LA ASAMBLEA CIUDADANA QUE SE REALIZÓ –POR PRIMERA VEZ- EN LOS CASI 20 AÑOS DE CONCERTACIÓN

 

-          Más de 500 personas de todos los sectores: urbano y rural, participaron en lo que –paradojalmente- fue una asamblea que motivó a “moros y cristianos”, convocados por un alcalde que virtualmente tiene la espada de Damocles a sus espaldas. Es decir, el Tribunal Electoral Regional podría –mañana martes- decirle “que se vaya para la casa o que siga hasta cumplir el período legal en el ejercicio del cargo”.

 

-          Ni los alcaldes que representan a la Concertación –en estos casi 20 años de gobierno- habían realizado una asamblea ciudadana o cabildo, para que la comunidad se manifestara libre y soberanamente. Y de paso no ocurre lo que en otras reuniones donde todo está pautado o con participación de “palos blancos”.

-          Sin embargo, que quede claro: La “voz del pueblo es la voz de Dios y hay que escucharla”, tal como lo señaló el cantante-pastor venezolano, más conocido como José Luis Rodríguez. Es decir, las ideas e iniciativas que son factibles de llevar adelante que no queden en las agendas donde se tomó nota, sino que se concreten en un corto o mediano plazo. Caso contrario –como en las “Capacitaciones”- no servirán de mucho si no se les toma en cuenta. 

 

Con un éxito de participación mayor a lo esperado por los más optimistas resultó la asamblea ciudadana convocada por el alcalde Marcelo Cabrera Martínez, a la que asistieron adultos, jóvenes y estudiantes del sector urbano rural. Y lo más importante con un grado de participación con ideas, inquietudes, en su mayoría –por no decir todas- pensando en los demás y no en beneficio de particulares o un sector en particular.

Así lo dieron a conocer personas consultadas por “pichilemunews”, quienes se mostraron muy conformes con el desarrollo de la Asamblea Ciudadana, en la que se anotaron todas las iniciativas y observaciones hechas por los participantes.

Incluso detalles y cosas menores, pero no por ello menos importantes en el desarrollo de una comuna que quiere progreso en todos los aspectos.

Quienes levantaron el dedo para opinar o dar a conocer iniciativas o inquietudes no siempre fueron dirigentes de las instituciones pichileminas, sino simples ciudadanos que “ven” más que cien funcionarios municipales, donde incluso los que trabajan en terreno no son capaces de “darse cuenta”, por usar anteojeras, desidia o simplemente porque algunas cosas les demandarán más trabajo.

Inquietudes sobre los malos hábitos de algunos vecinos con respecto a los residuos domiciliarios, las fogatas que siguen provocando problemas –hechas por los “hijitos de papá”- a los sectores adyacentes, falta de ordenanzas con respecto a Ordenamiento Territorial, “mayor y mejor señalización” sobre Zonas Seguras en la campaña de prevención de Tsunamis; como también señalética turística bilingüe, recuperación de la iluminación de la pileta del parque Ross (idea que viene en la edición del periódico “El Expreso de la Costa) y muchas otras más, largas de enunciar fueron dadas a conocer.

Llamó la atención, también, la destacada participación de vecinos de las localidades rurales de Barrancas, La Villa, Pañul y Espinillo. De esta última localidad hubo una pequeña que también “paró el dedo” para manifestar con mucha personalidad, que necesitaban actividades recreacionales, informando que apenas cuentan con una pelota y, de paso, enviando un mensaje a los políticos: que no prometan tanto y que lo que digan lo cumplan; sacando aplausos de la concurrencia.

Otra joven de Pañul, en tanto, solicitó que las actividades culturales alcanzaran también a los sectores rurales, dando una voz de alerta: que ellos también son parte de Pichilemu y no solo hay que pensar en los residentes de la cabecera comunal y de los turistas.

No faltaron también, ideas que tuvieron inmediatamente una respuesta como la que recibió quien propuso cambiarle el nombre al sector de “Infiernillo” y a la localidad del Pueblo de Viudas, por considerarlo que eran nombres “feos y tristes”; sin embargo se les respondió que eran nombres que son parte de la historia, de la identidad y que tienen su fundamento.

Valoramos este esfuerzo de participación ciudadana, que ningún otro alcalde concertacionista fue capaz de hacerlo. Tuvo que ser un alcalde que –quizás- mañana no pueda serlo si el TER dice que por la inhabilidad de siete años que le impuso el Tribunal Oral de Santa Cruz, no puede ejercer el cargo que mayoritariamente ganó en las elecciones de octubre del año pasado.

No podemos ser “más papistas que el Papa” y que sea lo que este Tribunal decide.
Pichilemu no resiste más el oscurantismo en el que está sumido gracias a los jerarcas y cúpulas de los partidos políticos que confían más en quienes les ayudan a ellos a estar en el poder, que en personas probas que no se dejan manosear por el muñequeo y ordenes de partidos.


Comentarios